Excursión por el Barranc Fondo De Belmonte de San José al Molino de Siscar Distancia: 7,2 km. Recorrido lineal (solo ida). Grado de dificultad: ver cuadro mide


Download 62.8 Kb.

Sana18.04.2017
Hajmi62.8 Kb.

ver

de

58

turismo activo



ver

de

59

turismo activo



Excursión por el

Barranc Fondo

De Belmonte de San José al 

Molino de Siscar

Distancia: 7,2 km.

Recorrido lineal (solo ida).

Grado de dificultad: ver cuadro MIDE*.

ver

de

60

turismo activo



E

l pasado 27 de octubre, realiza-

mos  una  preciosa  ruta,  dentro

de  la  red  de  senderos  de  la

Comarca del Bajo Aragón. La prima-

vera  y  el  otoño,  son  dos  estaciones

especiales para realizar este recorrido,

sin desmerecer los paisajes de invier-

no y verano. Realizamos la excursión

que nos llevaba de Belmonte de San

José  (ver  Verde  Teruel  n.º  6)  hasta

enlazar  con  el  sendero  PR  TE  13

hacia el Molino de Siscar.

Como  decíamos  esta  ruta  del

Barranc  Fondo  resultó  gratificante

pues  estamos  acostumbrados  en  la

zona del Bajo Aragón a ver el territo-

rio  poblado  de  olivos,  almendros  o

melocotoneros;  a  terrenos  más  o

menos  llanos  con  ligeras  ondulacio-

nes  en  el  paisaje.  Sin  embargo,  en

esta  ocasión  vamos  a  descubrir  un

auténtico  tesoro  natural.  El  humilde

río Mezquín, es el último afluente del

Guadalope  antes  de  llegar  éste  al

Ebro.  Su  curso  es  de  apenas  20  kiló-

metros,  pero  suple  la  magnificencia

de  otros  cauces  con  la  coqueta  y

siempre  caprichosa  forma  en  que  ha

sido  esculpido.  Los  conglomerados,

arcillas  y  areniscas  han  formado  un

sustrato  geológico  característico,

dando  lugar  en  algunos  tramos  a

valles en V, cuando son conglomera-

dos o rocas más duras; o en U, cuan-

do  el  proceso  erosivo  ha  avanzado

más en su ensanchamiento, con are-

niscas y arcillas.

Desde  Belmonte  de  San  José  ini-

ciamos  un  suave  descenso  hacia  el

puente de La Miranda, en las afueras

del 


pueblo 

hacia 


Torrevelilla,

siguiendo  el  curso  del  río  Mezquín.

Este será nuestro punto de encuentro

para dar comienzo a la ruta. El sende-

ro está bien señalizado y en estas pri-

meras estribaciones del recorrido nos

va  ser  muy  fácil  caminar  debido  a

que, aunque tenemos a nuestra dere-

cha  el  cauce  del  río  Mezquín,  el

terreno  está  bastante  abierto.  Pasa-

mos  por  campos  de  cultivo  (olivos,

almendros...)  para  dar  paso  a  monte

de  pinar,  con  sotobosque  mediterrá-

neo  de  enebros,  sabinas,  tomillo  y

romero. Hacemos un alto en el cami-

no  y  observamos  el  muérdago  en  su



ver

de

61

turismo activo



*SISTEMA DE VALORACIÓN DE SENDEROS M. I. D. E.

Método  oficial  de  valoración  de  senderos  de  la  Federación  Española  de  Deportes  de

Montaña y Escalada (FEDME)

El MIDE es un método para valorar la dificultad y compromiso de las excursiones. Crea

una escala de graduación de las dificultades técnicas y físicas de los recorridos, permitiendo

clasificarlos para una mejor información.

(http://www.fmm.es/actividades/Senderismo/MIDE/mide001.html)


ver

de

62

turismo activo



esplendor,  una  plata  de  forma  circu-

lar  cuya  semilla  fructificó  en  el  pino

y gracias a su sabia a crecido de forma

generosa.  En  este  punto  Fernando

nos  explica  cuestiones  etnográficas

acerca  del  muérdago,  en  las  que

abunda  también  Antonio.  Poco  a

poco nos iremos adentrando hacia el

barranco, pero en seguida llegaremos

al  “refugio”,  zona  recreativa  y  de

esparcimiento,  de  carácter  privado,

con mesas para poder tomar un boca-

do e incluso un mini parque infantil,

para los más pequeños. En este punto

El inicio de la ruta discurre por una pista en buen estado,

donde veremos campos de labor, olivares y, 

en palabras de Fernando, el auténtico superviviente 

de la zona, el pino carrasco.



ver

de

63

turismo activo



ver

de

64

turismo activo



En esta zona del territorio del Bajo Aragón, el muérda-

go  en  la  mayoría  de  los  casos  se  convierte  en  el  parásito

natural del pino carrasco, que como bien dice Fernando, se

le  tendría  que  hacer  un  homenaje.  Debido  sobre  todo  al

aguante  que  ha  tenido  a  lo  largo  de  estos  cuatro  últimos

siglos, con sequías y parásitos como este. El muérdago en

esta zona también se le llama bec y en el Bajo Aragón, tam-

bién se le conoce por bizco. El tordo (zorzal), cuando vue-

la, al posarse en los pinos y defecar, deja la semilla de esta

planta  que  crece  a  través  de  los  tallos  y  ramas  del  pino;

poco  a  poco,  va  colonizando  los  pinares  y  cuando  sobre-

carga  al  pino,  en  años  de  sequía,  al  final  lo  deja  seco  y

muere, antiguamente el ganado hacía estas labores de lim-

pieza  de  muérdago,  pero  actualmente  campan  a  sus

anchas.

También con el muérdago, todo machacado (la planta y



su  fruto),  sirve  para  hacer  un  “pegamento”,  que  antigua-

mente servía para cazar los pajaros. Cuando la pasta macha-

cadan  se  “ligaba”,  la  colocaban  en  varillas  de  esparto  que

clavaban cerca del agua donde bebían los pájaros y queda-

ban  atrapados  ahí  (se  conoce  por  la  expresión  “parar  el

buriat”). Actualmente está prohibido.

Parece que su nombre procede del latín mordere, que sig-

nifica morder. Se llaman así seguramente porque al tratar-

se de plantas parásitas que crecen en los grandes árboles y

por tanto se alimentan de ellos, son percibidas como mor-

dedoras  de  éstos.  Son  de  hojas  coriáceas,  persistentes,

oblongas, cuneiformes, del mismo color verde de las ramas,

con  flores  de  un  verde  amarillento  que  se  abren  entre

febrero  y  mayo,  según  el  clima.  Su  fruto  es  esférico,  del

tamaño de un guisante, igual que el del acebo, la otra plan-

ta navideña por excelencia; pero éste, de color blanco ver-

doso.

El muérdago es una planta semiparásita de tallos articu-



lados y siempre verdes. Tiene flores masculinas y femeni-

nas y da unas bayas, primero verdes y blancas al madurar,

que no son comestibles y que maduran a finales del otoño.

Crece  preferentemente  en  las  ramas  de  encinas,  pinos...

(Hasta más de 50 especies), en lo que a simple vista pare-

ce  una  madeja  de  tallos  en  forma  de  pelota.  La  variedad



Viscum  laxum vive  sobre  el  pino;  la  variedad  cruciatum,

sobre el olivo. 

La variedad Loranthus europaeus, llamada también visco

quercino por ser huésped preferente de la encina (quercus),

es  de  un  verde  pardusco,  lampiño,  con  ramas  cilíndricas,

hojas oblongo-espatuladas, flores verde amarillento, bayas

amarillas aovadas, es originaria de Europa y Asia, tiene un

gran recorrido histórico: fue muy apreciado por los druidas

y  por  los  demás  pueblos  celtas  de  Europa,  en  especial  los

galos, que transmitieron esta tradición a los anglosajones.

El muérdago ocupó un lugar importante en la farmacopea

antigua.


También está presente el muérdago en la mitología nór-

dica, consagrado en ella al dios Baldur, a quien estaba con-

sagrada  la  primavera.  Se  utilizó  en  esas  latitudes  como

planta de buen augurio y estuvo presente en las fiestas del

solsticio  de  invierno.  En  esa  misma  línea  tradicional,  se

desarrolló especialmente en Inglaterra el comercio de esta

planta  para  presidir  en  las  casas  las  fiestas  de  Navidad  y

Año Nuevo. Por lo general se colgaba del techo. Y no sólo

se  consideraba  que  traía  buena  suerte,  sino  que  además

bajo los auspicios del muérdago, el joven que sorprendía a

una chica bajo esta planta, tenía licencia para besarla.

Cuaderno de campo:

el muérdago


ver

de

65

turismo activo



descansamos  un  rato  para  proseguir

por  el  sendero  que  nos  acerca  al

barranco  y  que  iremos  observando

por  el  lado  derecho  de  nuestra  mar-

cha,  siempre  siguiendo  la  señaliza-

ción. 


Al empezar a bajar el sendero nos

encontramos con un solitario ciprés,

que  se  ubica  donde  también  se

encontraba  el  antiguo  molino  de

Juan Pío, aprovechando en ese estre-

chamiento  el  caudal  que  llegara  de

agua. Seguimos un poco más adelan-

te y este sendero nos llevará a la par-

te más alta del barranco, tras atrave-

sar el barranco de la Misiga. Un reco-

rrido sin dificultades salvo algún des-

trepe que habrá que hacer en algunos

escalones  de  hierro  en  el  conglome-

rado, pasando por debajo de las enor-

mes cornisas que el río, a lo largo del

tiempo, ha ido excavando en el terre-

no.  Al  final  ascenderemos  a  la  parte

más  alta,  con  ayuda,  además  de  esos

escalones, de unas sirgas que nos ser-

virán para agarrarnos mejor.

En  este  punto  algún  afortunado

excursionista pudo ver a una garduña;

posteriormente  vimos  una  ardilla...  y

posiblemente  fuéramos  observados

por  diferentes  especies  de  aves  y

mamíferos que pueblan dicho barran-

co.  También  se  observan  numerosos

restos de animales.

Ya desde este tramo iremos obser-

vando  la  vegetación  propia  del  bos-

que de ribera. En este caso con ejem-


ver

de

66

turismo activo



plares excepcionales de fresno y otras

especies  como  el  chopo,  almez,

nogal,  sauce,  cerezos...  gracias  a  lo

intrincado de su ubicación y protec-

ción dentro del mismo barranco.

Iniciaremos  la  bajada  al  barranc

Fondo, y atraveramos un estrecho de

piedra  para  subir  hasta  la  Cova  del

Bestiá.  Pasaremos  cerca  de  la  Cova

del  Baso  y  descenderemos  hasta  la

Cova de Santiaguet y la Cova Taule-

ra,  donde  podremos  observar  una

magnífica  construcción  pastoril.  Un

impresionante  aprisco,  aprovechan-

do el cobijo del desplome del conglo-

merado.


El  Barranc  Fondo  transcurre  por

unas  estrechas  gargantas  en  sus

comienzos,  más  profundas,  abiertas

en  los  conglomerados,  areniscas  y

arcillas, que van alternando y que el

río ha ido dibujando a lo largo de su

recorrido.  Posteriormente,  al  ensan-

charse,  nos  ofrece  unos  extraplomos

(Desplome: Pared que supera la verti-

calidad, es decir, que es de más de 90

grados  sexagesimales  de  inclinación)

El avistamiento de fau-

na, si somos sigilosos,

podrá hacer las deli-

cias de los más peque-

ños. Un colirrojo tizón

en las oliveras próxi-

mas a Belmonte.



ver

de

67

turismo activo



ver

de

68

turismo activo



Albergue

Puente de

la Miranda

Molino 

de Siscar

ver

de

69

turismo activo



de conglomerado espectaculares, algu-

nos de ellos como hemos visto sirvie-

ron a los pastores para guardar el gana-

do,  a  través  de  su  cerramiento  con

unos muros de piedra (durante la gue-

rra civil, también sirvieron de refugio

de personas cuando bombardeaban los

pueblos). Los ganaderos siguen llevan-

do por esta zona a ovejas y cabras para

aprovechar  el  pasto  de  la  ribera.

Como  nota  curiosa,  nos  comentan

que  la  planta  del  ginebro  o  enebro,

además  de  utilizarlo  en  la  fabricación

de  ginebra  se  utilizaba  para  curar  las

heridas del ganado y sus enfermedades

en la piel. 



Perfil de la ruta. Belmonte de San José - Molino de Siscar

Los conglomerados,

margas y arcillas

recrean nuestra curio-

sa vista, adivinando

formas y siluetas. A la

derecha la figura

conocida como “el

beso”, dos bloques de

conglomerado unidos

por la comisura... 

Cada punto de distancia son 200 metros



ver

de

70

turismo activo



La mano del hombre, a aprovechado los

extraplomos para hacer apriscos donde refu-

giar al ganado, a veces, en lugares poco

accesibles. 

A nuestro paso, vamos descubriendo los fru-

tos de otoño, bellotas, castañas, setas...

En la foto inferior derecha, vemos un magní-

fico ejemplar de enebro, de unos 15 metros

de altura


ver

de

71

turismo activo



Seguiremos el cauce del río obser-

vando  pequeñas  infraestructuras

hidraúlicas como restos del azud que

llevaba agua al molino Siscar y algu-

na  que  otra  poza.  Por  este  sendero

iremos  dejando  atrás  formaciones  de

fresnos, latoneros y unas cuantas zar-

zas,  oliveras  yermas  en  bancales  ya

abandonados.  Al  final  de  este  tramo

llegaremos  al  Molino  Siscar,  empla-

zamiento donde confluyen el barranc

Fondo  y  el  barranc  de  las  Torretas,

punto final de nuestro recorrido. Este

antiguo  molino  harinero,  data  del

siglo  XVII  y  mantuvo  su  actividad

hasta los años sesenta, también cuen-

tan  que  en  la  época  del  estraperlo

estuvo funcionando, a deshoras, dada

su recóndita ubicación, para ayudar a

economías  familiares  en  ese  período

de carestía.

Al  finalizar  la  ruta,  hacemos  un

alto  en  el  camino,  a  la  vista  de  un

panel  indicativo.  Hablamos  de  lo

agradable que ha sido el recorrido por

el  barranc  Fondo.  Nos  queda  pasar

por una olmeda seca y cuidado, pues

los  árboles  están  secos  y  pueden

caer...,  pasaremos  por  la  senda  que

permite el zarzal, pasando por debajo

del puente que llega al molino de Sis-

car, en ruinas.

Ya solo nos queda ascender hacia

los  campos  de  cultivo  próximos  a

Torrevelilla  y  La  Cerollera  para

poder  recoger  los  vehículos  que

hemos dejado anteriormente y volver

a Belmonte para recoger los que deja-

mos allí.

Desde  aquí  nuestro  agradeci-

miento a la preparación técnica de

la  ruta  a  cargo  de  Ricardo  Rodrí-

guez de la empresa de turismo acti-

vo Káralom y también a dos perso-

najes  conocidos  en  la  zona  como

son  Antonio  Pellicer  y  Fernando

Zorrilla naturalistas del Bajo Ara-

gón  y  expertos  botánicos  que

hicieron  las  delicias  del  grupo  de

acompañantes  que  allí  estuvimos,

provocando  nuestra  curiosidad  e

ilustrándonos  con  sus  conoci-

mientos.  Esta  actividad  está  en  la

línea de las acciones que promue-

ve y apoya el grupo de acción local

OMEZYMA,  para  contribuir  al



desarrollo del territorio.


Do'stlaringiz bilan baham:


Ma'lumotlar bazasi mualliflik huquqi bilan himoyalangan ©fayllar.org 2017
ma'muriyatiga murojaat qiling