Castroserna de abajo


Download 2.03 Mb.
Pdf просмотр
Sana29.12.2019
Hajmi2.03 Mb.

Las palabras 

del abuel@ 

 

 

 



 

         

        Residencia para Mayores “Prádena Salud” 

        Junio 2018 

 


Nuestros pueblos…… 

 

CASTROSERNA DE ABAJO 



 

Castroserna de Abajo es un pequeño 

pueblo del nordeste de la provincia, a 50 

km de Segovia. Llamada Castro Sarna de 

Yuso en 1247 hasta el 1591 donde 

adquiere su actual nombre. Sus orígenes 

se remontan al Neolítico, pues existe un 

yacimiento arqueológico de esta época 

dentro de su término. 

 

  Su nombre deriva probablemente del lugar próximo que se llama Castroserna de 



Arriba, por encontrarse algo más abajo en el valle del río San Juan. 

 

 Su población durante el  invierno es de unos 25 habitantes, y se multiplica por 



diez en verano. Castroserna es un pueblo eminentemente agrícola y ganadero 

formado por tres barrios: el barrio de la Iglesia, el barrio del Arroyo y el barrio de 

los Hidalgos, separados entre ellos por el río San Juan de Prádena que está seco 

la mayor parte del año. Un puente de piedra, de un solo ojo y de unos diez metros 

de luz y cuatro de altura, cruza el río. 

 

 



El barrio de la iglesia, situado a la izquierda del pueblo, según se llega desde 

Prádena, está formado por algunas casas que se encuentran en una pronunciada 

ladera que desciende hacia el citado río. Sus empinadas calles permiten el acceso 

a las viviendas. 

 

      El barrio de los Hidalgos está en la ladera derecha; el tercer barrio que une 



a las anteriores entre si, es el formado por las casas construidas en la parte 

más cercana al río. 

 


 

¿QUÉ VER…?

 

  Existen muestras de la grandeza de la civilización Romana, que aún con más de 



17 siglos de historia, sigue dejando influencias apreciables en la actualidad, como 

por ejemplo una bella calzada Romana. Con respecto a la construcción de tipo 

religioso, encontramos 

La iglesia parroquial de San Miguel Arcángel.

 

 

  La iglesia es antigua, como lo demuestra su estilo y el pórtico que tuviera junto a 



la puerta de entrada, en el lado norte y que ahora está cerrado e incluido en la 

iglesia. Posee cinco arcos de media punta sobre unos pilares románicos, de los 

cuales sólo se puede ver la parte más elevada de sus capiteles, con dibujos 

labrados en la piedra. El resto de dichos arcos fueron absorbidos por la pared 

construida posteriormente. 

 

  Su puerta, situada en la pared delantera de la fachada norte, está formada por un 



arco de medio punto. En su lado oeste encontramos el campanario en forma de 

espadaña, que se eleva sobre su 

tejado con dos campanas y una 

ventana. 

 La iglesia, rodeada por una 

reducida explanada, está limitada en 

todo su perímetro por un muro; está 

adornado con cruces de piedra de 

un viacrucis, que a devoción de los 

fieles, fueron colocadas en 1798. 

Como ejemplo, en el calvario aún se 

puede leer: 

 

"Éste se hizo a devoción del Sr. Cura. Año 1798". 



 

    También se dice que en este templo, había una imagen perteneciente al siglo 

XII-XIII, de estilo bizantino y de gran valor artístico, que fue llevado al obispado de 

Segovia en el año 1956. 

 

    Castroserna es muy rica en cuevas. Se sabe incluso que una de ellas, llamada 



"Cueva Grande" fue habitada en tiempos pasados por los pueblos que vivieron en 

la época de la reconquista. 

 

   En la época de reinado de Carlos IV se construyó un bello puente romano, por 



debajo del cual corre el río San Juan, pero eso si, sólo en los meses invernales

También está la ermita de San Roque, pegando con el término de Castroserna 

de Arriba, y ésta es compartida por las dos Castroserna y Ventosilla, la devoción al  

Santo viene de tiempos atrás, cuando decidieron los tres pueblos comprar la 

 


imagen durante una epidemia. Se celebra San Roque al día siguiente de Nuestra 

Señora. 


La ermita de la Virgen de los Remedios, está situada en una de las cuevas. 

ENTORNO 


 

En las tierras de Castroserna abundan especies como el chopo, el álamo, la 

encina y el fresno, así como todo tipo de árboles frutales, que nos acompañarán y 

darán sombra durante las largas travesías de las que podemos disfrutar en el 

pueblo. 

 

Las aguas que bañan el pueblo proceden del río San Juan de Prádena, que nace 



a 8 km de Castroserna, en la cercana localidad de Prádena, para acabar 

desembocando unos 30 Km más abajo, en el río Duratón. Sólo se puede disfrutar 

de ellas en los meses invernales, ya que se seca a partir del mes de abril y durante 

toda la época de estío, debido a que sus aguas son utilizadas para regar los 

prados y cultivos. 

 

Gran parte de la flora se ha perdido porque se llevaron el agua a Sepúlveda, 



causaron muchos daños. Por aquel entonces Poli pertenecía a la hermandad de 

labradores. En Sepúlveda les dijeron que hicieran una tasación de los daños y 

bajasen con ella al juzgado a notificarlo. Fueron allí y no se presentó nadie, se 

volvieron con “las manos vacías y las orejitas gachas”. Después les mandaron 

desde Sepúlveda una tasación y a Poli le mandaban mil pesetas por atravesar una 

finca suya. El caso es que tenía que ir a Valladolid a cobrarlo y como él dice “le 

salía más caro el collar que el galgo”, así que ahí se quedaron. 

 

 

 Si algo cabe destacar del entorno del pueblo es sin duda 

la gran cantidad de cuevas aquí presentes; merecen 

especial mención "Las cuevas Grajeras", "Las peñas 

Caídas", "La cocinilla", "La cueva de los pesebres", "La 

cueva del Mocho" y "Cueva Grande". Ésta última fue una 

iglesia en tiempos remotos. En "La peña de los Abantos", 

podrás perderte durante toda la tarde, también está “la 

cueva de la mina”, donde según dice Poli, existe una leyenda que cuenta como ahí 

dentro hay un toro de oro, y se puede ver a mediodía como relucen los cuernos al 

sol. 

 

FAUNA 


  El paseante mirará al cielo cuando oiga el canto de los pájaros y contemplará al 

Milano, Buitre leonado, al Cuco y otras muchas especies coloristas y cantarinas 

que revolotean entre las ramas de los árboles. Tampoco hay que olvidar aquellas 

especies de caza menor como los conejos, liebres y jabalíes que abundan en las 

praderas del pueblo. 

 


 

      Aunque si realmente algo llama la atención es sin duda alguna la gran cantidad 

de Buitres leonados que habitan las peñas y cuevas cercanas a Cueva Grande. 

Nos damos cuenta de la presencia de los buitres en las peñas por el color 

blanquecino que éstas presentan debido a los excrementos de los carroñeros. Es 

digno de ver cuando levantan el vuelo y si tienes suerte, te regalarán una de sus 

majestuosas plumas. 

 

      No debemos olvidar las rapaces como el águila, cernícalo, halcón y mamíferos 

como zorras, jinetas, hurones, visones... y así, un sinfín de animales que 

componen su fauna. 

 

FRUTOS Y SETAS 



 

Por el valle es muy común el té natural de roca, gracias a la existencia de 

grandes extensiones de roquedal calizo, lugar de nacimiento de esta infusión. Su 

nombre científico es Jasonia Glutinosa, su tisana es muy apreciada, y tiene un 

agradable olor alcanforado, con un sabor un poco amargo. Es frecuente su uso 

para paliar problemas nerviosos, ya que presenta también una acción tonificante, 

exenta de efectos irritantes sobre el sistema nervioso que si poseen el café o el té. 

Si paseas por las praderas y recoges unas cuantas ramas, entre 20-40 gr y le 

agregas un litro de agua, tendrás té como para cinco tazas. 

 

      También podrás recoger setas de cardo, tomillo salsero, manzanilla, poleo y 



una gran cantidad de fresas y frambuesas; sin olvidarnos de la endrina, con la que 

se elabora el licor de Pacharán. 

FIESTAS  

Las fiestas patronales del pueblo se celebran anualmente el último fin de semana 

de septiembre, en honor a San Miguel Arcángel cuyo día es el 29 y a la V

irgen de 

los Remedios

 es el día 30 de septiembre.



 

 

      Las fiestas dan comienzo con la tradicional "Iluminaria" junto al río, donde se 

congrega una gran cantidad de vecinos para recibir los festejos y llegan a su fin 

con la procesión del domingo a la Virgen en la Ermita de Nuestra Señora de los 

Remedios. Antiguamente se iba desde todos los pueblos de los alrededores con 

los burros, había mucha devoción y la gente pagaba mucho dinero por poner a la 

Virgen en su trono. Siempre acaban con la Salve, tras colocar a la Virgen. 

 

La Virgen de los Remedios le dijo a la de la Peña  



Si tú eres sepulvedana, yo morenita y con sal  

Soy de las castrosernas. 

 

 

Cada 16 de Agosto se celebra la procesión en honor a San Roque, amenizada 



con los sonidos de la dulzaina y el tamboril.  

 

      Y no podemos olvidar las tradicionales procesiones y pasos que se celebran 

en Semana Santa. 

 

Si de algo pueden estar orgullosos en Castroserna, sin 



duda alguna, es de no haber perdido la tradicional "Danza del 

Palote". 



 

      El origen de esta danza no está claro, pero tiene más de 

100 años de antigüedad. El paloteo consiste en una 

escenificación de una coreografía de baile corta en la que los danzantes golpean 

entre sí, o con el danzante que tiene de frente unos palos cortos al ritmo de la 

música.


 

 

      

La típica indumentaria de los danzantes está formado por: camisa blanca; 

chaleco negro con flores en la pechera, por detrás del cuello y de hombro a 

hombro en dos filas. Un mantón de Manila atado a la cintura cae por delante.



 

 

      Las melodías de los paloteos son interpretadas por la dulzaina y el tamboril y el 

ritmo lo ponen los palos de los danzantes al entrechocarlos. 

 

 

      Las melodías utilizadas para los paloteos proceden de danzas antiguas, jotas, 

cánticos religiosos, romances, música culta, etc. La letra se solía adaptar a la 

música de forma sencilla, y bien porque ya la tuviera, caso de los romances y 

oraciones o bien creándola, haciendo que rimara y marcara el ritmo de la melodía. 

La misión de las letras consistía básicamente en recordar las distintas partes del 

paloteo. 

 

 



 

 

 



 

 

 



 

 


 

 

En el término municipal de Castroserna de Abajo, partido judicial de Sepúlveda, 



provincia y Obispado de Segovia  y su extremo noroeste margen izquierda del 

rio Pradenilla y lugar conocido por la Cueva Labrada que  fue el nombre de un 

pueblo  que  existió  en  la  antigüedad  en  el  mismo  sitio.  Hay  una  ermita  de 

construcción  relativamente  moderna  donde  se  venera    con  gran  fervor  por 

todos  los  pueblos    comarcanos  a  una  milagrosa  y  preciosa  imagen  de  la 

Santísima  Virgen  con  la  advocación    de  Nuestra  Señora  de  los  Remedios  y 

cuyo camarín se halla incrustado en la roca que fue el lugar de 

la aparición milagrosa. 

Se  sabe  por  tradición  que  hacia  el  año  1305,  a  la  sazón  del 

Rey  de  Castilla  el  Emplazado,  hallábase  guardando  sus 

ovejitas  un  pastorcillo    del  vecino  pueblo  de    Valleruela  de 

Sepúlveda por los  alrededores de  cueva Labrada y,  sin  duda 

procurando  proporcionar    mejores  pastos  para  sus  ganados,  o  por  designio 

providencial  ,  es  lo  cierto  que  los  adentro  en  el  término  de  Castroserna  de 

Abajo,  que  por  aquel  entonces  era  anejo  a  Castroserna  de  Arriba,  cuando  de 

súbito  quedo  sorprendido  y  maravillado  ante  la  deslumbradora  y  radiante 

hermosura  de  una  aparición  celestial  de  María  Santísima  con  un  niño  en  el 

varazo izquierdo y una flor en la mano derecha, como para entretener al niño. 

El  inocente  pastorcillo  quedo  como  extasiado  hincándose    de  rodillas  y 

totalmente  abstraído    hasta  que  la    Celestial  aparición  con  inefable  ternura  le 

hablo diciendo que en el interior de la cueva  encontraría una imagen suya  y 

que  cuando  la  hallase,  si  ese  cuentas  a  sus  padres  de  lo    ocurrido    y  la 

colocasen en aquel sitio donde antes estuvo su primitivo culto. 

El niño con gran emoción busco y halló la Sagrada imagen que intento sacar de 

la  cueva  para  llevársela  a  casa    oculta  en  su  zurrón,  cosa  que  no  puedo 

conseguir, primero porque no cabía en su  mochila y segundo  porque , hecho 



prodigioso, cuando llegaba a la puerta de la Cueva, la hermosa imagen volvía 

al interior. 

El  pastorcillo  se    vio  en  la  precisión  de  dejar  aquel  lugar  encaminándose  con 

pena  a  la  casa de  sus  padres   donde  refirió  lo  sucedido.  Su  padre  lo  trato  de 

visionario,  soñador  y  tonto,  diciéndole    que  al  día  siguiente  volvería  a    ver  la 

aparición nuevamente. 

Al  día  siguiente  el  niño  acuciado  por  el  anhelante  desea  de  hallarse  ante    la 

Reina  de  los  Cielos  volvió  al  mismo  sitio  y  allí  se  encontró  una  agradable 

sorpresa  de  contemplar  a  la  hoy  tan  venerada  imagen,  pero    tampoco  pudo 

llevársela  por la misma causa. El padre a la medre, un poco irónico, le dijo que 

si había visto la aparición, y al recibir contestación afirmativa con preocupación 

por  su  conducta    anterior,  opto  por    ir  con  su  hijo  para  cerciorarse  de  lo  que 

había en realidad. 

Y efectivamente encontraron la imagen y absorto el padre se postro de rodillas; 

le  imito  el  hijo  y  con  gran  reverencia  los  dos  rezaron  la  Salve,  derramando 

lagrimas    y  sin  saber  que  hacer  se  fueron  al  pueblo  para  ponerlo  en 

conocimiento  del Señor Párroco y demás autoridades quienes inmediatamente 

se  presentaron en  el  lugar  de  la  aparición, acompañados de muchos  vecinos, 

prorrumpiendo en cánticos de alabanza. Quisieron llevársela a la Parroquia de 

San  Miguel  hasta  que  la  construyera  una  ermita  mas  le 

sucedió  lo  mismo  que  al  pastorcillo  y  entonces  decidieron 

construir  una  ermita  pequeña  donde  cabían  solamente 

dieciséis  personas,  mientras  recaudaban  los  fondos 

suficientes para hacer otra obra mayor. En el trascurso de los tiempos se ha ido 

agrandando y reformando hasta llegar a la  actual ermita  que data de 1866 con 

algunas pequeñas separaciones que se han  realizado posteriormente. 

 

 

Leyenda  Facilitada  por  Mª  Jesús  auxiliar  del  turno  de  mañana  y  residente  de 



Castroserna de Abajo.

   


 

 


 

En el Valle de la Almena se celebra una función 

en una ermita que llaman de la Esperanza de Dios. 

El día quince de abril con muy grande devoción 

el señor Fernando Sánchez con la esposa de su amor, 

llevando a su hija Gertrudis y a su hijo Ramón.  

La niña tiene tres años y es más hermosa que el sol. 

Cuando salieron de misa, después de la procesión, 

Ramón como mayorcito de la niña se encargó. 

A las cuatro de la tarde, sin saber por qué razón, 

empezó a correr la gente, huyendo sin detención. 

Acudió Ramón entonces pero la Gertrudis no. 

¿Dónde has dejado la niña? Su padre le pregunto 

—La niña se me ha perdido cuando la gente corrió, 

creí que me atropellaban, por eso me vine yo.— 

Los padres que oyeron esto, sin aguardar más razón, 

cada uno por su lado preguntan en alta voz: 

—¿Quién da razón de una niña que hace poco se perdió?— 

Nadie les daba noticias y a poco se oscureció, 

todos se van a sus casas; sólo ellos y Ramón 

se recogen en la ermita ante la madre de Dios. 

Y postrados de rodillas la piden con devoción 

que les depare a su hija que hoy mismo se les perdió. 

Ya se fueron a su casa, y luego sin detención 

dieron parte a la justicia, y al punto determinó 

que al otro día siguiente con la mayor precaución 

se registre todo el valle, y la niña no apareció. 

Dejaremos a sus padres, que llorando en su aflicción 

sólo encomiendan su hija a la esperanza de Dios. 

Transcurrieron doce años, sufrió la quinta Ramón, 

donde cayó por soldado sin tener más redención. 

Se despidió de sus padres con lágrimas de dolor, 

y abrazándole le dicen: -¡ Ay hijo, del corazón, 

qué bien solitos nos dejas llenos de pena y dolor! 

Si caemos en la cama, ¿a quién pedimos favor?— 

Y el hijo les contestó: —Padres de mi corazón, 

no podemos remediarlo, mi suerte lo permitió, 

pero no desconfiéis, tened la confianza en Dios 

y en la Virgen soberana, madre de consolación.— 

Al oír esto los padres se les parte el corazón 

y sin poder remediarlo se desmayaron los dos. 

Y suspirando decían, con lágrimas de dolor: 



—¡Adiós, padre de mi vida, échame la bendición!— 

Dejaremos a los padres en aflicción tan amarga, 

y sigamos a Ramón que se marcha a la campaña. 

Le tocó para Ultramar, al momento se embarcaba. 

Llegó a la isla de Cuba, donde sujeto a las armas 

transcurrieron cuatro años recorriendo las montañas 

en busca del enemigo según orden que le daban. 

Cumpliendo ya su servicio de día en día esperaba 

la licencia absoluta para volver a su patria. 

Un día salió Ramón a recorrer la montaña, 

un indio se le presenta y le dice estas palabras: 

—Dime valiente español, ¿queréis comprarme una blanca? 

sólo tiene veinte años, hoy mismo me la encontrara 

al pie de un gran caballero, la niña llorando estaba. 

Me dijo quien es su padre, que fue muerto a puñaladas, 

por mano de unos ladrones, y que a ella la dejaban 

porque me vieron a mí y al momento se fugaban. 

—¿Dónde la tenéis, buen indio?, vamos a ver a la blanca, 

y como sea de mi gusto no recelaré en comprarla.— 

Ya llegaron a la choza, y apenas en ella entraran 

Encontraron a la joven en el suelo desmayada. 

Le echaron agua en el rostro, y al instante mejoraba. 

Apenas vio al militar, de esta manera le hablaba: 

—Compadeceros, señor, de esta joven desgraciada, 

que hoy mismo perdió a su padre, quien fue muerto a puñaladas 

por manos de unos ladrones y a ella sola la dejaban. 

—Decid, niña, vuestro nombre. —A mí Florentina me llaman, 

una servidora vuestra, Ordóñez me apellidaban, 

mi padre era don Jacinto, su naturaleza Italia, 

amigo de correr el mundo, nunca paraba en su patria, 

vinimos de Inglaterra, dirigidos para España, 

a cumplir una promesa a una Virgen que se llama 

de la Esperanza de Dios, según mi padre contaba. 

—En el Valle de la Almena, un santuario se hallaba 

—respondió Ramón entones—, ¡oh Reina tan soberana! 

Esa es mi patria querida donde mis padres estaban. 

¿Os queréis venir conmigo?, os llevaré hasta mi casa, 

que aunque mis padres son pobres no os ha de faltar de nada. 

—Muchas gracias, caballero, siempre que yo viva honrada 

hasta el fin del mundo iré gozando vuestra compaña.— 

Pr eguntó Ramón al indio: —¿Cuánto quieres por la blanca? 

—Es digna de compasión, para mí no quiero nada, 

sólo que mires de ella y la trates como hermana.— 

Alegres van a La Habana, alojándola en una casa 

de mucho honor que Ramón a menudo frecuentaba. 

No pasaron muchos días cuando Ramón alcanzaba 

la licencia absoluta y se embarcan para España. 


Prosigue la embarcación y ya que a tierra saltaban 

en un tren de viajeros muy pronto se presentaban 

en la casa de Ramón donde sus padres le abrazan. 

Los parientes y vecinos sólo a Ramón saludaban, 

a la triste Florentina nadie le decía nada. 

Principió a decir entonces en hallarse en tierra extraña 

y la muerte de su padre en altas voces exclama: 

—¡Padre de mi corazón!, ¡qué hija tan desgraciada 

dejaste sola en el mundo cuando mejor te estimara, 

cuando te dieron la muerte que a mí también me mataran!— 

Apenas la oyó Ramón con amor la consolaba. 

—Calla, querida, no llores, que yo estoy en tu compaña, 

primero pierdo la vida que quedes desamparada.— 

Y los padres de Ramón a su hijo preguntaban: 

—Dinos qué señora es esa.— Y Ramón les contestaba: 

—Madre mía, esta es mi novia, la traigo de tierra extraña.— 

Dejémosla descansar. Y otro día de mañana, 

caminaban al santuario y apenas en él entraban 

los dos hacen oración a la Virgen soberana. 

porque la trajo Ramón sin novedad a su casa. 

Saliéronse para afuera, cuando un caballero entraba, 

el que viendo a Florentina tiernamente la abrazaba, 

diciendo: —Hija querida, esta Virgen soberana 

quiso que volviera a verte y aquí mismo te encontrara, 

sitio donde te llevé diecisiete años pasaran 

y vengo a restituirte a los padres de tu alma.— 

Y Florentina le dice: —Pero, padre de mi alma, 

habiéndote visto muerto, ¿cómo es que resucitara?— 

Y don Jacinto responde: —La Virgen de la Esperanza 

quiso que yo no muriera de las fuertes puñaladas 

que los ladrones me dieron allá en aquella montaña. 

A La Habana fui a curar y cuando a ti te buscaba, 

me dijeron que una joven que Florentina llamaban, 

con su joven licenciado se embarcaba para España. 

Ya he cumplido la promesa y ahora sólo me falta 

el referirte tu historia de la tu vida pasada. 

Hace diecisiete años que yo por aquí pasaba, 

te encontré a ti solita, llorando muy asustada, 

cuando la gente corría, no sé por qué circunstancia. 

Te pregunté por tu nombre, dijiste que te llamabas 

Gertrudis y que tu padre Fernando Sánchez estaba 

con tu madre Rafaela y que Ramón te acompañaba. 

Yo al ver tu gran hermosura y tu explicación tan clara 

quise buscar a tus padres pero luego me acordaba 

que mejor era llevarte para criarte en Italia. 

Otra señal te daré, que cuando te desnudabas 

te he visto una cicatriz en medio de las espaldas. 


Te puse el nombre de Flora, y Flora me contestabas

si en algo te he ofendido pido si me perdonaras. 

Mañana hago testamento por si la muerte me llama, 

tú mi única heredera, pues en el Banco de España 

tengo cuarenta mil duros y otros tantos en Italia. 

Los padres que esto oyeron ambos dos se abalanzaban 

para abrazar a su hija, sólo Ramón se quedaba 

inmóvil de tal manera que parecía una estatua. 

Abrazando a su hija, su madre y su padre estaban, 

cuando la madre cayó en el suelo desmayada, 

y después de vuelta en sí en altas voces exclama 

—¡Hija de mi corazón, nacida de mis entrañas! 

no creí volver a verte, mas la Virgen soberana 

al cabo de tanto tiempo volvió a traerte a mi casa.— 

Ahora vamos a Ramón, quien abrazado a su hermana 

en altas voces exclama: 

—¡Viva mi padre y mi madre¡ ¡Viva la Virgen sagrada! 

¡Viva don Jacinto Ordóñez! ¡Viva mi suerte afortunada!, 

que por traer una novia traigo mi querida hermana. 

¡Viva la paz en España!, y no perder la esperanza 

pues hay un refrán que dice «quien a Dios busca a Dios halla». 

 

 



 

 

 



 

 

 



 

 

 



 

 


 

 

 



 

Tiempo de… víboras 

Y empieza el buen tiempo y con el todos los animales silvestres comienzan 

a salir de su largo estado de hibernación para volver a su actividad. 



La víbora hocicuda (Vipera latastei) es el único reptil potencialmente 

peligroso en la provincia de Segovia. Aunque su mordedura reviste 

gravedad, pocas veces es mortal. No obstante, el carácter tímido y 

discreto de estos reptiles hace, que tomando unas mínimas precauciones 

cuando salimos al campo, como son fijarnos donde nos sentamos y no 

meter nuestras manos bajo piedras o troncos, hace prácticamente 

imposible que se produzca su temida mordedura. 

 

Me comentaba María nuestra residente de la “Casita” que a ella le mordió 

una víbora en el pie derecho cuando tenía  9 años ahora con   89  años sigue 

teniendo las marcas. 

Venia de un patatal y sin querer debió pisarla, pensó que se le había 

clavado algún espino cuando la vio, se fue corriendo a casa de sus padres y 

al poco de subir la cuesta que iba para su casa ya tenia la pierna toda 

hinchada. Cuando llego a su casa, solo tuvo tiempo de decirle a su padre: 

“Padre, me ha mordido una culebra “y se desmayo. 

Le curaron en el pueblo con contravenenos, ya que no quisieron derivarla a 

Segovia.  Estuvo los tres meses de verano que tuvo que andar con muletas 

porque no podía caminar. 

Emilia me comentaba que dormían dentro de un circulo de cebollas 

cortadas, ya que por lo visto el olor espanta a las víboras. 

Historias así de nuestros residentes hay mil, la mayor parte de ellos han 

pasado más de media vida en el campo, ya fuera con el ganado o segando



y todos lo tienen muy claro: NUNCA TE METAS DONDE HAYA 

HIERBAS ALTAS. 

 

 

 



 

 

 



 

 

Fiesta del cumpleaños y taller de cocina 



Este mes hemos vuelto a hacer en el taller de cocina una receta que siempre 

gusta a todo el mundo: Empanada de Jamón york y queso con Bechamel. 

Los ingredientes…pues muy sencillito; 

jamón york cortado en daditos, queso 

también cortado en daditos, planchas de 

hojaldre y huevo para pintar. 



Y por supuesto la bechamel. Os voy a dar la receta perfecta que hago yo 

para que jamás me salgan grumos. 

En un vaso hecho la harina y encima hecho la misma cantidad de aceite, 

echo sal, nuez moscada y lo muevo bien con una cuchara para que quede 

una pasta homogénea. 

Pongo un cazo a calentar y vierto la mezcla, dejo que se sofría un poco , ya 

que si no la bechamel nos sabrá mucho a harina y echo la leche, mejor que 

este del tiempo y a dar vueltas sin parar a fuego bajito para que no nos 

quede ni un grumo. 

Mirar nuestros cocineros que bien trabajaron. 

 

 

 



 

 

 



 

 

 



¡Pero que trabajadores y profesionales son! 

 

 

 



 

Luego llego el 

momento de 

compartir con los 

compañeros este 

manjar y homenajear a los cumpleañeros como es debido. 

 

Mírales que guapos están todos. Este mes Mª Jesús nuestra auxiliar del 



centro de día estaba de vacaciones, pero Ana nos acompaño toda la 

mañana, celebrando también su cumpleaños que fue el 28 de Mayo. 



 

 

 



 

Llego el momento de los cantes, chascarrillos y 

chistes… 

 

 



 

 

 



 

 

Y de los bailes, porque muchos siguen 



teniendo todavía ese no se qué, que te 

entra en el cuerpo cuando oyes la 

música. 

 

 



 

 

 



Rutas para la Salud 

 

Y seguimos con nuestros paseos de los Martes y que no decaiga el ánimo, 



que siempre viene bien tomar el aire fresco y sintetizar un poco la vitamina 

D. 


 

Preparados para el sol si que 

vamos, si y si no, mirar  a Antonio 

Palomar, que gorro se ha 

improvisado en un momento. 

Y es que últimamente Lorenzo se 

deja poco ver, pero cuando sale, 

sale. 


 

Qué bonito es el amor, mas que nunca en 

Primavera. 

 


Descansos obligatorios, que ya vamos 

teniendo una edad. 

 

 

 



 

 

Una, dos y tres paradas técnicas, las que haga 



falta. 

 

 



 

 

 



 

 

 



Estaban  dos  ranitas  una  noche  muy  templadita,  que  salieron  de  caza  a  la 

pradera, y de buenas a primeras se preparó una gran tormenta, y le dice una a 

la otra: 

 

¡oye, vamos a casa que aquí nos mojamos!   



----------------------------------------- 

Un señor que le dolía todo, que era de Castroserna y fue a Segovia al médico y 

éste le dice: 

 

-  ¿Qué le duele? 



-  Todo, me dulene las costillas, las piernas, me duele todo 

-  Pues mire usted, tiene usted lumbago 

 A esto le contestó el de Castroserna,  

     -   Cómo que un vago, ¡si yo soy el más trabajador de mi pueblo! 

----------------------------------- 

 

Una morena me mata, y una rubia me echa al hoyo 



Y una niña de quince años me saca del purgatorio. 

-------------------------------- 

Los pastores de la sierra, cantan y bailan a solas 

Pidiéndole a las retamas: ¡Haga usted el favor señora! 

---------------------------------- 

A la sierra tengo de ir, a caballo en una liebre 

Pa´ que digan los serranos: ¡qué caballo más alegre! 

 

 



 

 

Marcelino Lazaro   01/06/2018   87 años 



Alicia Hernanz       04/06/2018   64 años 

Basiliso Matesanz  14/06/2018   73 años 

Heliodoro Alonso   15/06/2018   69 años 

Luis Garcia              21/06/2018  83 años 

Josefa Gomez         22/06/2018   96 años 

Juan de Dios Gil     22/06/2018   86 años 



Francisca Minguez 28/06/2018   92 años 



Do'stlaringiz bilan baham:


Ma'lumotlar bazasi mualliflik huquqi bilan himoyalangan ©fayllar.org 2019
ma'muriyatiga murojaat qiling