1. El autor El autor


Download 446 b.
bet3/17
Sana14.08.2018
Hajmi446 b.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17

“A grandes rasgos, podríamos decir que la existencia, en el imaginario mendocino, viene marcada por el conflicto entre el ciudadano de a pie, que no aspira sino a pasar por la vida con discreción y sin excesivo quebranto, sea cual sea su grado de salud mental, y las fuerzas de la ambición, encarnadas por unos pocos sujetos que al satisfacer sus impulsos dinamizan y, al tiempo, ponen patas arriba la sociedad” (Mundo Mendoza, 183-184).

  • “A grandes rasgos, podríamos decir que la existencia, en el imaginario mendocino, viene marcada por el conflicto entre el ciudadano de a pie, que no aspira sino a pasar por la vida con discreción y sin excesivo quebranto, sea cual sea su grado de salud mental, y las fuerzas de la ambición, encarnadas por unos pocos sujetos que al satisfacer sus impulsos dinamizan y, al tiempo, ponen patas arriba la sociedad” (Mundo Mendoza, 183-184).

  • De la constatación de esta lucha entre el débil y el fuerte nace el ESCEPTICISMO que recorre toda la obra mendocina. Pero Mendoza no olvida que, poco a poco, la sociedad ha ido progresando.



Si profundizamos algo más en esta temática, podemos concluir, con Francisco Rico, que “El tema mayor en la obra de Mendoza […] quizá sea siempre el mismo: mostrar lo absurdo, ridículo, pero también inevitable y humano y en definitiva aceptable de la realidad. Eduardo es un gran escéptico encubierto por una cortesía y una capacidad de vida práctica muy sensata. Es un insensato que vive sensatamente” (Mundo Mendoza, 69).

  • Si profundizamos algo más en esta temática, podemos concluir, con Francisco Rico, que “El tema mayor en la obra de Mendoza […] quizá sea siempre el mismo: mostrar lo absurdo, ridículo, pero también inevitable y humano y en definitiva aceptable de la realidad. Eduardo es un gran escéptico encubierto por una cortesía y una capacidad de vida práctica muy sensata. Es un insensato que vive sensatamente” (Mundo Mendoza, 69).



Casi es un atrevimiento hablar de obras mayores y obras menores en un autor de la calidad narrativa de Mendoza, Aun así,

  • Casi es un atrevimiento hablar de obras mayores y obras menores en un autor de la calidad narrativa de Mendoza, Aun así,

  • Mucho se ha escrito acerca de la caracterización de las obras narrativas mendocinas. Si hay obras mayores y obras menores es por la AMBICIÓN de inicio con que enfrenta el autor la elaboración de cada nueva obra narrativa (documentación en archivos y bibliotecas, preparación de fichas de personajes y diálogos, viajes a las ciudades y pueblos que luego formarán su geografía de ficción...). Debemos ser conscientes de la dificultad que supone añadir a un grupo o a otro esta o aquella novela. Por ejemplo, Mauricio o las elecciones primarias, no ha supuesto un excesivo esfuerzo de trabajo previo, pero hay que colocarla entre las obras mayores por la calidad de los elementos dramáticos y la reflexión profunda y desencantada que ofrece a los lectores.

  • Otro posible rasero para separar sus obras en dos grupos es la inclusión de mayor cantidad de elementos dramáticos y cómicos en las mismas y viceversa.

  • Así, podríamos presentar la siguiente clasificación:





Si nos fijamos en las fechas de publicación de las obras mayores, vemos que se cumple un período de unos 10 años entre una y otra, con la excepción de la reciente Riña de gatos. Madrid 1936.

  • Si nos fijamos en las fechas de publicación de las obras mayores, vemos que se cumple un período de unos 10 años entre una y otra, con la excepción de la reciente Riña de gatos. Madrid 1936.

  • Así, en las obras menores, vemos que el espacio temporal de publicación entre unas y otras es inferior e irregular.

  • Hay que tener en cuenta que la grandeza de los autores se suele medir por el conjunto de su obra, pero para la mayoría de los lectores de novelas, que son conscientes de la enorme dificultad que supone escribir tan solo una novela notable, con que se produzca este hecho, una gran novela, ese autor ya es digno de consideración y de respeto.

  • Quizá existe, a este respecto, el prejuicio hispánico, que no se da en países como el Reino Unido, de minusvalorar la novela humorística o de marcados componentes paródicos.



El humor de Eduardo Mendoza es característico y uno de sus rasgos literarios más significativos.

  • El humor de Eduardo Mendoza es característico y uno de sus rasgos literarios más significativos.

  • “El humor tiene que ver con el lenguaje del desencanto… Pero no nos pongamos serios. Si tuviera que definir mi humor […], quizás me acordaría de los hermanos Marx, porque ellos sabían mezclarlos todos; por un lado el del payaso que tropieza y se cae de bruces, por otro el epigrama culto […]. Me gusta ese humor que los combina todos y bien. Es lo que yo he intentado: ensamblar el chiste escatológico, tan catalán, en el límite de lo publicable, con la ironía fina, también catalana puesto que está en Josep Pla” (Mundo Mendoza, 33).



La narrativa de Eduardo Mendoza se caracteriza por el MESTIZAJE LITERARIO, es decir, la mezcla de elementos diversos que afecta a todas las instancias narrativas (género narrativo, lenguaje, estilo, ritmo, tono, estructura, personajes, tiempo, espacio, voz narrativa…) y que enlaza fondo y forma para conseguir un todo coherente que va de lo trágico a lo cómico, de lo excelso a lo chabacano:

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17


Ma'lumotlar bazasi mualliflik huquqi bilan himoyalangan ©fayllar.org 2019
ma'muriyatiga murojaat qiling