San Sebastian, Donostia, Geografia e Historia


Download 3.52 Mb.

bet14/47
Sana15.05.2019
Hajmi3.52 Mb.
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   47

4.3.5.5 EL FUERO DE ESTELLA DE 1090:
El fuero de Sancho Ramírez concedido a Estella es el 
mismo que había otorgado este rey a Jaca. Los once 
primeros capítulos del fuero de Estella y que vienen 
articulados en catorce artículos, son recogidos literal-
mente en el fuero extenso de 1164. Son, con peque-
ñas adaptaciones, el propio fuero original de Jaca y 
que siguiendo la redacción estellesa los volveremos 
a encontrar en el fuero de San Sebastián.
En el fuero de Estella se repiten algunos de los privi-
legios de Jaca como la exención de ir al enemigo per-
sonalmente o por un sustituto y únicamente con pan 
de tres días, la posibilidad de comprar inmuebles que 
quedarán libres e ingenuos, la posesión segura de 
un bien tras el tiempo de año y día, la capacidad de 
utilizar los pastos en un ámbito de tierras en el que se 
pueda ir y volver en el mismo día. Igualmente se les 
permite resolver los problemas judiciales por el duelo 
entre los pobladores de Estella mientras con los de-
más se hará por medio de testigos y por juramento. 
Se  confirma  el  derecho  personal  de  los  estelleses, 
que deben ser juzgados por el fuero de Estella.
Se les reconoce algunos derechos judiciales y proce-
sales: por ejemplo: nadie será apressado si da fien-
zas; el que fornicare con una mujer sin violarla estará 
libre de pena, pero si la forzara, deberá desposarla 
o buscarle un marido digno. En caso contrario debe 
quedar al arbitrio de los parientes de la mujer violada. 
La violación se demostrará por la queja de la mujer 
en los tres primeros días del suceso. Se castiga la 
exhibición  de  armas  contra  los  vecinos  y  la  utiliza-
ción de pesos y medidas equivocadas. Se refuerza 

89
Geografía e Historia de Donostia / San Sebastián
la obligación que todos tienen de pagar las deudas 
a los francos y a los judíos de Estella. Se protege la 
inviolavilidad de la casa y el cobro de calonias.
La población de Estella será para los francos, mien-
tras que a los navarros se les señalan sus términos, 
sus hogares y sus mesas. Ningún navarro ni clérigo 
puede ser vecino de Estella sin el permiso del rey, 
del alcalde, del prepósito y de los jurados de Estella. 
Los pobladores de Estella podrán defenderse sin el 
pago de caloña contra los que entraran en la villa con 
armas.
Según el propio rey las entradas que esperaba recibir 
de los nuevos pobladores de Estella y que compar-
tiría con los monjes de San Juan de la Peña eran: 
"ex supradicta nova populatione, id est, de lezeta, de 
censu, de homicidiis, de iudiciis, de caloniis et de om-
nibus omnino rebus". Sin embargo, en el propio fuero 
sólo se habla del censo, y no de pecha alguna villana.
4.3.5.6 EL FUERO EXTENSO DE ESTELLA DE 
1164:
Entre 1090 y 1164, nos afirma Lacarra, se fue elabo-
rando en Jaca y en Estella un cuerpo de derecho del 
que resultó el fuero extenso de Estella de esta última 
fecha.
El fuero extenso de Estella se corresponde con otros 
fueros extensos de Jaca, con los fueros de Aragón de 
1247, con el Fuero General de Navarra, con el Fuero 
de Viguera y con el Fuero Extenso de Tudela. Más 
aún, del fuero extenso de Estella de 1164 deriva el 
fuero de San Sebastián.
El fuero de Estella es la versión más completa que te-
nemos del amplio contenido jurídico de la escuela de 
Jaca que se había extendido hasta el valle del Ebro. 
En Huesca, en Zaragoza y en Borja se copiaba y se 
extractaba  el  derecho  jacetano.  Hay  coincidencia 
hasta literal entre algunos artículos del fuero extenso 
de Estella y algunos de la Compilación de Huesca de 
1247.
4.3.5.7 EXTENSIÓN DEL FUERO DE ESTELLA:
En todas las poblaciones de la familia del fuero de 
Jaca  no  se  conocía  el  fuero  extenso  de  Jaca,  sino 
en puntos concretos como Pamplona y Villafranca de 
Navarra. Más conocido era el fuero extenso de Es-
tella ya que influyó en el Fuero general de Navarra.
El fuero de Estella se otorgó a Puente la Reina, en 
1147 a Olite, en 1149 a Monreal, en 1154 en Huarte 
y a Pamplona, en 1180 a San Sebastián, en 1264 a 
Tiebas y a Torralba, en 1286 a Urroz, en 1423 a los 
francos de Tafalla, en 1463 a Mendigorría, y durante 
el siglo XIV a Huarte Araquil.
4.3.5.8 EL FUERO DE SAN SEBASTIÁN.
Fuentes: Fuero de Estella y Roles de Olerón.
El fuero de San Sebastián es un conjunto jurídico 
formado por la suma de dos fuentes anteriores, de 
distinto origen y ámbito de aplicación: un fuero nava-
rro, como el fuero extenso de Estella de 1164 y unas 
constumbres marítimas cantábricas tomadas de los 
usos de Olerón.
Son varias las razones por las que el fuero de San 
Sebastián acogió el derecho marítimo de la Aquita-
nia. Si intentamos conjeturar el por qué se dieron los 
roles de Olerón a San Sebastián, nos encontraríamos 
con el hecho de que esta introducción no sería más 
que la consecuencia de un intenso influjo de Gascu-
ña en tierras de Guipúzcoa. Y estas relaciones entre 
Gascuña y Guipúzcoa tendrían diferentes etapas de 
intensidad, que merecería la pena al menos desbro-
zar por épocas históricas.
Cronología:
Las copias del fuero de San Sebastián que nos han 
llegado, carecen de fechas fundacionales, por lo que 
tenemos que suponer que todo el arco cronológico 
del reinado de Sancho el Sabio, es hábil para la do-
nación del fuero. Sin embargo, a pesar de las fechas 
de fundación dadas por la historiografía clásica, en 
1150 o en 1163, que fueron celebradas en la ciudad 
con sus correspondientes congresos, habría que in-
clinarse más favorablemente por la fecha de 1180 
como año más probable para señalar el de la funda-
ción de San Sebastián.
Historiografía.
El original del fuero de San Sebastián se perdió muy 
pronto. Banús y Aguirre conoce ocho copias, cinco 
manuscritas y tres impresas. De todas ellas, la más 
antigua es la que nos dejó el escribano Juan de So-
rola en 1474, que el propio Banús nos transcribe tras 
hacer un estudio de las copias y su conservación.
Del fuero de San Sebastián nos aporta Camino y 
Orella en su historia de la ciudad una versión caste-
llana, afirmando que él conoce otra versión de Pedro 
Cano y Mucientes del consejo real y otra de hacía 
dos siglos. Publican dicho fuero en latín el Diccionario 
Geográfico-Histórico de España de la Academía de 
la Historia, Llorente en sus Noticias Históricas, Go-
rosabel en su Diccionario, Yanguas en el Diccionario 
de antigüedades del Reino de Navarra, Marichalar y 
Manrique en Historia de la Legislación, José María 
Lacarra en sus Fueros derivados de Jaca y Estella, y 
el Fuero de San Sebastián que recoge las ponencias 
del congreso celebrado en 1980 con motivo del cen-
tenario del Fuero.

90
Geografía e Historia de Donostia / San Sebastián
Dependencia jurídica de los fueros de Estella y 
de Jaca:
El fuero de San Sebastián depende primordialmente 
del  fuero  extenso  de  Estella  de  1164.  Dice  Lacarra 
que aun aquellos artículos que reproducen el primiti-
vo fuero de Jaca, la copia donostiarra se hace a tra-
vés de la versión estellesa.
En el Preámbulo se reproduce la intitulación y el pro-
tocolo del fuero de Estella. El artículo 1 corresponde 
al I,1. de Estella. Los artículos 2,3,4 y 5 regulan la 
adaptación a la navegación marítima de la exención 
de la lezda que ya disfrutaban los vecinos de Jaca 
desde el año 1135. De la exención de lezda disfruta-
ban los vecinos con casa habitada. Por la detallada 
regulación de la importación de mercancías por mar, 
parece que el rey de Navarra trataba de incremen-
tar la población de San Sebastián y hacer de ella el 
puerto de Navarra. Para fomentar el comercio con 
Pamplona se rebaja la lezda de las mercancías que 
iban con destino a Pamplona en un tercio (I,3.2;I,4.2). 
Al ocupar Guipúzcoa en 1200 el rey castellano Alfon-
so VIII los intereses de los reyes navarros se orienta-
ron hacia el puerto de Bayona. Los artículos 7,9 y 11 
guardan relación con los I,13, 10 y 3 respectivamente 
de Estella.
En la Parte II todos sus artículos son reproducción 
del fuero de Estella. Se prohíbe como en Estella el 
que sean pobladores de la villa los clérigos y los na-
varros. La contraposición entre navarros y gascones 
se mantiene como en Estella entre francos y nava-
rros. La correspondencia de los artículos donostia-
rras con los estelleses es la siguiente. Los artículos 
1,2,3,4,5,6,7,8,9,10,11 se corresponden con los artí-
culos de Estella 2,4,5,6,7,8,9,10,11,12,14.
En la parte III todos los artículos son copia lite-
ral del fuero de Estella. Los artículos donostia-
rras 1,2,3,4,5,6,7,8,9 se corresponden con los 
3,4,5,6,7,12,14,26 y 11.
En la parte IV se desarrollan en San Sebastián con 
mayor  originalidad  las  instituciones  de  la  fianza,  la 
prueba del hierro candente y el hostalage. En la re-
dacción del almirante se debió tener en cuenta algun 
versión pamplonesa del fuero de Jaca.
Las ciudades de Estella, Pamplona, San Sebastián 
y Fuenterrabía acudían a Jaca en consulta para in-
terpretar su fuero, considerando a la ciudad arago-
nesa como cabeza de la familia. Acudían a la ciudad 
de Jaca solicitando aclaración del texto y a veces en 
apelación de las sentencias dadas en las correspon-
dientes villas burguesas.
Desde mediados del siglo XII "solían venir a Jaca 
desde Castilla, Navarra y otras tierras para aprender 
las buenas costumbres y fueros y llevarlos a las su-
yas". Así lo afirmaba en 1187 el rey Alfonso II de Ara-
gón. Según Ramos Loscertales en su trabajo sobre 
el Fuero de Jaca, esta ciudad aparecía en el siglo XII 
"como centro de una comarca que poseía unidad jurí-
dica, centro en el cual la formación del derecho había 
alcanzado un alto grado de perfección hasta el punto 
de convertirlo en núcleo de atracción de un área bas-
tante extensa para la enseñanza del derecho"
Garibay en su Compendio historial, lib. XXI, cap. XIV 
nos dice que en la Crónica de los Estados Peninsu-
lares de comienzos del siglo XIV se leía: "... Et dizen 
más, que Navarra e Ypuzcoa se goviernan por el fue-
ro de Sobre Arbe; que si los reyes fuessen de Nava-
rra, los privilegios que fueron de Navarra tenrian; et 
oy en dia de Ypuzcua apellan a fuero de Sobre Arbe
et los de Navarra sí fazían, si non que lo vedó el rey 
don Sancho "l´Encerrado..."
La extensión del fuero de San Sebastián se realizó a 
las villas costeras de Fuenterrabía, Guetaria, Motrico, 
San Vicente de la Barquera, Oyarzun, Zarauz (1237), 
Zumaya (1347), Usurbil (1371) y Orio (1379).
Relaciones donostiarras con Gascuña.
San Sebastián fue fundada en 1180 para dar carta de 
naturaleza burguesa a esos gascones que ya habían 
ocupado el pie del monte Urgull.
Entrando  ahora  someramente  en  el  texto  del  fuero 
donostiarra acotemos los puntos referentes al tema 
de la relación de San Sebastián con la Gascuña y 
Bayona.:
Artículo 2, 2: "Solamente retengo esto: que si algu-
no de los pobladores comprare fardos o alguna mer-
cancía en Bayona, y pasare por San Sebastián para 
vender en otro lugar la predicha mercancía, dé lezda. 
Pero si vendiere en San Sebastián la predicha mer-
cancía, no dé lezda". Por este artículo vemos que se 
priman las relaciones entre San Sebastián y Bayona.
Artículo 11.1: "Doy a los pobladores de San Sebastián, 
desde Undarabia hasta Oria, de Arrenga hasta San 
Martín de Arano toda la región que yo poseo, dentro 
de aquel término y todo lo que allí está sea de rea-
lengo". En este artículo se da el alfoz a la nueva villa 
de modo que se acota toda la tierra de los gascones 
como jurisdicción de San Sebastián y se señala como 
fronteriza de San Sebastián la tierra de Gascuña.
El derecho marítimo cantábrico se implanta en 
San Sebastián.
La actividad comercial y marinera de las tierras orien-
tales de San Sebastián eran muy activas con la Gas-
cuña desde hacia siglos. Y aunque a esta villa se le 
otorga el fuero de Jaca, a través del fuero extenso de 
Estella, sin embargo, las vinculaciones jurídicas con 
la Gascuña obligaron a tener en cuenta el derecho 
marítimo atlántico.

91
Geografía e Historia de Donostia / San Sebastián
Bonifacio  de  Echegaray  afirma  "los  nautas  que  de 
San Sebastián partían o a San Sebastián arribaban, 
mantenían trato constante con los mercaderes y pilo-
tos de las costas occidentales de Francia".
Las Fuentes Jurídicas del Fuero de San Sebastián 
están basadas en los "Roles d´Oleron" o "Jugements 
d´Oleron", denominadas también de forma castella-
nizada Fuero de Layron, Leyes de Layron o Fuero 
de las leyes por do se judgan los pleytos que son del 
fecho de la mar". A veces también se les denominó 
"Costum d´Espanya".
Los Roles de Olerón forman una colección redactada 
en la isla francesa de Olerón a fines del siglo XI, en 
la que se recogían las sentencias de los tribunales 
marítimos, basadas en el derecho consuetu-
dinario de las costas atlánticas. La primera 
introducción de este derecho se realizó 
en el Reino de Pamplona a través del 
Fuero de San Sebastián de 1180.
Algunas de las instituciones de de-
recho marítimo que se recogen en el 
fuero de San Sebastián eran comu-
nes a las costumbres del Cantábrico 
como el hecho de que el naufragio 
de una nave no destruye el derecho 
de propiedad sobre los elementos y 
mercancías que transportaba. Doc-
trina esta, como señala Banús, que 
se oponía al uso general de conside-
rar "res nullius" a los despojos de los 
naufragios. Esta doctrina quedó san-
cionada en un documento de Ricardo 
Corazón de León, rey de Inglaterra y 
Guyena del año 1190. El estudio lo 
realizó Pardesuus en su "Collection 
de lois maritimes anterieures au XVII-
Ie siècle" París 1828, tomo I.
El "Fuero de las Leyes por do se jud-
gan los pleytos que son del fecho de 
la mar". Se trata de un cuerpo de de-
recho marítimo resultante de la traducción castellana 
de los Roles de Olerón que se aplicaba en el tribunal 
especial marítimo del almirantazgo de Sevilla, tras 
los privilegios de Fernando IV en 1310.
Las Partidas de Alfonso X el Sabio contienen leyes 
mercantiles y marítimas procedentes del Digesto a 
través de Sumas o Glosas bajomedievales y se aco-
gieron a la tradición marítima cantábrica.
La "Costum d´Espanya" se trata de una obra anóni-
ma que contiene usos jurídicos marítimos de la fa-
chada atlántica y que luego más tarde se introdujo en 
Cataluña y con esta costumbre los usos de los Roles 
de Olerón.
En la costa norte peninsular, específicamente en la 
Hermandad de las Marismas, existía una jurisdicción 
mercantil con una sumariedad en el proceso y una 
jurisdicción especial encomendada a dos hombres 
buenos de las villas. Esta jurisdicción especial era 
distinta de la ordinaria, y vendría a consolidar la juris-
dicción incipiente de las Partidas (5,9,14).
A los navegantes del Cantábrico que habían partici-
pado en la conquista de Sevilla, les concedió Fernan-
do III el 15 de junio de 1250, un privilegio con la ex-
clusiva competencia de tener un alcalde mar que les 
juzgara en los asuntos navales y con la posibilidad de 
apelar de su sentencia ante un consejo de seis hom-
bres buenos "sabidores del fuero de la mar". Esta ju-
risdicción especial marítima del sur de la corona no 
fue más que un eco de la ya existente en el norte.
Esta jurisdicción se concretará más tar-
de por Enrique IV en su privilegio a 
Guipúzcoa del 30 de septiembre de 
1461 en el que concedía a la her-
mandad, una jurisdicción criminal 
marítima.
 
Zonas jurídicas señaladas por 
el fuero de San Sebastián.
Hasta el fuero de San Sebastián 
de 1180 la costumbre fue la única 
fuente del derecho en Guipúzcoa 
y en la zona vasco-guipuzcoana. 
A partir de este fuero, todo el te-
rritorio sudpirenaico entre el Deva 
y el Bidasoa, quedó articulado en 
tres ámbitos jurisdiccionales: 1º la 
tierra llana controlada por los Pa-
rientes Mayores y que siguió bajo 
la norma consuetudinaria en dere-
cho privado, mientras que en el de-
recho público subsistía el derecho 
feudal y la organización gentilicia. 
2º La jurisdicción de las ferrerías, 
las cuales tienen sus antiguos fue-
ros de ferrerías, y que ahora reciben sanción espe-
cial real, en el momento en que los ferrones ven en 
peligro su singularidad jurídica, con la creación de las 
villas. 3º las villas burguesas que bajo dos fueros de 
francos, como son el de Jaca-Estella-San Sebastián 
que  se  expande  a  todos  las  villas  de  la  costa  y  el 
Fuero de Logroño-Vitoria-Mondragón que se difunde 
a todos los asentamientos urbanos del interior.
Derecho privado pirenaico en el fuero de San 
Sebastián:
Siguiendo a los estudiosos del derecho privado gui-
puzcoano, tales como García Cantero, Navajas La-
porte y Salinas Quijada, podemos decir que el Fuero 
de San Sebastián tiene pocas acotaciones referentes 
Representación pictórica de San-
cho “el sabio”, rey de Navarra.

92
Geografía e Historia de Donostia / San Sebastián
al fuero privado. De estas pocas, unas son de dere-
cho mercantil y otras de derecho civil.
Los artículos del derecho mercantil son los si-
guientes:
De locatione (III-7) responde al criterio protector del 
propietario arrendador, criterio típico de los fueros de 
Francos.
Hostelaje. (IV) Se trata de un contrato de gestión 
por el que el propietario de un establecimiento de 
hostelería suministra los servicios necesarios para la 
estancia del viajero o huésped.
Con relación al Derecho civil el fuero sigue la costum-
bre y no se preocupa de formularla debidamente. Sin 
embargo hay algunos apartados explícitos:
De Marito: La formulación del fuero donostiarra es 
una transcripción literal del fuero de Estella (II,11). 
Por lo tanto manda, siguiendo la troncalidad, devol-
ver al tronco los bienes muebles e inmuebles, con-
sagrando la exclusión del progenitor superviviente en 
la sucesión de los bienes que el hijo premuerto había 
heredado del otro progenitor
De homine mortuo: igualmente transcribe el fuero 
de Estella (II,12).
De locatione: Del mismo modo transcribe el fuero de 
Estella (II,14).
Sobre los temas de derecho privado en el fuero de 
San Sebastián, Gabriel García Cantero hace un estu-
dio del Fuero comenzando de los principios y concep-
tos que están hoy aceptados por la moderna dogmá-
tica y marcando el cuadro dogmático formulado tanto 
desde el Código Civil como desde el Derecho foral.
I. De las Personas, de su capacidad y estado civil:
Las conclusiones a las que se puede llegar en este 
tema son las siguientes:
* Se da una contraposición entre los vecinos o pobla-
dores y los extraños.
* El fuero reconoce a los hijos: "parvi filii qui non per-
venerint ad perfectam etatem". Pero no se afirma a 
qué años se llega a la mayoría de edad. El texto foral 
reconoce también los hijastros, pero no a los nacidos 
fuera del matrimonio.
* El Fuero conoce los diferentes "status familiae" 
como el del hombre y de la mujer casados, viudo y 
viuda y bínubo. La violación de la mujer soltera o ca-
sada es objeto de sanción penal. La reparación de 
la violación de una soltera viene saldada con el ma-
trimonio del violador con la violada. Hay limitaciones 
con respecto a la binubía de la mujer. Las mujeres tie-
nen capacidad para testificar únicamente en ausen-
cia de varones y del párroco y en caso de inminente 
peligro "si sunt ibi duae mulieres legales, valebit illa-
rum testimonium (III,9.8).
* Los parientes son reconocidos sin que se especifi-
que la clase de parentesco. Parece aludirse al paren-
tesco legítimo por consaguinidad, y una vez se alude 
al legítimo de afinidad en primer grado (III,9,12).
* El domicilio aparece descrito en II.5.1. y en él se 
muestra que el vecino goza de medios de autode-
fensa.
* La ausencia está prevista en los plazos dilatorios 
que se otorgan para hacer efectiva una prenda.
II. De los Bienes y sus clasificaciones.
* Hay distinción entre cosas muebles e inmuebles 
(heredades, casa, huerto, viña, molino, bodega, pa-
jar, hórreo, bosque, aguas, árboles). Se alude a los 
haberes muebles o patrimonio mobiliario como pan, 
vino, carne, metales, tejidos. Se relacionan los semo-
vientes como el caballo, mulo, yegua, asno así como 
los peces. Se citan las naves y las mercaderías.
* Se hace referencia al fruto de los árboles, lo mismo 
que a los bienes de realengo, bienes de patrimonio 
de la mujer, la hacienda o la herencia.
* Existen disposiciones sobre el dinero, la moneda, y, 
en concreto, sobre los sueldos y los denarios.
* Del precepto III.1 se puede destacar que el cerra-
miento de fincas rústicas es una facultad reconocida 
a los propietarios, facultad dimanante del dominio, 
que hace que las fincas rústicas sean respetadas por 
los otros.
* El Fuero II.1. reconoce la existencia de heredades 
libres e ingenuas, sin ningún mal interdicto ni censo.
* El rey les concede a los pobladores "toda mi tierra, 
los pastos y selvas y aguas en todos los lugares, tal 
como los poseen los hombres que viven en la región" 
(I.11).
* El rey les concede a los pobladores los hornos, ba-
ños y molinos (I.6)
III De la posesión, de la propiedad y de otros dere-
chos reales.
* En general el fuero alude al derecho de propiedad 
sobre inmuebles y su tutela a través de la institución 
de año y día. Se alude a los huertos y viñas abiertos 
o cerrados, tales como el molino o la casa habitada. 
Igualmente se reconocen los derechos de servidum-

93
Geografía e Historia de Donostia / San Sebastián
bre, los censos, y los derechos reales de garantía.
* Sobre la propiedad, la posesión y su protección 
jurídica: Estas normas constituyen la razón de ser 
del fuero. Para ser propietario es necesario el título 
adquisitivo, completado con el modo o tradición, es 
decir, con la entrega de la cosa. Los requisitos de pro-
tección son los siguientes: a) título adquisitivo "de ius-
ta causa"; b) tenencia "sine inquitatione"; c) Por año 
y día. Con estas condiciones se favorecen la libertad 
de tráfico inmobiliario.
* Las titularidades derivadas de concesiones regias 
son similares a los derechos reales de disfrute. Los 
reyes como señores eran dueños de todos los me-
dios de producción que concedieron a los pobladores 
de San Sebastián como hornos, baños y molinos. El 
rey se los concede a perpetuidad y a título gracioso.
* Derechos de servidumbre. El rey les concede a los 
habitantes de la nueva villa los prados, bosques y 
aguas de cualquier lugar.
* Derechos reales de garantía (II.6 y IV.6). El rey se 
cobra la multa del que viola la casa o toma empeños, 
fianzas  extrajudiciales  o  prendas  por  la  fuerza.  La 
prenda puede ser de animal vivo o muerto, así como 
caballo o mulo.
* La aclaración más patente del fuero (II.1) dice así: 
"Y si durante un año y día tuvieren la heredad sin mo-
lestia, si alguien posteriormente los quisiera molestar 
o quitar, dé al rey 60 sueldos, y además se confirme 
la heredad". La posesión de año y día es una institu-
ción civil sustantiva que atribuye una presunción de 
justa titularidad en caso de contradicción. Pero tras la 
declaración legislativa del principio, se promulgaron 
otras disposiciones de carácter procesal en orden a 
su respeto y prevalencia (III.8).

Do'stlaringiz bilan baham:
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   47


Ma'lumotlar bazasi mualliflik huquqi bilan himoyalangan ©fayllar.org 2017
ma'muriyatiga murojaat qiling