San miguel de abona


Download 1.58 Mb.
bet2/20
Sana14.08.2018
Hajmi1.58 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20

N

N

T

T

E

E

 

 

A

A

3

3

.

.

1

1

.

.

1

1

.

.

 

 

E

E

V

V

O

O

L

L

U

U

C

C

I

I

Ó

Ó

N

N

 

 

D

D

E

E

L

L

 

 

M

M

O

O

D

D

E

E

L

L

O

O

 

 

T

T

E

E

R

R

R

R

I

I

T

T

O

O

R

R

I

I

A

A

L

L

 

 

En la época aborigen San Miguel se encontraba formando parte del menceyato de Abona, que se fun-

daría hacia el año 1445 y comprendía desde el Río de Chasna límite con Adeje, hasta el Barranco de 

Herques, límite con Güimar. 

La población guanche anterior a la conquista utilizaba el territorio aprovechando sus riquezas prácti-

camente en su estado natural. Tanto la recolección de frutos como la cría de ganado no suponían una 

transformación de la forma del paisaje como la que la agricultura produce. Así, el territorio de la isla se 

conservó intacto hasta la llegada de los colonizadores. Las huellas de este pueblo han sido descubier-

tas en las cuevas del barranco de la Orchilla, Ochova, o yacimientos tan importantes como el oratorio 

de Guargacho, que por desgracia se ha perdido. 

En 1494, cuando Alonso de Lugo desembarca en Tenerife, Abona se encontraba entre los llamados re-

inos de paces, que trabaron relaciones amistosas con los conquistadores desde el primer momento, y 

colaboraron con ellos en la lucha contra los reinos de guerra. Algunos guanches de la zona recibieron 

datas de tierra y agua después de la conquista en agradecimiento por acompañarlo en la campaña. 

Tras  la  colonización,  el  poblamiento  se  emplazó  mayoritariamente  en  las  medianías  de  la  vertiente 

Norte (húmedas y mejor adaptadas para la agricultura), permaneciendo casi despobladas la vertiente 

Sur  (árida  y  escasamente  productivas),  las  cumbres  (dedicadas  a  aprovechamientos  forestales  y  pe-

cuarios) y el litoral. 

En Abona, la ganadería desempeñaba un papel determinante en la estructura del menceyato, tanto en 

su economía como en su organización social, no solo por ser la actividad a la que se dedicó más traba-

jo, sino también porque de ella se obtenían los componentes básicos de la dieta alimenticia. En gene-

ral, las tierras del sur, tan extensas y con múltiples dificultades para cultivarlas, poco atrajeron a los 

europeos.  La  solución  fue  mantener  el  antiguo  régimen  ganadero,  como  explotación  principal,  con 

familias mayoritariamente guanches y de origen canario, cuyos descendientes perpetuaron muchas de 

sus antiguas costumbres. Además el Cabildo fomentó la ganadería en Abona, dictando numerosas dis-

posiciones y creo las leyes de mesta. En 1503 se dispuso que fuesen llevadas las vacas de la Laguna a 

Tegueste, Adeje o Abona. 

Históricamente, la zona Sur de la isla de Tenerife ha sido deficitaria en recursos acuíferos, lo que limitó 

su desarrollo económico e incremento poblacional hasta las últimas décadas del siglo veinte. Este dé-

ficit ha estado determinado por la escasez de precipitaciones, el alto índice de insolación y evapora-

ción y porque su suelo está constituido por rocas volcánicas con elevada porosidad que facilita la infil-

tración, disminuyendo la cuantía de las escorrentías. Había importantes periodos de sequía y una gran 

parte de la población estuvo obligada a emigrar. 

A pesar de las duras condiciones, la agricultura fue la base principal de la economía hasta mediados 

del siglo XX; la adaptación del territorio a tal actividad a través de un proceso costoso y lento de trans-

formación, ha sido responsable de gran parte del paisaje que ha llegado a nuestros días. Los habitan-

tes de la zona se dedicaban principalmente al cuidado del ganado y a la agricultura de secano hasta la 


PLAN GENERAL DE ORDENACIÓN SUPLETORIO DE SAN MIGUEL DE ABONA   

 

VOLUMEN A. MEMORIA DE INFORMACIÓN. APROBACIÓN INICIAL

 

 

 



 

 

Página 6  



Ayuntamiento de 

San Miguel 

de Abona 

 

Noviembre, 2016 



Con la asistencia técnica de 

 

 



construcción de los canales de agua (a partir de los años 50), que permitió la implantación de cultivos 

agrícolas intensivos (el tomate y más tarde el plátano) en las zonas costeras, produciéndose el primer 

cambio significativo en el modelo territorial. 

La mayor capacidad tecnológica permite la extracción de agua del subsuelo y el transporte de suelos 

desde la medianía hacia la costa y, con ello, la transformación y puesta en producción de territorios de 

escasa capacidad productiva natural, pero bien dotados desde el punto de vista climático para este ti-

po de cultivos (productos semitropicales dirigidos a la exportación). Este proceso induce el desplaza-

miento de la población hacia las franjas costeras y hacia las vertientes meridionales. 

El origen del espacio industrial en Abona, estuvo ligado a estas explotaciones agrícolas. En general, se 

trataba de pequeñas instalaciones para el almacenamiento, tratamiento y cuidado de los productos, y 

en  algunos  casos  también  para  su  transporte  terrestre  o  marítimo.  Otras  construcciones  menores, 

como las redes para la canalización del agua o los hornos de cal, que también abundan en la zona, son 

considerados parte del patrimonio cultural y de la historia de la Comarca. 

A San Miguel, como al resto de la comarca, sólo se podía llegar por los caminos reales, que estaban 

mal acondicionados, y por los pequeños puertos como el de Los Abrigos. El deficiente desarrollo de las 

vías de comunicación, desde el momento de la conquista y hasta la segunda mitad del siglo XX, aisló a 

esta comarca de los centros económicos más importantes de la isla, La Laguna y Santa Cruz, limitando 

por consiguiente su desarrollo. Será con el empuje turístico y como respuesta obligada, cuando el Sur 

se incorpora a las grandes obras de infraestructura, algunas ejecutadas precipitadamente y sin un ver-

dadero estudio de impacto medioambiental. 

La llegada de la carretera general del Sur a finales de los años treinta y la autovía en 1971, que acerca-

ron a los habitantes a los centros médicos de la capital, unido a las mejoras sanitarias del municipio o 

municipios vecinos (farmacia, consultorios sanitarios), el desarrollo de las comunicaciones y la vertigi-

nosa  urbanización y edificación  de  la  zona  costera  (industria  del  turismo),  impulsarán  la  creación  de 

puestos de trabajo, desapareciendo la tradicional tendencia a la emigración; dándose, por primera vez 

en su historia, el hecho de ser una zona que recibe población, con una economía expansiva, que en 

nada es comparable con etapas históricas anteriores. 

Las condiciones climatológicas de la zona y la existencia de playas y áreas de litoral de gran interés en 

la comarca, ya habían llamado la atención de los veraneantes locales mucho antes de que se iniciara el 

“boom” turístico de los años sesenta. Las playas del Médano, Las Galletas y los Cristianos habían sido 

objeto de parcelaciones privadas con fines vacacionales desde principios del siglo XX, pese a las dificul-

tades de acceso a estos lugares desde las principales ciudades insulares. Esto se debía a la ausencia de 

áreas de baño de interés en el entorno de Santa Cruz y La Laguna, a excepción de Bajamar. 

Durante los años sesenta y setenta, se toman decisiones de alcance insular que refuerzan definitiva-

mente esta tendencia. La voluntad de desarrollar nuevos enclaves turísticos a lo largo de toda la franja 

litoral  desde  El  Médano  hasta  el  Acantilado  de  Los  Gigantes  va  en  consonancia  con  una  estrategia 

económica  de  carácter  nacional.  Al  igual  que  la  decisión  de  trasladar  el  área  aeroportuaria  principal 

con la creación de un polígono industrial vecino, al municipio de Granadilla, en el entorno de la franja 

turística y la construcción de la autovía del Sur que liga la capital con aeropuerto y la urbanización de 

Playa de Las Américas. 

El  Aeropuerto  Reina  Sofía,  se  ubicó  en  la  planicie  de  mayor superficie  de  la  isla  (en  íntima  conexión 

con  la  recién  inaugurada  TF-1,  de  unión  entre  la  capital  insular  y  la  creciente  área  turística  del  Sur), 

una plataforma natural que se extiende entre Montaña Roja y Montaña Amarilla, donde durante los 


PLAN GENERAL DE ORDENACIÓN SUPLETORIO DE SAN MIGUEL DE ABONA   

 

VOLUMEN A. MEMORIA DE INFORMACIÓN. APROBACIÓN INICIAL

 

 

 



 

 

Página 7  



Ayuntamiento de 

San Miguel 

de Abona 

 

Noviembre, 2016 



Con la asistencia técnica de 

 

 



años sesenta había existido un pequeño aeropuerto (prácticamente una pista de tierra y un pequeño 

local de servicios) vinculado a la playa de La Tejita. 

Sin embargo el desarrollo turístico en San Miguel fue frenado en esa época por esa misma razón: la 

creación  del  aeropuerto  afectó  al  recientemente  aprobado  Centro  Nacional  de  Interés  Turístico  El 

Guincho, que se paralizó y sometió a revisión. 

No fue hasta principios de los años 80 que volvió a retomarse, con el desarrollo del campo de golf (al 

igual que otras iniciativas similares en el resto de Abona) y surge por dos razones fundamentales: por-

que el nivel económico alcanzado por el turista medio que elige Canarias como destino le permite ac-

ceder a la práctica de este deporte (al que, por su costo, sólo pueden acceder los niveles medios y al-

tos) y porque la construcción de los campos de golf viene siempre acompañada por la incorporación 

de más suelo urbanizado. Desde el momento en que el planeamiento urbano y territorial se regulariza 

en Canarias y comienza a racionalizarse y limitarse el consumo de suelo urbanizable en las áreas turís-

ticas. La construcción de los campos de golf (que también es rentable en sí mismo) justifica la imple-

mentación de más alojamiento: normalmente hoteles y viviendas de baja densidad. Alojamiento que 

no siempre está dirigido a la población turística, pero con fácil salida, debido a la calidad media de sus 

construcciones y al componente de exquisitez que los campos de golf transmiten. 

Paralelamente, durante las últimas décadas, se ha acentuado notablemente el crecimiento demográfi-

co y económico tinerfeño, con fuertes transformaciones y modernización de la economía y del territo-

rio. Se llega así a un proceso de metropolinización, con tres grandes polos de actividad urbana (la co-

nurbación capitalina, el Valle de la Orotava y el entorno de Las Américas) que coexiste con formas dis-

persas de ocupación periurbana. La dinámica actual, de alta intensidad demográfica sobre un territo-

rio de escasos recursos, exige una adecuada regulación para garantizar un desarrollo sostenible. 



A

A

3

3

.

.

1

1

.

.

2

2

 

 

M

M

O

O

D

D

E

E

L

L

O

O

 

 

T

T

E

E

R

R

R

R

I

I

T

T

O

O

R

R

I

I

A

A

L

L

 

 

A

A

C

C

T

T

U

U

A

A

L

L

 

 

El  modelo  territorial  de  San  Miguel  de  Abona  se  adecuará  al  Modelo  de  Ordenación  Territorial  pro-

puesto por el Plan Insular respecto a los suelos estratégicos y turísticos, así como a la estructura urba-

na supramunicipal. 

El Modelo de Ordenación Territorial se constituye así en el elemento fundamental en el establecimien-

to de un modelo sostenible de explotación territorial. En efecto, si bien las técnicas de limitación del 

impacto de las intervenciones puede, para cada intervención concreta, aumentar considerablemente 

su grado de integración, es desde la adecuación a dicho modelo que se justifica el encaje territorial de 

las intervenciones territoriales que pueda definir. 

Los componentes del MOT son aquellos elementos de la ordenación territorial que se juzgan con ca-

pacidad estructurante a nivel insular: el sistema rural (que se define mediante la distribución básica de 

usos), el sistema urbano (a través de los núcleos urbanos principales o áreas urbanizadas que concen-

tran  las  actividades  de  naturaleza  urbana  de  la  población),  el  sistema  de  infraestructuras y  servicios 

(redes básicas de infraestructuras y equipamientos a escala insular que condicionan la estructuración 

del territorio). 

La comarca de Abona presenta una singular importancia en el desarrollo insular. Una importancia que 

se fundamenta en las dos principales actividades económicas de la isla: agricultura intensiva y turismo, 

en las que ostenta un papel protagonista, reforzado por el hecho de albergar infraestructuras como el 

aeropuerto o la central de generación eléctrica además de por el crecimiento demográfico generado 

por su despegue económico. Se trata de una de las comarcas de mayor complejidad funcional y con 

toda probabilidad, la que se encuentra sometida a un mayor nivel de tensiones urbanísticas. 


PLAN GENERAL DE ORDENACIÓN SUPLETORIO DE SAN MIGUEL DE ABONA   

 

VOLUMEN A. MEMORIA DE INFORMACIÓN. APROBACIÓN INICIAL

 

 

 



 

 

Página 8  



Ayuntamiento de 

San Miguel 

de Abona 

 

Noviembre, 2016 



Con la asistencia técnica de 

 

 



Sólo en un 17 % de la superficie encontramos pendientes inferiores al 10%; es en esta porción del te-

rritorio donde van a pugnar por situarse aquellos usos que necesitan de grandes superficies de suelo 

llano, como la agricultura, la expansión urbana residencial y turística, los grandes centros comerciales, 

las actividades industriales y de almacenamiento y los proyectos de infraestructuras. 

La escasez de suelos inicialmente aptos para el cultivo ha obligado a construir previamente los terre-

nos  cultivables.  Ello  ha  supuesto,  además  de  importantísimas  inversiones en  capital  y  trabajo  de  los 

agricultores, la creación de un paisaje con el que actualmente se identifica la isla, que tiene su origen y 

su único sentido en la agricultura. Nos encontramos por tanto ante un territorio objeto de una lenta y 

esforzada construcción durante los últimos siglos. Desde este punto de vista, la conservación del pai-

saje agrícola cobra una nueva dimensión, al vincular el paisaje a la propia historia de la isla y al conti-

nuado esfuerzo de sus habitantes. 

Los cambios económicos y sociales que se producen en las últimas décadas como consecuencia de la 

apertura  de  los  mercados  insulares  y  del  fuerte  desarrollo  experimentado  por  la  actividad  turística, 

han favorecido los procesos de abandono de la actividad agrícola. Una de las manifestaciones de este 

fenómeno es una sustantiva reducción de la superficie cultivada, especialmente en las áreas de me-

dianía.  El  abandono  de  cultivos  afecta  de  forma  significativa  a  zonas  de  fuerte pendiente; en  la ver-

tiente septentrional estas superficies son rápidamente ocupadas por matorrales de sustitución que en 

el futuro dejarán paso a la vegetación potencial; en cambio, en las laderas meridionales, el deterioro 

de los bancales y la pérdida de una mínima cobertura vegetal favorece el desencadenamiento de los 

procesos erosivos. Si bien no se cuenta con una cuantificación precisa del fenómeno sí que se está en 

condiciones de afirmar que presenta dimensiones alarmantes. 

El principal objetivo en este ámbito del PIOT, con un carácter relativamente general, podría enunciarse 

esquemáticamente  como  la  defensa  de  la  agricultura  (y  del  agricultor  como  agente  principal)  en  su 

doble cometido, de actividad económica y conservadora del medioambiente y del paisaje. 

En una isla tan limitada los efectos derivados de una ocupación indiscriminada del suelo, que muchas 

veces obedece a procesos de urbanización marginal y llega a afectar a espacios naturales protegidos, 

adquiere una magnitud que llega a cuestionar la continuidad del modelo de ocupación de la isla en el 

futuro. La urbanización marginal, que, en líneas generales, presenta un nivel de adecuación muy redu-

cido a la legislación urbanística vigente, ha constituido una forma tradicional de ocupación del territo-

rio y acceso a la vivienda y se configura como una de las formas de crecimiento espacial más impor-

tantes en los recientes desarrollos urbanos. 

La autoconstrucción, muy frecuente en el ámbito insular y que incide especialmente en el suelo rústi-

co, se configura localmente como uno de los más importantes factores de alteración del paisaje insu-

lar  (volúmenes  inadecuados,  construcciones  sin  acabar,  falta  de  tratamiento  de  las  fachadas,  etc.). 

Gran  parte  del  problema deriva  del escaso  control y  alarmante  permisividad  administrativa,  con  im-

portantes repercusiones en el medio natural y elevados costes económicos para el conjunto de la co-

munidad, ya que es necesario proceder a la dotación “a posteriori” de las infraestructuras y equipa-

mientos básicos sobre unas estructuras acabadas y con escasas posibilidades de admitirlos. 

Frente a las disfunciones creadas por la dispersión es preciso incentivar un proceso de concentración 

que permita, no solo salvaguardar el territorio no ocupado, sino proporcionar un esquema de ocupa-

ción del territorio que haga eficaz la creación de infraestructuras, dotaciones y servicios. El desarrollo 

urbanístico se basa en los núcleos existentes, regulando sus procesos de expansión para evitar la dis-

persión exagerada, negativa en la funcionalidad de las actividades urbanas y despilfarradora de los va-

liosos recursos naturales y productivos del territorio insular para dirigir las dinámicas de crecimiento 



PLAN GENERAL DE ORDENACIÓN SUPLETORIO DE SAN MIGUEL DE ABONA   

 

VOLUMEN A. MEMORIA DE INFORMACIÓN. APROBACIÓN INICIAL

 

 

 



 

 

Página 9  



Ayuntamiento de 

San Miguel 

de Abona 

 

Noviembre, 2016 



Con la asistencia técnica de 

 

 



hacia los cascos urbanos principales existentes, evitando la ocupación desordenada de suelos produc-

tivos agrícolas. 

Para ello se definen y delimitan las áreas de protección ambiental (con una base morfológica para la 

protección, caso de las montañas, conos volcánicos, barrancos y laderas de fuerte pendiente, aquellas 

que presentan una cobertura boscosa importante o que presentan condiciones adecuadas para sopor-

tarla y las áreas litorales, terrestres y marinas que no han sufrido procesos de transformación irrever-

sibles), las áreas de protección territorial (que tienen como objeto salvaguardar los valores del territo-

rio rústico no usado, del territorio vacío como valor en sí mismo en un ámbito en el que el territorio es 

un bien escaso, y como entorno paisajístico) y las áreas de protección económica (áreas de vocación 

agrícola intensiva, que integra las áreas de costa  más apropiadas para la agricultura de exportación; 

áreas de agricultura tradicional, que abarca el conjunto de áreas de la medianía que han sido dedica-

das tradicionalmente a los cultivos de subsistencia y áreas que aúnan la vocación agrícola para cultivos 

de  exportación  con  una  idoneidad  natural  para  ser  soporte  de  implantaciones  turísticas  de  carácter 

alojativo o complementario). 

En San Miguel de Abona, las áreas de protección económica de nivel 1 se corresponden con los terre-

nos costeros, mientras que el nivel 2 se encuentra en las medianías; coincidiendo sensiblemente la di-

visión con el trazado de la carretera general del Sur. Las áreas de protección ambiental: bosques po-

tenciales  en  los  terrenos  altos  de  poco  valor  agrícola  lindantes  con  los  de  categoría  2,  seguidos  de 

bosques consolidados en el borde superior; áreas a ambos lados de las urbanizaciones costeras de San 

Miguel. Existen varios Espacios Naturales Protegidos (el Roque de Jama y Montaña Amarilla). Además, 

el PIOT protege otros suelos de malpaís y orografía accidentada, junto con el barranco de la Orchilla. 

Se incluyen en la categoría de áreas de interés estratégico los ámbitos que sirven de soporte a infraes-

tructuras, servicios o equipamientos de nivel de servicio insular o que están destinados a albergar ins-

talaciones de este tipo o sus ampliaciones. 

Al sistema de pequeñas concentraciones poblacionales vinculadas a la agricultura y la pesca, localiza-

das  en  la  montaña  (Vilaflor),  en  la  ladera  media  (Arona,  San  Miguel  y  Granadilla)  y  en  el  litoral  (Los 

Cristianos, Las Galletas y el Médano), se han ido superponiendo otros sistemas sobrevenidos de mayor 

complejidad y vivacidad, como respuesta a los diversos “inputs” que el territorio ha estado sometido 

en los últimos cincuenta años: crisis agrícola, desarrollo turístico, implantación de infraestructuras, ae-

ropuerto, áreas industriales, áreas deportivas, centros comerciales, etc. 

Atendiendo al tipo de núcleos urbanos que se da en el municipio, este puede dividirse en: un área lito-

ral (con predominio de los desarrollos turísticos de baja densidad y núcleos de población de servicio), 

un área a ambos lados de la autovía (accesible por vías de servicio y dedicada a industrias y actividades 

terciarias, junto con uso residencial), un área de medianía baja (de usos dispersos y muy diversifica-

dos, estructurados en torno a la carretera TF-65, y los núcleos de Aldea Blanca y Las Zocas), un área de 

medianía alta (en la que se encuentran los núcleos tradicionales de San Miguel - Tamaide y El Roque, 

en torno a la carretera TF-28) y un área superior, más rural (con el pequeño núcleo de El Frontón). 

Los procesos de edificación han de concentrarse en los núcleos existentes, regulando sus procesos de 

expansión para evitar la dispersión edificatoria, negativa en la funcionalidad de las actividades urbanas 

y despilfarradora de los recursos naturales y productivos del territorio. Se entiende por núcleo un ám-

bito urbano consolidado, es decir, que los suelos que los conforman que cumple las condiciones esta-

blecidas  por  la  legislación urbanística  para  ser  considerados  como  suelos  urbanos;  en  los  planos  del 

PIOT se recogen dichos ámbitos urbanos consolidados (que se identifican con los núcleos) y sus entor-

nos  de  expansión,  como  áreas  de  regulación  homogénea  urbanas;  es  en  el  interior  de  dichas  áreas 




Do'stlaringiz bilan baham:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20


Ma'lumotlar bazasi mualliflik huquqi bilan himoyalangan ©fayllar.org 2017
ma'muriyatiga murojaat qiling