Tribunal supremo


participación activa, no meramente pasiva en los hechos, especialmente


Download 15.75 Mb.
Pdf просмотр
bet23/37
Sana15.12.2019
Hajmi15.75 Mb.
1   ...   19   20   21   22   23   24   25   26   ...   37
participación activa, no meramente pasiva en los hechos, especialmente 

en el interior del bar Koxka agrediendo a varios de los acusados, así como 

realizando  una  actividad  consistente  en  animar  y  jalear  a  los  demás 

participantes del grupo para iniciar y seguir con la agresión que se inició 

en el interior del establecimiento.  

 

 



Era por lo tanto consciente de la presencia de los dos Guardias Civiles y 

de  sus  parejas,  era  ciertamente  difícil  que  no  supiera  de  esta  condición  pues 



 RECURSO CASACION (P)/10194/2019 

264 


previamente  hubo  al menos  dos acusados,  Jokin  Unamuno  y  Oian  Arnanz, 

que  increparon  al  Teniente  dirigiéndose  a  él  en  la  condición  de  Guardia 

Civil”. 

 

 



Y en el proceso de valoración de la racionalidad de la prueba del Tribunal 

de apelación que sí admitió prueba en segunda instancia, a excepción de los 

tres que se citan, se recoge que: 

 

 



“3º) Respecto a la participación de Julen GOICOECHEA LARRAZA 

 

 

“Las  víctimas  reconocieron  a  los  acusados  mediante  una  diligencia 



judicial de reconocimiento en rueda, y en ella se ratificaron en el acto del plenario 

y menos en aquellos en que ya eran conocidos (como es el supuesto, en que 

M. manifestó en el citado acto conocerle de ser vecino y jugador del equipo de 

futbol de la localidad), por alguna de las víctimas. 

 

 

Esta  misma  manifestó  que  estaba  dentro  del  bar,  él  se  separó  de  su 



amigo, que estaba al lado de las máquinas recreativas que es donde empezaron 

a rodearles y que les golpeó a ella y al Teniente dentro del bar.   

 

 

Si a ello unimos la descripción efectuada en fase de investigación policía, 



el reconocimiento fotográfico y el judicial en rueda realizado por el Teniente, los 

reiterados  reconocimientos  y  declaraciones  de  M.  en  el  referido  sentido,  así 

como  las  realizadas  por  P.,  cabe  concluir  que  Julen  Goicoechea  golpeó 

inicialmente en el pasillo del Bar al Teniente, y dentro del establecimiento a este 

mismo  y  a  M.,  al  mismo  Oficial  y  al  Sargento,  a  la  salida,  según  la  detallada 

valoración efectuada por la Sentencia de instancia a la vista de lo actuado en el 

acto del plenario”. 

 

 



Debemos  recordar  que  el  análisis  del  juicio  sobre  la  admisión  o 

inadmisión de prueba testifical en estos casos debe ser ex post, y valorar 

la  posible  incidencia  de  estas  tres  testificales  en  el  conjunto  de  los  que 

declararon  y  ver  en  qué  medida  la  expresión  de  que  “en  algún  momento 

estuvieron en el bar” pudiera haber hecho cambiar el resultado valorativo de la 

prueba del Tribunal de instancia, o el proceso de valoración de la racionalidad 


 RECURSO CASACION (P)/10194/2019 

265 


de  la  prueba  del  de  apelación,  que  sí  admitió  prueba,  pero  que  no  consideró 

hacerlo con respecto a estos tres testigos. 

 

 

Por ello, valorando la convicción del tribunal y la prueba practicada, el 



rechazo  de  la  valoración  de  testificales  de  amigos  de  los  recurrentes  que 

pretendían  descartar  hasta  incluso  la  presencia  en  el  lugar  de  los  hechos  de 

algunos de ellos, o que no entraron en las agresiones debe descartar infracción 

alguna, dado que queda plena constancia de los reconocimientos de los hechos 

tal cual han quedado probados, ante la contundencia en los reconocimientos de 

las víctimas, las cuales no tenían ninguna razón para declarar lo que declararon 

y de reconocer sólo a quienes reconocieron, pese a que el volumen de personas 

fue  mayor  que  el  de  los  ahora  recurrentes.  No  existe  prueba  o  indicios  de 

animadversión  de  los  testigos  de  cargo,  por  lo  que  en  el  juicio  ex  post  el 

resultado  provoca  que  la  denominada  “trascendencia  de  la  inadmisión”  sea 

irrelevante,  no  adquiriendo  la  categoría  necesaria  para  poner  en  duda  que  el 

basamento  de  la  prueba  de  cargo  estuvo  injustificado,  además  de  haberse 

admitido prueba, incluso, por el Tribunal de apelación, pero sin llegar a cambiar 

por  ello  su  convicción,  pero  excluyendo  la,  ahora,  señalada,  ante  el  material 

existente y la nula necesariedad de su aportación. 

 

 



El motivo se desestima. 

 

VIGÉSIMO.- 3.-

 

Por lesión de la tutela judicial. 



 

 

Se  ha  hecho  mención  en  el  FD  nº  3º  y,  sobre  todo,  en  el  12º  a  la 



existencia de la debida valoración de la prueba por el Tribunal de instancia y del 

proceso de racionalidad de la valoración de la prueba por el de Apelación, así 

como la debida motivación de la sentencia. Se cuestiona que se proceda a la 

transcripción de declaraciones de las víctimas, pero debe destacarse que en el 

proceso  de  convicción  al  que  llega  el  Tribunal,  éste  debe  exponer  aquéllas 

pruebas que le han convencido en su categoría de pruebas de cargo, frente a 

las de descargo, y este proceso es elaborado con detalle por el Tribunal, pero 

resulta  evidente  que  se  pone  el  acento  en  aquellas  que  han  alcanzado  su 

convencimiento y en las que funda su condena. 

 


 RECURSO CASACION (P)/10194/2019 

266 


 

Debe admitirse, como se ha hecho constar con detalle en el FD nº 12, la 

corrección del proceso de “motivación suficiente” de la sentencia y del análisis 

del proceso de racionalidad de la valoración del Tribunal de Apelación. 

 

 

Y se ha hecho mención en el fundamento precedente a los elementos 



que se expresan con respecto a la autoría del recurrente, lo que conlleva a la 

suficiencia  de  la  prueba  de  cargo  tenida  en  cuenta  para  la  condena.  En  el 

análisis  del  recurso  del  primer  recurrente  se  ha  hecho  mención  a  los  datos 

relativos al proceso de valoración de prueba, y en el  FD nº 1 de la presente 

resolución se ha destacado el proceso global de valoración de la prueba tenida 

en  cuenta  por  el  Tribunal  de  instancia  y  la  de  la  racionalidad  del  Tribunal  de 

apelación al que nos remitimos. 

 

 



Ello  evidencia  la  suficiencia  del  grado  de  motivación  expresada  por 

ambos  Tribunales,  sin  que  la  disidencia  del  recurrente  en  su  aceptación  sea 

equiparable  a  la  vulneración  de  la  tutela  judicial  efectiva,  sino  a  una  mera 

disconformidad  con  el  resultado  que  la  prueba  le  ofreció  al  órgano  de 

enjuiciamiento y el análisis que el afecto hizo el Tribunal de apelación sobre los 

motivos de recursos interpuestos. 

 

 

El motivo se desestima. 



 

VIGÉSIMO PRIMERO.- 4.-

 

Por lesión de la presunción de inocencia. 



 

 

Se ha hecho referencia en el fundamento de derecho nº 1 a los hechos 



probados intangibles que deben ser respetados, donde consta con claridad la 

autoría del recurrente, y posteriormente el detallado proceso de valoración que 

se  lleva  a  cabo,  y  a  ello  nos  remitimos  en  cuanto  a  la  intervención  delictiva 

probada del recurrente que desemboca en el posterior proceso de subsunción 

jurídica en los tipos penales objeto de condena. 

 

 



Sin embargo, frente a la negativa del recurrente de que exista prueba de 

cargo y no fueran suficientes las pruebas practicadas hay que recordar que se 

han expuesto los hechos probados donde consta la autoría del recurrente en los 

hechos,  el  proceso  de  valoración  de  la  prueba  efectuado  por  el  Tribunal  de 



 RECURSO CASACION (P)/10194/2019 

267 


instancia  y  el  proceso  de  racionalidad  de  la  valoración  de  la  prueba  que  ha 

llevado a cabo el Tribunal de Apelación, y en concreto se ha expuesto respecto 

del recurrente en el FD nº 19 que: 

 

 



En los hechos probados se recoge que: 

 

 



“En el grupo que rodeó e increpó dentro del bar al Teniente, al Sargento 

y  a  sus  parejas,  también  se  encontraba  el  acusado  JULEN  GOICOECHEA 



LARRAZA,  mayor  de  edad  y  sin  antecedentes  penales,  participando  con 

su presencia en los actos descritos anteriormente.  

 

 



 Acoso con agresiones de JOKIN UNAMUNO GOICOETXEA, OHIAN 

ARANANZ  CIOIRDIA,  JON  ANDER  COB  AMILIBIA,  JULEN  GOICOECHEA 

LARRAZA y también el acusado ADUR RAMIREZ DE ALDA POZUETA. 

 

 

En un momento determinado, el grupo reducido de personas aumentó 



hasta  unos  25  individuos  aproximadamente  que  comenzaron  a  proferir 

expresiones  hacia  los  denunciantes,  tales  como  “…hijos  de  puta, 

“pikoletos”,  cabrones,  “txacurras”,  esto  os  pasa  por  venir  aquí,  OS 

VAMOS  A  MATAR  POR  SER  GUARDIAS  CIVILES…”,  y  expresiones 

similares,  a  la  vez  que  eran  agredidos  los  denunciantes  con  golpes, 



puñetazos y patadas, agresión en las que participaron los acusados antes 

mencionados,  JOKIN  UNAMUNO  GOICOETXEA,  OHIAN  ARANANZ 

CIOIRDIA, JON ANDER COB AMILIBIA, JULEN GOICOECHEA LARRAZA y 

también el acusado ADUR RAMIREZ DE ALDA POZUETA, también mayor 

de edad y sin antecedentes penales, quien golpeó al Teniente dándole un 

puñetazo,  puñetazo que también recibió de OHIAN ARANAZ CIORDIA”. 

 

 



Con respecto a la autoría y participación del recurrente se recoge por el 

Tribunal con respecto al mismo que: 

 

 

“4.- JULEN GOICOECHEA LARRAZA, 

 


 RECURSO CASACION (P)/10194/2019 

268 


 

Señala el Tribunal que: “Si bien niega la agresión y su participación en 

los  hechos  objeto  de  enjuiciamiento,  queda  plenamente  acreditado  que 

estuvo en el bar Koxka cuando aquellos sucedieron.  

 

 



Señala a preguntas de su defensa que estuvo entrenando el viernes por 

la tarde con el equipo de fútbol y después se fueron de copas. Que fueron al bar 

Lecea y de ahí al bar Koxka. Estaba con Jon Ander Cob y se quedó hasta el 

cierre, a eso de las seis de la mañana. Dice que no presenció nada anormal, ni 

agresiones, ni insultos, pero afirma que a eso de las 4,30 de la mañana vio que 

se producía un tumulto en la entrada del bar, de unas diez o doce personas. El 

declarante estaba alejado de la puerta. Puntualmente salió a orinar fuera del bar 

después de ocurrir el tumulto. No participó en ninguna pelea, ni discusión, ni 



agresión”. 

 

 



En definitiva, este acusado negó los hechos. 

 

 



Prueba respecto del mismo. 

 

 

Sin embargo, en valoración de prueba señala el Tribunal que: 



 

 

“También  respecto  a  este  procesado,  las  víctimas  se  pronuncian 



diciendo el Teniente que estaba en el bar y fue una de las personas que 

estaban  a  la  salida  del  bar  y  golpearon  a  su  novia  y  al  Sargento  de  la 

Guardia Civil.  

 

 

M. señala que JULEN estaba con su amigo Gorka en el bar en tono 

desafiante, añadiendo que lo conoce porque es jugador del Alsasua, que 

estaba  dentro  del  bar  y  que  les  agredió,  añadiendo  e  insistiendo  a 

preguntas de la defensa de este acusado que lo conoce porque juega en 

el Alsasua, que conoce también hermano.  

 

 



Añade que al principio no le identificó por su nombre, posteriormente cree 

que en la ampliación ante la Guardia Civil sí dijo ya su nombre. JULEN estaba 



en el bar junto con el cúmulo de personas de 20 ó 25 que participaron de 

 RECURSO CASACION (P)/10194/2019 

269 


alguna  forma  en  la  agresión,  alentando  la  pelea,  no  auxiliando  a  nadie, 

insultando verbalmente, jaleando a los demás, etc. 

 

 

Por su parte, P. señala en su declaración en el plenario que JULEN 



Goicoetxea fue una de las personas que golpeó al Teniente y al Sargento.  

 

 

Por lo que se refiere a las diligencias de reconocimiento a presencia 



judicial en la Audiencia Nacional, el acusado es identificado en primer lugar 

por M., como una de las personas que les rodearon en el bar dando golpes, 

y golpeándola a ella y al Teniente.  

 

 



Añade que fuera en la puerta también le dio en la espalda. 

 

 

Lo identifica P., respecto del cual afirma que estaba en la puerta del 

bar y golpeó al Teniente y al Sargento.  

 

 



El  Sargento  lo  identifica  como  una  de  las  personas  que  estaba  en  el 

lugar, pero no recuerda qué es lo que hizo.  

 

 

Sin  embargo,  el  Teniente,  lo  reconoce  diciendo  que  lo  vio  en  la 



puerta cuando salían y que le golpeó a él y a los que estaban en la puerta.  

 

 



Existe  pues  prueba  suficiente  contra  el  acusado  que  acredita  su 

participación activa, no meramente pasiva en los hechos, especialmente 

en el interior del bar Koxka agrediendo a varios de los acusados, así como 

realizando  una  actividad  consistente  en  animar  y  jalear  a  los  demás 

participantes del grupo para iniciar y seguir con la agresión que se inició 

en el interior del establecimiento.  

 

 



Era por lo tanto consciente de la presencia de los dos Guardias Civiles y 

de  sus  parejas,  era  ciertamente  difícil  que  no  supiera  de  esta  condición  pues 

previamente  hubo  al menos  dos acusados,  Jokin  Unamuno  y  Oian  Arnanz, 

que  increparon  al  Teniente  dirigiéndose  a  él  en  la  condición  de  Guardia 

Civil”. 

 


 RECURSO CASACION (P)/10194/2019 

270 


 

Y en el proceso de valoración de la racionalidad de la prueba del Tribunal 

de apelación que sí admitió prueba en segunda instancia, a excepción de los 

tres que se citan, se recoge que: 

 

 

“3º) Respecto a la participación de Julen GOICOECHEA LARRAZA 

 

 

“Las  víctimas  reconocieron  a  los  acusados  mediante  una  diligencia 



judicial de reconocimiento en rueda, y en ella se ratificaron en el acto del plenario 

y menos en aquellos en que ya eran conocidos (como es el supuesto, en que 

M.manifestó en el citado acto conocerle de ser vecino y jugador del equipo de 

futbol de la localidad), por alguna de las víctimas. 

 

 

Esta  misma  manifestó  que  estaba  dentro  del  bar,  él  se  separó  de  su 



amigo, que estaba al lado de las máquinas recreativas que es donde empezaron 

a rodearles y que les golpeó a ella y al Teniente dentro del bar.   

 

 

Si a ello unimos la descripción efectuada en fase de investigación policía, 



el reconocimiento fotográfico y el judicial en rueda realizado por el Teniente, los 

reiterados  reconocimientos  y  declaraciones  de  M.  en  el  referido  sentido,  así 

como  las  realizadas  por  P.,  cabe  concluir  que  Julen  Goicoechea  golpeó 

inicialmente en el pasillo del Bar al Teniente, y dentro del establecimiento a este 

mismo  y  a  M.,  al  mismo  Oficial  y  al  Sargento,  a  la  salida,  según  la  detallada 

valoración efectuada por la Sentencia de instancia a la vista de lo actuado en el 

acto del plenario”. 

 

 



Nos  remitimos  al  resto  de  declaraciones  efectuadas  por  los  testigos, 

tanto  víctimas  como  testigos  expuestos  por  el  Tribunal  que  han  sido 

relacionados por el Tribunal de instancia y fijados en el fundamento de derecho 

nº 1. 


 

 

Con ello, el proceso de valoración de la prueba no es irracional e ilógico 



como propugna el recurrente, las declaraciones de los testigos de cargo no son 

insuficientes, como refiere, sino concluyentes y que han llevado al Tribunal a su 

plena  convicción.  Ya  hemos  precisado  que  no  se  evidencia  ánimo  alguno  de 

venganza  ni  animadversión  para  declarar  de  una  forma  unánime  y  uniforme 



 RECURSO CASACION (P)/10194/2019 

271 


acerca de cómo ocurrieron los hechos y quiénes fueron los autores, pese a que 

los recurrentes pretendan aminorar la gravedad de lo sucedido, lo que afecta y 

extendemos a todos los recurrentes, y/o aunque se hagan mención a testigos 

que niegan la presencia de los recurrentes en los hechos, o que pretenden negar 

que los hechos ocurrieron como se reseña por el tribunal, expresiones que ya 

han sido objeto de análisis por el Tribunal debidamente negando credibilidad a 

estas declaraciones, lo que queda en el ámbito del privilegio de la inmediación 

del Tribunal, argumentos, éstos, que se extienden a todos los recurrentes en su 

exposición  de  dudas  sobre  presunción    de  inocencia,  y  veracidad  de  las 

declaraciones de las víctimas, en un contexto generalizado en donde todos los 

allí  presentes  les  manifestaron  hostilidad  y  rechazo  propugnando  que  se 

marcharan,  y  no  solo  eso,  sino  que  no  hicieron  acto  alguno  de  ayuda  a  las 

víctimas  ni  de  reprender  a  los  agresores,  o  evitar  que  siguieran  con  el 

acometimiento. Todo lo cual llegó, incluso, el desorden público causado luego 

en la calle intentando, además, liberar al primer recurrente. 

 

 



Resulta importante, pues, al objeto de analizar todas las quejas que se 

han expuesto por los recurrentes en orden a negativa a admitir pruebas, alegato 

sobre vulneración de la tutela judicial efectiva, o de la presunción de inocencia, 

extensible a todos los recurrentes, que el contexto en el que se desarrollan 

los  hechos  es  de  soledad  absoluta  de  las  víctimas  y  de  actos  de  agresión  y 

acoso  de  los  presentes,  en  los  que  resultan  identificados  solo  los  ahora 

recurrentes,  y  no  el  resto  de  los  allí  presentes,  en  un  acto  de  acometimiento 

grupal  y  de  ausencia  de  defensas  a  los  agredidos,  lo  que  conlleva  un 

componente relevante en el proceso de análisis del Tribunal de lo allí ocurrido 

ese día, y de la valoración de las declaraciones que se llevaron a cabo en el 

plenario.  

 

 

Por  otro  lado,  no  podemos  olvidar,  y  es  este  un  dato  relevante, 



extensible a todos los que recurren, que frente a una probada asistencia a 

los hechos de un número elevado de personas, las víctimas no llevan a cabo un 

reconocimiento  mayor,  ni  quieren  extender  una  inculpación  a  personas  sobre 

las que no estaban seguras que hubieran estado allí. Y esto tiene su importancia 

en orden a la credibilidad de las víctimas y su válido reconocimiento, porque no 

llevaron  a  efecto  reconocimientos  previos  fotográficos  de  quienes  no 


 RECURSO CASACION (P)/10194/2019 

272 


estaban  seguros  que  estaban  allí  en  el  lugar  de  los  hechos,  sino  que 

concentran y limitan su reconocimiento, solo y exclusivamente, a quienes 

estaban 

seguros/as 

que 

cometieron 

los 

hechos, 

sin 

admitir 

reconocimientos  sin  convicción  o  con  duda,  o  pretender  llevar  a  ser 

reconocidos  a  más  personas,  aunque  fueran  conscientes  de  que  allí 

actuaron  muchos  más  de  los  que  finalmente  reconocieron,  lo  que  da 

muestras  y  evidencias,  así  como  apoya,  la  credibilidad  de  sus 

reconocimientos.  

 

 

Con respecto a las víctimas se cumplen los presupuestos respecto a las 



exigencias  de  su  valoración,  y  así  lo  recoge  el  Tribunal  y  ha  sido  objeto  de 

exposición  detallada  con  respecto  al  primer  recurrente.  Además,  respecto  al 

presente es perfectamente identificadlo y sin dudas, por lo que la diferencia de 

criterio del recurrente no es un motivo hábil de vulneración de la presunción de 

inocencia. 

 

 



El recurrente elabora una construcción de lo sucedido al margen de la 

efectuada por el Tribunal, pero ello es inviable en sede casacional, al pretender 

una construcción distinta de los hechos probados y del proceso valorativo. 

 

 



Con  respecto  a  las  ruedas  de  reconocimiento  ya  fue  explicado 

debidamente por el Tribunal: 

 

 

“4.-  Reconocimientos  fotográficos  previos  a  las  ruedas  de 

reconocimiento. 

 

 

La utilización de fotografías es un punto de partida válido para iniciar las 



investigaciones policiales, a veces imprescindible, sobre todo en aquellos casos 

en que se desconoce la identidad del autor del hecho punible (debiendo ponerse 

de relieve ya desde este momento que, en este procedimiento, no es el caso en 

todos los supuestos), pero que en ningún caso puede constituir prueba apta para 

destruir  la  presunción  de  inocencia  que  consagra  el  artículo  24.2  de  la 

Constitución Española, por lo que posteriormente, una vez que es localizada la 

persona  identificada  a  través  de  fotografías,  deberá  realizarse  la 

correspondiente diligencia de reconocimiento en rueda. 



 RECURSO CASACION (P)/10194/2019 

273 


 

 

La  exhibición  de  álbumes  fotográficos  en  las  Comisarías  de  Policía  y 



Cuarteles de la Guardia Civil, pues, permite iniciar la investigación centrando la 

atención en un sujeto concreto. No es propiamente una prueba, sino que este 

procedimiento no tiene más valor que el de abrir una línea de investigación que 

puede culminar o no con la detención de la persona sospechosa. 

 

 

Ahora bien, la posible contaminación de la diligencia de reconocimiento 



en rueda sobre la base hipotética de hallarse inducida la identificación física por 

la fotográfica, ha sido rechazada, con carácter general y de forma reiterada. 

 




Do'stlaringiz bilan baham:
1   ...   19   20   21   22   23   24   25   26   ...   37


Ma'lumotlar bazasi mualliflik huquqi bilan himoyalangan ©fayllar.org 2019
ma'muriyatiga murojaat qiling