1. El autor El autor


Download 446 b.
bet15/17
Sana14.08.2018
Hajmi446 b.
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   17

Los conchabados: Detrás de toda gran ambición personal se va tejiendo una red de prohombres que le dan su apoyo, a cambio del cual obtienen jugosas regalías. Mendoza es consciente de ello y ya en La verdad sobre el caso Savolta nos presenta al homónimo fabricante de armas asociado con los Claudedeu y Parells. Son abogados que se convierten o dan apoyo a las actividades mafiosas de los poderosos. Mendoza no tiene buena opinión del gremio de la abogacía. Para Mendoza son los encargados de dar “forma legal a la estafa” (Mundo Mendoza, 198).

  • Los conchabados: Detrás de toda gran ambición personal se va tejiendo una red de prohombres que le dan su apoyo, a cambio del cual obtienen jugosas regalías. Mendoza es consciente de ello y ya en La verdad sobre el caso Savolta nos presenta al homónimo fabricante de armas asociado con los Claudedeu y Parells. Son abogados que se convierten o dan apoyo a las actividades mafiosas de los poderosos. Mendoza no tiene buena opinión del gremio de la abogacía. Para Mendoza son los encargados de dar “forma legal a la estafa” (Mundo Mendoza, 198).

  • Los policías: Donde no llega la abogacía, que con frecuencia opera en la obra de Mendoza como el brazo litigante del capital, llega el brazo armado, el policial. Los policías son un imprescindible instrumento del poder para la ejecución de sus fechorías y, de paso, para la represión del crimen cometido por los demás. Suelen ser, en la narrativa de Mendoza, profesionales de largo recorrido, ya muy castigados por decenios de experiencia. Han presenciado incontables abusos, a uno y a otro lado de la ley, han protagonizado no pocos, y cumplen su tarea con el mayor de los escepticismos, aunque también de modo expeditivo cuando así lo requieren las circunstancias. Son siempre un fusible en manos de poderes más altos. El comisario Vázquez de La verdad… tiene mucho en común con el comisario Flores de las novelas del loco detective.



Los doctores: Se ven en las novelas de Mendoza frecuentemente reducidos a la condición de celadores, de cuidadores de algunos protagonistas.

  • Los doctores: Se ven en las novelas de Mendoza frecuentemente reducidos a la condición de celadores, de cuidadores de algunos protagonistas.

  • El forzudo: Es, en la narrativa de Mendoza, la expresión de la fuerza bruta, del matonismo más violento. En La verdad… son los dos brutos que acompañan a María Coral, o el temible Max, guardaespaldas de Lepprince. Son personajes que nacen del cómic y del circo.

  • Los complementos de conciencia: El carácter voluble, a menudo irresponsable, de los protagonistas de las obras de Mendoza y, en particular, de sus héroes accidentales, ha propiciado la aparición de otro personaje recurrente: el Pepito Grillo que les suministra un complemento de conciencia. Miranda tiene en Perico Serramadriles un consejero (no siempre fiable). En todo momento, el protagonista de las narraciones de Mendoza suele recompensar los desvelos de estas conciencias ambulantes con una mueca de fatiga y, por supuesto, sin hacerles el menor caso.



Los pobres: Proporcionan un telón de fondo muy visible en algunas obras de Mendoza. A menudo son innominados. Pero su presencia se hace notar, en ocasiones como una realidad múltiple e infinita.

  • Los pobres: Proporcionan un telón de fondo muy visible en algunas obras de Mendoza. A menudo son innominados. Pero su presencia se hace notar, en ocasiones como una realidad múltiple e infinita.

  • “Los pobres nos recuerdan todos los peligros que se evitan desde la posición acomodada, tanto en lo económico como en lo social y en lo político; desde esa posición en la que se está al margen de toda inseguridad. Porque eso es lo más importante: el saber que no te va a pasar nada, ni porque te quedes sin dinero ni porque te abandone tu grupo ni porque te persigan y encierren las autoridades. Quienes saben que están siempre a salvo necesitan la presencia de los pobres, de quienes viven sumidos en la tragedia, al otro extremo del coro. Yo he recurrido a ellos con frecuencia, y además les he confiado un papel como creadores de lenguaje, de color local, como conservadores de ciertas tradiciones… El conflicto entre ricos y pobres es, por una parte, irresoluble; por otra, hay que decir que se basa en cierto entendimiento. En mis libros, a veces se impone la entente del hormiguero. Quizás en la realidad sea distinto” (Mundo Mendoza, 202).



En cuanto a este tipo de personajes destaca en la novela, Domingo Pajarito de Soto, obrero anarquista que defiende a ultranza la posibilidad de mejora en un mundo en el que triunfen la libertad y la justicia social. Desde La Voz de la Justicia se lanza, cual personaje quijotesco, a la denuncia de las condiciones adversas de los más desvalidos. Sin quererlo, expone a Lepprince a todos sus compañeros anarquistas y sindicalistas. Es un indefenso “pajarito” de un medio que no es espectacular, sino llanamente un soto.

  • En cuanto a este tipo de personajes destaca en la novela, Domingo Pajarito de Soto, obrero anarquista que defiende a ultranza la posibilidad de mejora en un mundo en el que triunfen la libertad y la justicia social. Desde La Voz de la Justicia se lanza, cual personaje quijotesco, a la denuncia de las condiciones adversas de los más desvalidos. Sin quererlo, expone a Lepprince a todos sus compañeros anarquistas y sindicalistas. Es un indefenso “pajarito” de un medio que no es espectacular, sino llanamente un soto.

  • La presencia de los pobres en La verdad… es importante y variada. Obreros, inmigrantes, anarcosindicalistas, clientes del cabaret, taberneros, prostitutas, matones… personajes todos ellos de baja extracción social. La clase baja es la explotada, la sometida, la avasallada. Hay en la novela una total presencia de la lucha social.



  • Do'stlaringiz bilan baham:
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   17


Ma'lumotlar bazasi mualliflik huquqi bilan himoyalangan ©fayllar.org 2019
ma'muriyatiga murojaat qiling