San miguel de abona


Download 1.58 Mb.
bet9/20
Sana14.08.2018
Hajmi1.58 Mb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   20

 

 

L

L

A

A

 

 

P

P

R

R

O

O

P

P

U

U

E

E

S

S

T

T

A

A

 

 

D

D

E

E

 

 

O

O

R

R

D

D

E

E

N

N

A

A

C

C

I

I

Ó

Ó

N

N

 

 

Los proyectos y propuestas que afecten o puedan afectar a la propuesta de ordenación se concretan 

en: 

Acondicionamiento de la Playa de San Salvador. Proyecto básico. 



El Ayuntamiento de San Miguel de Abona, con el fin de mejorar el litoral de su municipio, decide pro-

mover el proyecto de acondicionamiento de su franja costera, así como la regeneración de la playa de 

san Salvador. Los objetivos de la actuación son mejorar los accesos al mar y estancia de los usuarios en 

la playa, eliminar los impactos ambientales actualmente existentes en la zona, conservando los princi-

pales elementos de interés ambiental y dotar al área de los servicios y mobiliario adecuados. Así mis-

mo se permite la accesibilidad rodad de transporte de servicios asistenciales y de servicios de mante-

nimiento a cualquier punto del paseo e incluso de la playa. 

En todo momento se debe permitir el perfecto desagüe del barranco, asegurando la capacidad de de-

sagüe del mismo para un periodo de retorno de la avenida de T=500 años, incrementando un 20% por 

acarreos. 

La zona litoral de actuación se enmarca entre el Puerto Deportivo de Amarilla Golf y la Punta de La Ca-

rrera, en una franja costera de 350m de longitud y un ancho entre el paseo marítimo y el mar. Dentro 

del ámbito se encuentra la desembocadura del barranco del Saltadero. 

El litoral marino frente a donde se desarrolla la actuación está catalogado como Zona Especial de Con-

servación (ZEC), bajo la denominación “Sebadales del Sur de Tenerife” ES7020116, y por tanto adscrito 

a la Red Natura 2000. No obstante queda fuera de la zona de influencia de las obras del proyecto. 

 


PLAN GENERAL DE ORDENACIÓN SUPLETORIO DE SAN MIGUEL DE ABONA   

 

VOLUMEN A. MEMORIA DE INFORMACIÓN. APROBACIÓN INICIAL

 

 

 



 

 

Página 55  



Ayuntamiento de 

San Miguel 

de Abona 

 

Noviembre, 2016 



Con la asistencia técnica de 

 

 



A

A

4

4

.

.

 

 

A

A

N

N

Á

Á

L

L

I

I

S

S

I

I

S

S

 

 

S

S

O

O

C

C

I

I

O

O

E

E

C

C

O

O

N

N

Ó

Ó

M

M

I

I

C

C

O

O

 

 

A

A

4

4

.

.

1

1

 

 

C

C

A

A

R

R

A

A

C

C

T

T

E

E

R

R

Í

Í

S

S

T

T

I

I

C

C

A

A

S

S

 

 

D

D

E

E

 

 

L

L

A

A

 

 

P

P

O

O

B

B

L

L

A

A

C

C

I

I

Ó

Ó

N

N

 

 

A

A

4

4

.

.

1

1

.

.

1

1

.

.

 

 

E

E

V

V

O

O

L

L

U

U

C

C

I

I

Ó

Ó

N

N

 

 

D

D

E

E

 

 

L

L

A

A

 

 

P

P

O

O

B

B

L

L

A

A

C

C

I

I

Ó

Ó

N

N

 

 

Según los datos del Padrón municipal, San Miguel de Abona contaba a 1 de enero de 2011 con 17.130 

habitantes.  Esta  cantidad  representa  el  1,88  %  de  la  población  total  de  la  isla  de  Tenerife  (908.555 

hab), siendo el décimo quinto municipio más poblado. 

San Miguel se incluye en la comarca de Abona que es la que más crece proporcionalmente en la actua-

lidad, pasando de 2000 a 2011 de 67.688 habitantes a 135.855, con lo que se duplicó su población. 

Los dos grandes centros de actividad de la isla de Tenerife se ubican en el área metropolitana, donde 

se ha consolidado la capitalidad, con la actividad portuaria y las grandes funciones centrales (adminis-

tración, comercio, servicios…), y en las comarcas de Abona y el Suroeste, donde se ha localizado ma-

yoritariamente la actividad turística, que ha marcado económicamente el desarrollo de las islas en las 

últimas décadas. 

El turismo ha generado un magnetismo poblacional por la creación de empleo y el incremento del ni-

vel  de vida.  Los cuadros  de  “indicadores  de  Ingresos  y  Pobreza  de  Hogares  e  Individuos”,  realizados 

por el ISTAC, colocan a la comarca de Abona como la de mayores ingresos por persona y menos pobla-

ción bajo el umbral de la pobreza de Tenerife. 

Las comarcas que crecen son porque el empleo que generan absorbe buena parte del crecimiento ve-

getativo propio más el procedente de las inmigraciones (de las comarcas que no crecen o se estancan, 

de la península y del extranjero). En general se ha producido una reagrupación de las comarcas rurales 

a  las  urbanas  y  de  las  comarcas  no  turísticas  a  las  turísticas.  Esta  doble  condición  de  la  comarca  de 

abona explicaría el fuerte crecimiento del área en los últimos años. 

Desde inicios del siglo XX la población del municipio de San Miguel ha mantenido un crecimiento con-

tinuado, siguiendo la tendencia general de Canarias y de Tenerife, si bien con algunas particularidades 

propias. Durante los 111 años transcurridos hasta los últimos datos disponibles (Padrón de 2011), la 

población municipal ha pasado de 1785 a 17.130 habitantes, lo que significa multiplicar por 10 el saldo 

inicial. Para el mismo periodo, Tenerife ha pasado de 130.969 a 908.555 habitantes, multiplicando por 

6,94 su población. 

Históricamente, la comarca de Abona ha sido deficitaria en recursos acuíferos, lo que limitó su desa-

rrollo económico e incremento poblacional hasta las últimas décadas del presente siglo. Este déficit ha 

estado  determinado  por  la  escasez  de  precipitaciones,  el  alto  índice  de  insolación  y  evaporación  y 

porque su suelo está constituido por rocas volcánicas con elevada porosidad que facilita la infiltración, 

disminuyendo la cuantía de las escorrentías. Había periodos de sequía y una gran parte de la población 

estuvo obligada a emigrar a las bandas del norte de la isla. 

La población del municipio de San Miguel de Abona ha experimentado un crecimiento escaso hasta los 

años ochenta, evolución que puede ser relacionada con el desplazamiento de la población hacia otros 

términos  municipales  tales  como  Granadilla  de  Abona  y  Arona,  en  los  que  su  mayor  diversificación 

económica hasta ahora ha permitido el empleo a los habitantes desplazados. 



PLAN GENERAL DE ORDENACIÓN SUPLETORIO DE SAN MIGUEL DE ABONA   

 

VOLUMEN A. MEMORIA DE INFORMACIÓN. APROBACIÓN INICIAL

 

 

 



 

 

Página 56  



Ayuntamiento de 

San Miguel 

de Abona 

 

Noviembre, 2016 



Con la asistencia técnica de 

 

 



Hasta la década de los noventa del siglo pasado las entidades más importantes de población se locali-

zaban por encima de la Autopista TF-1, en torno a los 600-700 metros de altitud, localizándose única-

mente a cotas inferiores El Guincho, con una población de derecho de 116 habitantes en 1.981. Junto 

al incremento de la población se detecta un cambio en la actividad económica durante este periodo 

de diez años, pues aumenta el número de habitantes dedicados al sector terciario. Sin embargo, aun-

que el sector primario sufre un descenso no se abandona del todo. En 1.991 de la población de dere-

cho de 16 y más años de edad ocupada, era de 1.704 de los que 194 se empleaban en el sector prima-

rio, 318 en el sector secundario y 1.192 en el sector terciario. 

La actividad dominante en el municipio era la agrícola, no apareciendo hasta hace décadas en el área 

la actividad turística así como la industrial, que  se han desarrollado en la franja costera y en la zona 

Sur de la Autopista TF-1. El desarrollo del sector terciario en la franja costera del municipio atrajo a la 

población local que se emplea en este sector. 

Para conocer la evolución o estancamiento de una población es necesario acudir a las fuentes: censos, 

registro civil, archivos parroquiales y padrones municipales. Estas fuentes presentan grandes lagunas e 

imprecisiones hasta casi nuestros días. No obstante, empezamos a contar con datos bastante aproxi-

mados para nuestro país desde la segunda mitad del siglo XVIII. Así, aparecerá en primer lugar el censo 

de Aranda de 1769 y posteriormente el de Floridablanca de 1787. Antes de detallar la evolución de-

mográfica  del  municipio  de  San  Miguel  de  Abona  referente  a  los  siglos  XIX  y  XX,  se  hace  necesario 

aportar los datos sueltos de población que se conocen respecto a la etapa moderna de nuestra histo-

ria. Estos datos hay que buscarlos en los que hacen referencia a Vilaflor, pues no podemos olvidar que 

San Miguel fue un mero pago de dicho lugar hasta finales del siglo XVIII (1798), año en el que se cons-

tituye como parroquia jurisdiccional independiente. Los datos más antiguos los encontramos en Viera 

y Clavijo, que comentando la visita que realizó el obispo de Canarias durante el año de 1514 a los tér-

minos  de  Adeje  y  Abona,  señala  que    “no  hay  población  recogida  y  los  vecinos  de  los  mencionados 

términos están hoy disgregados”.  

El cronista de Ntra. Señora de Candelaria, el padre de la orden de los predicadores Fray Alonso de Es-

pinosa, relataba que a finales del siglo XVI, que por esa parte tiene la isla algunos pueblos, aunque pe-

queños, pero ricos de panes y ganados. 

El obispo D. Cristóbal de la Cámara y Murga nos dice en que en 1629 tenía unos 100 vecinos. Un siglo 

después y concretamente en 1735 otro obispo nos habla de la existencia de un convento de unos nue-

ve o diez religiosos agustinos, componiéndose la zona de Abona de 473 vecinos, de estos San Miguel 

tenía 83, Arona 75, Escalona 44, en el valle de San Lorenzo 50, Chiñama 70, Jama 34, Fonche 16, Aldea 

Blanca 10, Cabo Blanco 7 y el resto se concentraba en el pueblo. 

Las primeras fuentes estadísticas de la segunda mitad del siglo XVIII, a pesar de que hay que tomarlas 

con ciertas reservas, nos señalan una población para la comarca de Vilaflor en 1769, según el censo de 

Aranda, de unos 2586 habitantes, cifra que se verá reducida pocos años después en el censo de Flori-

dablanca del año 1787, a unas 2209 personas. 

Por otra parte Escolar Serrano aporta nuevos datos poblaciones a comienzos del siglo XIX, año de 1802 

para Chasna (574 hab.), San Miguel (1001 hab.) y Arona (1071 hab.). 

Carmen Rosa Pérez Barrios ha estimado una población para el año de 1796, fecha en la que, se segre-

gan de la iglesia Matriz de San Pedro Apóstol de Vilaflor y se constituyen como parroquias indepen-

dientes San Antonio Abad y San Miguel Arcángel, un número de habitantes de 958 para Arona, unos 

995 habitantes para San Miguel de Abona y unos 529 habitantes para la jurisdicción de Chasna o Vila-

flor. 


PLAN GENERAL DE ORDENACIÓN SUPLETORIO DE SAN MIGUEL DE ABONA   

 

VOLUMEN A. MEMORIA DE INFORMACIÓN. APROBACIÓN INICIAL

 

 

 



 

 

Página 57  



Ayuntamiento de 

San Miguel 

de Abona 

 

Noviembre, 2016 



Con la asistencia técnica de 

 

 



Por tanto el crecimiento de la población de San Miguel de Abona hasta finales del setecientos, al igual 

que ocurre con el resto de los municipios de la zona sur de Tenerife, puede afirmarse que se caracteri-

zo por un escaso dinamismo, como consecuencia del pobre desarrollo económico, con unas condicio-

nes de vida extrema, afectada por las plagas de langostas, años de sequía y repetición cíclica de en-

fermedades epidémicas. 

En los padrones de mediados del siglo XIX, padrones municipales de 1851, 1852 y siguientes aparecen 

recogidos en los principales barrios, pagos y caseríos del municipio. Tomando como referencia el pa-

drón municipal de 1852, San Miguel contaba con seis barrios (Majuelo, Pino, Asomada, Garañaña, Ca-

sas, y Lomo) y con idéntico número de pagos (Tamaide, Roque, Hoya, Aldea, Socas, y Frontón). Se ob-

serva que el número total de habitantes de los barrios (1010 hab.) que es bastante aproximado al de 

los pagos (867 hab). Como núcleos más poblados destacan Majuelo y Pino con 434 habitantes y como 

pago más importante sobresale el Roque con unas 324 personas. 

La composición familiar pare estos años de mediados de siglo era bastante moderado, destacando una 

medida de 4 a 5 individuos por familia. Las familias de uno, dos y tres miembros representan el 42 %; 

la de cuatro, cinco y seis miembros el 37 % y las de siete hasta doce individuos el 21 %. 

Estudiando el primer padrón municipal, nos ofrece datos de la población justo a la mitad del siglo XIX 

(1850), observamos que el ritmo de crecimiento de la población para estos primeros 50 años fue rela-

tivamente escaso, alcanzándose los 1775 habitantes en 1850-1851, respecto a los 1001 habitantes que 

nos señalaba para comienzos del siglo. 

El crecimiento demográfico de la población de San Miguel durante la segunda mitad del siglo XIX ofre-

ció un ritmo de crecimiento más lento. Si el padrón municipal de 1855-1856 nos ofrecía una población 

absoluta  de  1741  habitantes.  Para  el  año  1897,  señalaba  una  población  de  1928  habitantes.  En  los 

años entre 1860 y 1867 se produjo un descenso de población de 320 habitantes que tiene como causa 

principal la sequia, que durante un largo tiempo afecto al sur de la isla, produciendo una gran emigra-

ción a los pueblos de norte. 

En el periodo 1867-1887 se registró una ligera recuperación cifrada en el 0.97% anual. En el último pe-

riodo intercensal del ochocientos 1887-1897 se volvió a descender gravemente al 0.1%. Como causa 

directa  destaca  la crisis  que  sufrió  el  principal  cultivo  de exportación  centralizado  en  la  cochinilla. El 

descenso de los precios, desde que se pusieron en circulación de los nuevos colorantes sintéticos y la 

paralización del comercio europeo como consecuencia de la guerra franco-prusiana. La década de los 

setenta represento una época de crisis profunda, ya que la introducción de nuevos cultivos alternati-

vos en la agricultura ( el plátano, a partir de 1885-1890 y con posterioridad el tomate), que no tuvie-

ron  ninguna  repercusión  en  el  municipio,  lo  que  derivaría  en  una  sangrante  emigración  orientada 

hacia América. 

Durante las primeras décadas del siglo XX continuaron repitiéndose los mismos factores del siglo ante-

rior. A pesar de que las condiciones higiénicas sanitarias habían comenzado a experimentar una relati-

va  mejoría,  las  condiciones  económicas  de  la  zona  no  ayudaban  a  un  desarrollo  de  la  población.  Se 

mantuvo  la emigración  forzosa  de  parte  de  la  población  joven  hacia  América.  Igualmente  seguía  ac-

tuando de freno la amenaza de enfermedades de tipo contagioso. El cólera a finales del siglo anterior, 

año  1893  trajo  la  muerte  a  San  Lorenzo,  rebrotando  nuevamente  a  inicios  del  siglo  XX,  causando  la 

alarma y la desesperanza entre los vecinos de El Roque. 

La gripe o la peste de los años 20, la sequía del año 1936, o las nuevas plagas de langosta, las conse-

cuencias de las dos guerras mundiales y nuestra guerra civil provocaran un fuerte impulso de la emi-

gración a ultramar, a partir de los años 40. Se mantendrá un crecimiento progresivo, determinado por 



PLAN GENERAL DE ORDENACIÓN SUPLETORIO DE SAN MIGUEL DE ABONA   

 

VOLUMEN A. MEMORIA DE INFORMACIÓN. APROBACIÓN INICIAL

 

 

 



 

 

Página 58  



Ayuntamiento de 

San Miguel 

de Abona 

 

Noviembre, 2016 



Con la asistencia técnica de 

 

 



su propia estructura agraria. Cuantitativamente se  irá haciendo cada vez más significativo, a medida 

que las infraestructuras de la zona van mejorando. La llegada de la carretera general del sur a finales 

de los años treinta y la autovía en 1971, que acercaran a los habitantes a los centros médicos de la ca-

pital, reduciendo los porcentajes de mortalidad. Las canalizaciones de agua mitigarían las tradicionales 

sequías. 

El “boom” demográfico se que se inicia a finales de la década de los 50, se prolonga durante la década 

de los 60 y 70, con el desarrollo de la agricultura de exportación, centralizada en el cultivo de la papa. 

Así el crecimiento anual para la década 1950-1960 fue del 3.8 %, en la década de 1960-1970 fue del 

5.84 %. El periodo intercensal 1970-1981 se caracterizó por una notable pérdida de población, con un 

crecimiento negativo anual del 2.2 %. Las causas las encontramos en: las crisis económica de 1973, el 

descenso de la producción agrícola de la papa y el consiguiente abandono del campo, el escaso desa-

rrollo del turismo en el municipio, unido a la cercanía de municipios económicamente más activos y 

dinámicos, Arona, Adeje y Granadilla que se convirtieron en receptores de la población san miguelera. 

La  década  1981-91,  vuelve  a  ser  de  clara  recuperación  en  términos  absolutos  de  población,  con  un 

crecimiento del 2.67 %. Este crecimiento se debe a dos factores fundamentales, aumento en la natali-

dad del quinquenio anterior de 1970-1975 y el recibimiento de inmigrantes como consecuencia de la 

expansión de la zona costera, urbanizaciones de “Amarilla Golf” y “Golf del Sur” junto al desarrollo de 

los Abrigos, Costa del Silencio y las Galletas. 

El padrón municipal de 1996 nos ofrece un ritmo de crecimiento para el quinquenio 1991-1996 cifrado 

en el 9.22 %. 

Dos rasgos fundamentales de la evolución demográfica municipal (compartidos con el conjunto insu-

lar) son la drástica reducción de la tasa vegetativa y la importancia creciente del componente inmigra-

torio. 

El descenso del saldo vegetativo se inicia en toda España a partir de los años setenta (algo más tarde 



en Canarias) y se explica, obviamente, por la drástica reducción de la natalidad (muchísimo mayor que 

la de la mortalidad). 

A partir de la mitad de la década del 2000 la inmigración se convierte en el factor más importante en 

el crecimiento demográfico, compensando sobradamente el agravamiento de la caída de la tasa vege-

tativa.  Aun  siendo  tan  grande  el  porcentaje  de  participación  de  la  inmigración  en  el  crecimiento  del 

municipio, más todavía lo es referido al conjunto insular, donde supera el 90% (una media anual de 

15.000 personas en los últimos diez años). 



Do'stlaringiz bilan baham:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   20


Ma'lumotlar bazasi mualliflik huquqi bilan himoyalangan ©fayllar.org 2017
ma'muriyatiga murojaat qiling