421 Anales nº 42 Facultad de Cs. Jurídicas y Sociales. U. N. L


Download 212.59 Kb.
bet1/3
Sana14.08.2018
Hajmi212.59 Kb.
  1   2   3

421

ANALES Nº 42 - Facultad de Cs. Jurídicas y Sociales. U.N.L.p. 2012

 Ricardo R. Peláez 

San Martín y las guerras civiles del Río de La Plata

PoR ricardo r. peláez (*) 



Sumario: 1. Antecedentes. — 2. El proyecto político y económico de 

Artigas. — 3. El proyecto político y económico de Buenos Aires. — 4. 

La Guerra Civil. — 5. San Martín. — 6. La mediación de San Martín 

en la guerra civil rioplatense. — 7. Cartas de San Martín a Artigas y a 

Estanislao López. — 8. La rebelión del Gran Capitán. — 9. Conclusio-

nes. — 10. Bibliografía.

Resumen

Ante los dos proyectos políticos y constitucionales enfrentados durante la primera década de Re-

volución en el Río de La Plata -el de Buenos Aires, centralista y monárquico y el del Litoral y Banda 

Oriental  del  Uruguay,  republicano  y  federalista,  representados  por  Pueyrredón  y  Artigas,  respecti-

vamente- en una cruenta guerra civil, se interpone como mediador el general José Francisco de San 

Martín, con su gran prestigio como vencedor de los españoles en Chacabuco y Maipú. Aunque impe-

dido de hacerlo como quería, San Martín con su histórica desobediencia de reprimir con el Ejército 

de los Andes al pueblo federal acaudillado por el oriental José Gervasio de Artigas, precipitó inexo-

rablemente la frustración de una monarquía que tenía el respaldo de la Corona de Francia y que el 

Congreso de la Nación había ratificado a fines de 1819 para las Provincias Unidas del Río de La Plata y 

consecuentemente, la derrota política y militar del Gobierno Nacional a principios de 1820.

Palabras clave: Monarquía - Federalismo -Guerra civil - Mediación - Porteñismo - Provincialismo

Abstract

In front of the two political and constitutional projects faced in a bloody civil war during the first 

decade of Revolution in the Rio de la Plata -one of them from Buenos Aires, centralist and monarchi-

cal, and the other one from the Littoral and Banda Oriental del Uruguay, republican and federalist, 

represented  by  Pueyrredón  and  Artigas  respectively-,  General  José  Francisco  de  San  Martín  stood 

as mediator, with his great reputation as winner of the Spanish at Chacabuco and Maipú. Although 

prevented from doing as he wished, San Martín with his historical disobedience of repressing with the 

Army of the Andes to federal people led by Jose Gervasio de Artigas, precipitated the frustration of a 

monarchy which had the backing of the Crown of France and that the National Congress had ratified 

in late 1819 for the United Provinces of the Río de La Plata and consequently the political and military 

defeat of National Government in early 1820.

Key words: Monarchy - Federalism - Civil war - Mediation - Porteñismo - Provincialismo.

1. Antecedentes

El año 1819 es fundamental para la adecuada intelección del proceso de la Revolución rioplatense. 

Nueve años transcurridos desde el inicio y el claro y rotundo enfrentamiento entre los dos grandes 

protagonistas del dramático proceso político y social, llega a su máxima expresión: por una parte, 

Buenos Aires con su intelectualidad centralista, que no era únicamente porteña, continúa como en 

los mejores tiempos del Virreinato del Río de La Plata, dirigiendo el territorio del Estado de modo 

excluyente  con  los  intereses  y  sentimientos  de  los  pueblos  que  conformaban  las  precedentes  Go-

(*) Profesor Ordinario Adjunto de Historia Constitucional: Cátedras I y II. Facultad de Cs. Jurídicas y Sociales. 

UNLP.


422

ANALES Nº 42 - Facultad de Cs. Jurídicas y Sociales. U.N.L.p. 2012

Historia Constitucional

bernaciones, Intendencias y las Militares (me refiero a las jurisdicciones que corresponden al actual 

territorio argentino: Salta del Tucumán, Córdoba del Tucumán, Buenos Aires, y los territorios milita-

rizados de Montevideo y Misiones; los demás estaban disgregados voluntariamente, como el caso del 

Paraguay o se habían perdido militarmente como ocurrió con las cuatro gobernaciones del Alto Perú 

y los territorios militares de Moxos y Chiquitos); y por otra parte el líder mayúsculo que expresaba 

como ningún otro el sentimiento autonómico de los pueblos rioplatenses, líder popular y democráti-

co, auténticamente revolucionario y patriótico, el oriental Artigas.

Artigas venía oponiéndose sistemáticamente a todos los proyectos políticos e institucionales pre-

sentados por Buenos Aires para asegurar la hegemonía de sus intereses, contrarios a las inquietudes 

del interior, mucho antes del regreso del rey Fernando VII a su despacho en marzo de 1814. Sus fa-

mosas ‘Instrucciones’ del Congreso de Tres Cruces de abril de 1813 para la Asamblea General Cons-

tituyente  inician  en  el  Río  de  La  Plata  lo  que  denominó  la  ‘Causa  Federal’.  Es  evidente  el  carácter 

revolucionario,  popular,  republicano  y  democrático  del  movimiento  federalista  encabezado  por  el 

caudillo Artigas. Mucho se ha escrito sobre esta cuestión, pero es indudable que más que una cues-

tión doctrinaria e ideológica, ese federalismo suponía el estandarte de la resistencia de los pueblos, 

contra el avasallamiento de sus derechos por el gobierno central de Buenos Aires, como expresara 

acertadamente Juan Bautista Alberdi. (1)

Buenos Aires, (me refiero a los sucesivos gobiernos, desde la llamada Primera Junta y luego Junta 

Grande, al frente del Virreinato del Río de La Plata; el Primer y Segundo Triunvirato, llamados formal-

mente Supremo Poder Ejecutivo y finalmente los diferentes Directores Supremos del Estado, a cargo 

del gobierno de las Provincias Unidas del Río de La Plata, de Posadas a Rondeau, entre 1814 y 1820) 

siempre había aplicado una política hostil y discriminatoria con los pueblos del interior, y en particu-

lar con los del Litoral. Nunca había admitido la potencialidad del federalismo como sistema posible 

para el Río de La Plata. Las actitudes vacilantes del gobierno con respecto a los españoles europeos 

de Montevideo, desde el Tratado del 20 de octubre de 1811 firmado por Juan José Paso, hasta las cláu-

sulas de la rendición del último Virrey del Río de La Plata, General de Marina Gaspar de Vigodet, ante 

Alvear en la toma de Montevideo (julio de 1814), generaron los emotivos Éxodos del Pueblo Oriental 

al interior de la campaña, encabezados por el otrora Capitán del Cuerpo de Blandengues, don José 

Gervasio Artigas, quien pasa a liderar la resistencia popular contra Buenos Aires -que lo había puesto 

“fuera de la Ley” y con precio a su cabeza- convirtiéndose definitivamente en el jefe político y militar 

de los pueblos del interior, que levantan sus armas contra los porteños contrarrevolucionarios y trai-

dores a los principios sustentados en 1810.

Considero que el enfrentamiento se tornó inevitable a partir de 1814 y la represión militar dispuesta 

por el Gobierno central contra Artigas en diversas ocasiones, juntamente con las políticas externas 

que anudaban pactos públicos y secretos con la Corona portuguesa residente en Río de Janeiro -sin 

perjuicio de las negociaciones de Belgrano y Rivadavia en las Cortes europeas y en la española en 

particular, para reinstalar la Dinastía borbónica en Sudamérica- con apoyo militar y político externo, 

constituyen la causa eficiente de las Guerras Civiles argentinas.

Es preciso detallar los caracteres de los dos proyectos enfrentados en el Río de La Plata durante 

la primera década de la Autonomía política de España, para comprender cabalmente la dimensión 

del antagonismo esencial existente entre los mismos. La guerra civil en pleno apogeo en 1819, venía 

desde 1814. Es más: podemos afirmar que entre 1815 y 1816 el gobierno existente en Buenos Aires, 

controlaba menos territorio que el que obedecía al liderazgo y la conducción del general Artigas.

(1) “Si la expedición de Belgrano llevó al Paraguay el contagio de la revolución de Buenos Aires, ella trajo a la 

Banda Oriental el contagio de la resistencia del Paraguay a la Junta de Buenos Aires. Artigas, como Francia, dijo: 

ni españoles, ni porteños. Lo mismo dijo Güemes más tarde, y lo dijeron todas las provincias del Virreinato, a las 

que su posición geográfica les permitió sustraerse a la dominación de Buenos Aires, a la vez que a la de España. 

Tomaron esa actitud desde que vieron que Buenos Aires quería para sí la dominación que perdía España.” (Alberdi, 

2002: 89) (Alberdi, 2011: 9-11). Me pertenece el subrayado.


423

ANALES Nº 42 - Facultad de Cs. Jurídicas y Sociales. U.N.L.p. 2012

 Ricardo R. Peláez 

Esta dicotomía interfería notoriamente con el proyecto de Guerra de la Independencia Sudameri-

cana, que tenía el general San Martín.

Intento demostrar cómo interpretó el general San Martín la evolución y el desenlace de la guerra ci-

vil rioplatense. Creo que si la necedad y soberbia de la conducción porteña se hubiere manifestado de 

otra forma, se habrían evitado derramamientos de sangre y los más groseros errores institucionales. 

Analizaré con la documentación existente, cómo intentó San Martín poner coto a la guerra civil que 

interfería y perjudicaba su proyecto militar de acabar con el Callao y llegar a Lima, demoliendo así al 

Imperio Español en América del Sur.



2. El proyecto político y económico de Artigas

En primer término, voy a referir de modo sucinto los hechos destacados del proyecto político y eco-

nómico aplicado por el general Artigas en el Litoral rioplatense desde 1813 hasta su derrota en 1820 

para luego referirme al proyecto político pergeñado por la dirigencia porteña, hasta las vísperas de la 

batalla de Cepeda, que puso fin en sus consecuencias a los dos proyectos enfrentados, aunque no a 

las guerras civiles rioplatenses.

El caso de Artigas es paradigmático: había nacido en la Gobernación militar de Montevideo en 1764 

y se había lucido como Oficial de Blandengues en la campaña Oriental y en la táctica defensiva contra 

la invasión británica de los años 1806 y 1807. Cuando el Gobernador militar de Montevideo, General 

Francisco Javier de Elio, desacató a la Junta de Buenos Aires, el futuro caudillo popular desertó de 

la guarnición acantonada en Colonia y se puso al servicio de la Junta Gubernativa del Virreinato, la 

cual lo nombró con el grado de Teniente Coronel y le asignó la misión -junto con su coterráneo José 

Rondeau- de sublevar la Provincia.

La revolución contra la dominación española en el actual territorio uruguayo, se inició bajo el influjo 

y la conducción de Artigas con el denominado “Grito de Asencio” del 28 de Febrero de 1811, cuando 

un grupo de paisanos proclamaron -en las orillas del río Asencio, próximo a la localidad de Mercedes, 

departamento de Soriano del Uruguay actual-, la rebelión contra el designado nuevo Virrey del Río de 

la Plata, el mencionado General de Elio. Poco después, Artigas protagonizó el primer triunfo militar del 

Río de la Plata, con la derrota española en la batalla de Las Piedras, el 18 de mayo de 1811. Luego sitió 

a Montevideo, hasta el momento en que ocurrió una discrepancia política fundamental con el Primer 

Triunvirato: se firmó con el Virrey Elio el llamado “Tratado de Pacificación”, del 20 de octubre de 1811, 

por el cual el gobierno provisorio de Buenos Aires, admitía tres cuestiones esenciales que para Artigas 

significaron una claudicación de los principios consagrados en Mayo de 1810: a) Se reconocía la legi-

timidad del Consejo de Regencia; b) Se admitía la “unidad indivisible de la Nación Española”; c) Se 

consentía el auxilio financiero y militar para la Guerra española contra la ocupación napoleónica. La 

disconformidad del Caudillo y del pueblo oriental con lo acordado, se manifestó con la retirada masiva 

de miles de uruguayos hacia el campamento de Ayuí (en la provincia de Entre Ríos), hecho histórico 

conocido como el primer “Éxodo Oriental” que revelaba la enorme popularidad del prócer.

Aunque recompuso la vinculación política con Buenos Aires en 1812 y retomó el sitio de Montevi-

deo, con la firma del ‘Acuerdo del Yi’ (8 de enero de 1813) -para el historiador Demicheli el ‘primer 

Pacto interprovincial’ en la historia constitucional- (2) por el cual las tropas porteñas al mando de 

Rondeau, amigo personal en ese momento, actuarían como auxiliares de las orientales, la relación 

con Buenos Aires nunca más sería como lo fuere al principio.

Las célebres ‘Instrucciones’ del Año XIII -las del Congreso de Tres Cruces del 5 de abril; las que él 

personalmente redactó el 13 de abril; y las del Cabildo de Soriano del 18 de abril, coincidentes aunque 

no idénticas-, constituyen una clara expresión del Federalismo político basado en el constitucionalis-

mo norteamericano y son decididamente revolucionarias. (Sampay, 1975:161-166)

(2) Véase Demicheli, 1955, t. I: 344-345. El autor sostiene que es un pacto ‘militar’; tengo para mí que antes que 

nada, es un pacto “político”, entre Buenos Aires y el Jefe oriental. Véase el documento completo en Asambleas 

constituyentes argentinas, 1937-1939, t. VI, 2ª parte: 47.



424

ANALES Nº 42 - Facultad de Cs. Jurídicas y Sociales. U.N.L.p. 2012

Historia Constitucional

La primera instrucción era contundente: Independencia absoluta de los Borbones y de Fernando VII

Aquí está la clave de la exclusión de la diputación Oriental. La mayoría de la Asamblea no estaba 

dispuesta a declarar la Independencia nacional y preveía una negociación con la Corona, si es que 

Napoleón resultaba aplastado.

La Asamblea rechazó los pliegos presentados por los diputados orientales; Artigas ordenó por se-

gunda vez el abandono del sitio de Montevideo, como repudio a la exclusión de sus diputados; la 

Asamblea lo calificó como “traidor a la Patria” y lo condenó a muerte. Alvear lo convenció para que 

volviera a la lucha como una necesidad táctica, gracias a la cual pudo ocupar Montevideo el 22 de 

junio de 1814, obteniendo la formal rendición de Gaspar de Vigodet como último Virrey del Río de 

la Plata. Artigas jamás aceptó la propuesta de independencia del territorio oriental, en razón de su 

principio de “integralidad de la Nación”, aunque sí obtuvo el reconocimiento formal de la Asamblea 

en el nacimiento de lo que fue la primera Provincia argentina -la Provincia Oriental del Uruguay-, el 

7 de marzo de 1814 (3).

El 4 de febrero de 1815, Artigas adoptó como bandera del federalismo del Litoral la azul y blanca cu-

yos colores identificaban a los pueblos del Río de la Plata desde antes -al menos, desde las Invasiones 

Inglesas, cuando nació la escarapela en los fusiles de los soldados que peleaban contra los británi-

cos-, pero con una banda transversal roja, que los historiadores uruguayos interpretan como símbolo 

del sufrimiento del pueblo por la sangre derramada por los mártires de la liberación.

El momento culminante del proyecto de Artigas tiene lugar durante el segundo Congreso que orga-

nizó: el Congreso de Oriente, en Concepción del Uruguay y Paysandú, durante junio y julio de 1815.

Nació allí la “Liga Federalista de los Pueblos Libres”, integrada por Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, 

Misiones, Córdoba, la provincia Oriental ,y luego con ramificaciones en Tucumán, La Rioja y Santiago 

del Estero, es decir, un Territorio de 1.000.000 de km2; un Jefe político y militar en la persona de Ar-

tigas, con el título de “Protector de los Pueblos Libres”; una Capital, en el paraje llamado Purificación 

(al sur de Salto, actual Uruguay); una Asamblea o Congreso, con representantes o diputados de cada 

Provincia.

Tal como expresé, en 1815 Artigas controlaba un territorio y una población que era mayor al que 

realmente gobernaba la Autoridad Nacional residente en Buenos Aires.

Artigas llevó a cabo un plan de gobierno basado en cambios revolucionarios que contrastaban con 

las políticas de Buenos Aires. No está en los objetivos del presente estudio un análisis profundo de 

esas medidas.

Sólo referiré que fue un Reformador social que sancionó la igualdad de derechos para los indios; les 

dio tierras confiscadas a los enemigos -españoles y portugueses- a los pobres, los huérfanos de padre, 

las viudas, los gauchos, los negros, los ambulantes o vagabundos -a los “infelices”, como los llamaba- 

con la condición de construir la vivienda en un plazo máximo de dos meses, bajo apercibimiento de 

caducidad del beneficio.

Aplicó una Reforma agraria contra latifundios existentes en la provincia Oriental; modificó la es-

tructura económica con sus “Reglamentos” para la Administración de los Puertos y las Aduanas; para 

el Fomento de la Campaña y la Seguridad de los Hacendados. Determinó cuáles serían los puertos 

habilitados para Comercio exterior (Montevideo) y para el comercio interior del Litoral (Santa Fe y 

Paraná).

(3) Decreto del 7 de marzo de 1814 firmado por el Director Supremo del Estado, Gervasio Antonio de Posadas: 

“...todos los pueblos de nuestro territorio con sus respectivas jurisdicciones que se hallan en la Banda Oriental del 

Uruguay y Oriental y Septentrional del Río de la Plata, forman hoy en adelante una de las Provincias Unidas con 

denominación de ORIENTAL DEL RIO DE LA PLATA, la que será regida por un Gobernador - Intendente..., etc.” 

(Véase Asambleas constituyentes argentinas, 1937-1939, t. VI, 2ª parte: 938). El análisis exhaustivo del decreto y del 

Pacto entre Artigas y los delegados porteños Amaro y Candiotti véase en Demicheli, 1955, t. III, cap. XI: 370-373.


425

ANALES Nº 42 - Facultad de Cs. Jurídicas y Sociales. U.N.L.p. 2012

 Ricardo R. Peláez 

Artigas intentó incorporar al Paraguay a su proyecto político-social y sublevar el sur del Reino ins-

talado en Brasil, convencido de que las fuerzas autonomistas que luchaban en Río Grande del Sur, 

contra la monarquía, lo iban a apoyar. (Street, 1967).

El gobierno de Buenos Aires consideró como una cuestión esencial para su subsistencia, la des-

trucción física y el aniquilamiento de Artigas. La represión se acentúo durante el Directorio de Juan 

Martín de Pueyrredón. Hubo diferentes alternativas que se aplicaron.

Todos los intentos militares ordenados por Buenos Aires para destruirlo fracasaron. El Dr. Manuel 

José García es enviado a la Corte portuguesa en Río con la misión de pactar la ocupación de Uruguay 

por el ejército lusitano y la destrucción de Artigas. El General portugués Carlos Federico Lecor invade 

la Banda Oriental y el 20 de enero de 1817 ocupa Montevideo; entonces, comienza la doble acción 

militar de Artigas, la resistencia frente a Buenos Aires y la resistencia contra la invasión portuguesa.

Rondeau -jefe militar para actuar contra Artigas en la Mesopotamia y la Banda oriental-, le propone 

al gobernante paraguayo Rodríguez de Francia la ocupación de la provincia de Corrientes y al Ejército 

portugués la ocupación del territorio de Entre Ríos.

Artigas se había convertido en un obstáculo y en verdadera obsesión para los planes políticos del 

gobierno porteño. Contaba entonces con el incondicional apoyo de los caudillos populares Estanislao 

López de Santa Fe y Francisco Ramírez de Entre Ríos. En Misiones, su hijo adoptivo de raza aborigen, 

Andrés Guaicurarí. Pueyrredón había logrado que otros discípulos de Artigas lo traicionaran, como 

pasó con Fructuoso Rivera y con Eusebio Hereñú.

En conclusión, en 1818 el proyecto igualitario y federalista de Artigas tenía la adhesión de la gran 

mayoría de los pueblos de las Provincias Unidas del Río de la Plata. La consecuencia: se formaron las 

Provincias del litoral, centro y norte argentino, como entidades de Derecho Público.

En plena guerra civil, el Director Pueyrredón apeló a las últimas instancias para acabar con Artigas, 

ordenando el desplazamiento de las tropas que constituían los dos grandes Ejércitos que dependían 

del Gobierno Central, y que actuaban en la Guerra de la Independencia contra los españoles: el Ejér-

cito de los Andes, al mando del General San Martín y el Ejército del Norte (también denominado 

del Alto Perú), al mando del General Belgrano desde su regreso de Europa con el objetivo militar de 

aniquilar la resistencia del líder federal.

Este es un momento histórico decisivo, un verdadero punto de inflexión en el proceso de la Revo-

lución iniciada en 1810.

La antítesis de todo lo actuado por Artigas desde 1811, estaba en los proyectos políticos que preten-

dieron imponerse al país, con los sucesivos Directores Supremos del Estado instalados como gobier-

no central en Buenos Aires, desde Gervasio Antonio Posadas hasta José Rondeau.

3. El proyecto político y económico de Buenos Aires

Buenos Aires nunca se había definido explícitamente con respecto a la Independencia de España 

y de la Dinastía borbónica. En 1813, la Asamblea descartó la declaración de la independencia formal 

y no aprobó ninguno de los Proyectos constitucionales para el Río de la Plata que preveían la instala-

ción de una República Centralizada con mando en Buenos Aires. Cuando la situación política y mili-

tar europea varió con la derrota de Napoleón y el Rey Fernando VII regresó a Madrid, está claro que 

se resolvió iniciar una negociación con la Corona para una salida pacífica y autonómica en el Río de 

la Plata, pero con los Borbones. La solución significaba el abandono definitivo de la tesis republicana 

y la sustitución por una Monarquía que incluía los territorios del Virreinato del Río de la Plata y de la 

Capitanía General de Chile- como mínimo-, con un Rey que podía ser un pariente cercano del mo-

narca restituido en su trono en marzo de 1814.Las acciones emprendidas por Rivadavia y Belgrano en 

España y otras Cortes europeas durante el año 1815, lo acreditan de manera rotunda y suficiente.

Alvear y San Martín habían arribado a Buenos Aires en marzo de 1812 como “hermanos” masóni-

cos provenientes de Londres, donde se habían iniciado como miembros de la Gran Logia Americana. 



426

ANALES Nº 42 - Facultad de Cs. Jurídicas y Sociales. U.N.L.p. 2012

Historia Constitucional

Instalaron la Logia Lautaro en Buenos Aires, la que a partir de ese momento se convirtió en la autén-

tica directriz de los hilos invisibles de los sucesos políticos, algunos decisivos como el reemplazo del 

Primer Triunvirato con el golpe del 8 de octubre de 1812 y la convocatoria a la Asamblea General, que 

no definió -como ya expresé- ni la Independencia ni la Constitución del Estado.

Lo que sí definió la Asamblea fue la estimulación del libre comercio que venía acentuado desde el 

gobierno de la Primera Junta; y la sanción de derechos y garantías de los ciudadanos, con una fuerte 

influencia de las reformas llevadas a cabo por las Cortes de Cádiz que poco antes habían sancionado 

la monarquía constitucional en España con la Constitución de 1812. El objetivo económico consistía 

en asegurar la supremacía de Buenos Aires en lo político y militar con el usufructo de los derechos 

aduaneros

El caso de Alvear es paradójico y sintomático a la vez. Jefe de la Logia, colocó en el poder a su tío 

Posadas y postergó toda decisión sobre las cuestiones de fondo. En su corto desempeño como Di-

rector Supremo, llegó a ofrecer a los británicos la ocupación del país. Destituido en abril de 1815, se 

refugió en la Corte portuguesa de Río de Janeiro y le entregó al Embajador español Conde de Villalba 

un minucioso análisis de la situación militar del Río de la Plata a la vez que, por carta a Fernando VII 

del 23 de agosto de 1815, se puso al servicio del Rey para la reconquista del territorio. Más aún, pre-

gonaba entre los portugueses, que siempre había sido un agente secreto al servicio de España, entre 

1812 y 1815.

Mientras todo esto ocurría, San Martín se desempeñaba como Gobernador Intendente de Cuyo, 

preparaba el Ejército en cumplimiento de su objetivo de atacar Chile con el cruce de los Andes, e 

instaba a su amigo y delegado Tomás Godoy Cruz en el Congreso de Tucumán, a la declaración de la 

Independencia Nacional.

Al regresar a Buenos Aires en 1816, Manuel Belgrano es designado Jefe del Ejército del Alto Perú, 

cargo que mantendrá hasta fines de 1819 en que será destituido por sus subordinados, un evidente 

coletazo de la guerra civil (4).

Su desempeño y vinculación con la guerra civil, es motivo principal de análisis en esta investigación, 

como se verá más adelante. Había cumplido en Europa un papel importante a favor de la instauración 

de una Monarquía en el Río de la Plata y en América del Sur, con un Borbón cercano a Fernando VII 

en la cabeza, durante sus gestiones en 1815.

Belgrano firmó un Acuerdo político con el ex Rey de España, Carlos IV -recordemos que la abdica-

ción del Monarca a consecuencia del Motín de Aranjuez del 19 marzo de 1808, a favor del Primogénito 

Fernando, había sido impugnada legalmente, por lo que el Padre reclamaba la devolución del Trono 

al Hijo y monarca en ejercicio, Fernando VII-, acuerdo que creaba este nuevo Gobierno con el Infante 

Francisco de Paula a la cabeza, hermano del Rey. El proyecto político se ve reflejado exactamente en 

el texto de la Constitución que el Dr. Belgrano redactara en septiembre de 1815.

En la Constitución, Belgrano detalla el territorio del Estado, los derechos y deberes de los ciudada-

nos, los poderes del Gobierno y la Bandera Nacional de la Monarquía, con el nombre de “Reino Unido 

del Río de la Plata, Perú y Chile”. El Rey era instituido por expresa voluntad y donación de Carlos IV, 

“con el valor y fuerza de última voluntad irrevocable...”; se instalaba un Cuerpo Legislativo con dos 

Salas, la Alta Sala con la Nobleza del Reino y la Sala del Común, con los Diputados de los Pueblos y 

un Poder Judicial independiente, nombrado por la Corona .La Constitución limitaba los poderes del 

monarca y, expresamente, reconocía derechos “inalienables” de los ciudadanos: propiedad, libertad 

de cultos, libertad de pensamiento, libertad de imprenta, inviolabilidad del domicilio y la seguridad 

(4) Fue destituido por sus subalternos el ll de noviembre de 1819, como consecuencia de la identificación de 

Belgrano con los objetivos políticos del Gobierno porteño y conexiones de la oficialidad con la ‘causa federal’, a la 

que Belgrano conceptuaba como ‘anarquista’, ‘salvaje’ y ‘bandolera’. Dice Mitre que el motín lo encabezó el Capitán 

Abraham González, “...hombre vulgar, gran charlatán y de malas costumbres, entre otras cosas nacido en la Banda 

Oriental...” (Mitre, 1947, t. IV, cap. XV: 69-72).



Do'stlaringiz bilan baham:
  1   2   3


Ma'lumotlar bazasi mualliflik huquqi bilan himoyalangan ©fayllar.org 2017
ma'muriyatiga murojaat qiling