Y su entorno Parque Natural Sierra Norte de Sevilla


Download 0.79 Mb.
bet2/9
Sana14.08.2018
Hajmi0.79 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9

Paisaje

Su típico paisaje serrano, con suaves on-

dulaciones  y  moderadas  altitudes,  está 

dominado  cromáticamente  por  las  tona-

lidades  oscuras  de  sus  suelos  y  la  vege-

tación  que  en  ellos  se  asienta.  También 

configuran  sus  formas  algunas  áreas  de 

composición  caliza,  siendo  el  Cerro  del 

Hierro con su particular fisonomía la más 

representantiva.

Los afloramientos graníticos, muy bien re-

presentados en los batolitos de El Pedroso 

y  El  Real  de  la  Jara,  también  aportan  su 

diversidad a la percepción visual de este 

entorno natural.

La  acción  erosiva  de  los  cursos  fluviales, 

que han abierto valles muy encajados, los 

fuertes  escarpes  tectónicos  y  los  relieves 

residuales  carbonatados,  representan  los 

aspectos más abruptos a este sector sep-

tentrional de este antiguo borde del Maci-

zo Hespérico. 

Geológicamente el Parque es un escena-

rio  complejo  y  en  él  se  diferencian  dos 

El Parque Natural


23

escalones,  separados  por  los  fuertes  es-

carpes  del  Pedroso.  En  el  escalón  norte, 

que  posee  una  altitud  media  superior  a 

los  600  metros,  se  localizan  las  sierras 

más  elevadas.  El  límite  sur  de  este  esca-

lón superior está definido por un macizo 

granítico que se sucede desde El Real de 

La Jara hasta el sur de Constantina. En el 

escalón inferior las alturas máximas las en-

contraremos entre los 300-400 metros. La 

cuenca tectónica del Viar corta el espacio 

protegido transversalmente originando un 

valle fuertemente encajado.

Sin duda alguna la dehesa es la formación 

paisajística que domina, no sólo este Par-

que, sino toda la Sierra Morena Occiden-

tal. Su particular fisonomía y el contraste 

de  su  vegetación  contribuyen  de  una 

manera  determinante  al  enriquecimiento 

de sus formas paisajísticas. Junto a ésta el 

bosque  mediterráneo  y  su  rico  sotobos-

que, los bosques de galería, los castaña-

res, los bosquetes de robles y los cultivos 

de olivar, añaden la heterogeneidad sufi-

ciente  para  conformar  un  rico  y  variado 

paisaje.

El Parque Natural



Clima

En  Sierra  Norte  está  determinado  por 

varios factores, unos comunes a la Cuen-

ca  Baja  del  Guadalquivir,  por  su  relativa 

proximidad, y otros de carácter local que 

permiten  distinguir  una  zona  central  de 

temperaturas más suaves y mayores preci-

pitaciones y otra franja perimetral de tem-

peraturas  más  elevadas  y  precipitaciones 

menores. En suma, el clima de este espacio 

protegido presenta valores moderadamen-

te suaves, dada su cercanía al océano At-

lántico, que influye en su régimen térmico 

y de precipitaciones. La temperatura me-

dia anual oscila entre los 14° y los 18°, con 

temperaturas medias máximas en la época 

estival entre los 25° y los 30° y medias mí-

nimas en invierno entre los 5° y los 8°.



Las lluvias

El Parque Natural es el lugar de la provin-

cia  de  Sevilla  más  importante  desde  el 

punto  de  vista  de  las  precipitaciones  de 

lluvia recogidas, hecho que le concede un 

papel estratégico en cuanto a la produc-

ción del recurso agua.

La  precipitación  media  anual  es  de  730 

mm, aunque existen diferencias entre va-

rias  zonas  de  este  territorio.  El  régimen 

de lluvias se caracteriza, además, por su 

irregularidad,  interanual,  lo  que  provoca 

la aparición de prolongados períodos de 

sequía, que condicionan a su vegetación 

natural.

El Parque Natural

24


2

Hidrología

Son  numerosos  los  cursos  de  agua  que 

recorren la sierra. La red hidrográfica prin-

cipal  está  dividida  en  tres  subcuencas: 

Viar, Rivera del Huesna y Retortillo. Estos 

tres ríos siguen un corto y sinuoso trazado 

desde  las  sierras  en  las  que  nacen  hasta 

que alcanzan la depresión del Guadalqui-

vir y sus cursos fluviales son determinantes 

en  la  aparición  de  interesantes  ecosiste-

mas riparios.

El régimen hídrico de estos ríos es propio 

de  la  región  mediterránea,  marcado  por 

fuertes oscilaciones de caudal interanua-

les,  consecuencia  de  la  irregularidad  de 

las  precipitaciones  y  un  régimen  anual 

con  un  mínimo  estival  muy  acentuado  y 

un máximo invernal.

El  Rivera  del  Huesna  es  el  único  río  tru-

chero de la provincia y de toda Sierra Mo-

rena.

Los  principales  embalses  de  la  zona  son 



los del Pintado, Huesna y Retortillo. Este 

último  se  encuentra  compartido  con  el 

Parque Natural Sierra de Hornachuelos.

Entre  los  acuíferos  más  importantes  son 

reseñables los de Almadén de la Plata, el 

de Guadalcanal-San Nicolás y el de Cons-

tantina-Cazalla. Sus aguas se utilizan para 

abastecimiento  urbano,  uso  ganadero, 

uso doméstico en el hábitat rural disperso 

y para riego de parcelas.

El Parque Natural


Flora

El  Parque  Natural  se  ca-

racteriza  por  la  vegetación 

mediterránea,  y  dentro  de 

esta son los quercus los más 

característicos  (encinas,  al-

cornoques, robles, coscojas 

y quejigos).

Los elementos que conside-

ramos    característicamente 

mediterráneos, aridez y cier-

to enfriamiento, aparecieron 

en  los  bosques  pliocenos 

hace  unos  4,5  millones  de 

años,  cuando  las  laurisilvas 

ceden  su  hábitat  a  estas 

especies  más  resistentes  al 

frío. Esta formación arbórea 

mixta  representa  al  bosque 

autóctono, siendo la encina 

la  especie  más  sobresalien-

te,  aunque  dependiendo 

de  diferentes  factores:  sue-

lo,  desnivel,  orientación  y 

humedad,  va  apareciendo 

acompañada  de  alcorno-

ques, acebuches, quejigos y 

rebollos.

Caracterizado  por  la  pre-

dominancia  de  las  comuni-

dades  que  no  pierden  las 

hojas en otoño (siemprever-

des  o  perennes)  –aunque 

en  el  Parque  tenemos  ca-

sos como el roble melojo o 

el  quejigo  que  la  pierden–, 

con la dominancia de espe-

cies  arbóreas  y  arbustivas 

de  hojas  endurecidas  que 

permiten reducir al máximo 

la  pérdida  de  agua  (hojas 

esclerófilas)  y  persistente 

adaptadas  a  un  clima  con 

veranos calurosos y secos.

Estas  especies  arbóreas  vie-

nen  acompañadas  la  mayo-

ría  de  las  veces  de  un  ma-

torral  mediterráneo,  al  que 

pertenecen  especies  como 

las jaras, durillos, madroños, 

brezos,  labiérnagos,  lentin-

cos, retamas o cantuesos, lle-

gando a veces a dar nombre 

a la formación vegetal, tal es 

el caso de retamares, jarales, 

madroñales o lentiscares.

En la parte central del Parque 

las  quercíneas  se  alternan 

con masas de pino piñonero, 

pino  negral  y  algunos  culti-

vos  forestales  de  eucaliptos 

introducidos.

Esta vegetación es sustituida 

en las riberas de los cursos 

de  agua,  por  formaciones 

arbóreas y arbustivas cadu-

cifolias, en el caso de aguas 

permanentes,  y  de  hojas 

perennes coriáceas en el de 

aguas temporales.

En  las  primeras  tendríamos 

los bosques de riberas o so-

tos,  que  al  requerir  una  alta 

humedad, se localizan en los 

márgenes  de  los  ríos  y  rive-

ras  con  aguas  permanentes, 

distribuyéndose  las  diferen-

tes  especies  en  función  de 

26


2

28

sus necesidades hídricas en bandas paralelas. 

En estos bosques encontramos fresnos, alisos, 

chopos, avellanos y olmos, acompañados de 

madreselvas,  hiedras  y  zarzaparrillas  entro 

otros matorrales, siendo las riberas del Rivera 

del Huesna y del Rivera del Ciudadeja ejem-

plos destacables en el Parque.

En  contraposición  tenemos  las  formaciones 

arbustivas que aparecen en ramblas y cauces 

de ríos con estiaje acusado, donde tenemos 

como especies destacables las adelfas, tara-

jes  y  tamujares,  pudiendo  apreciarse  en  el 

Arroyo de Castillejo en el sendero señaliza-

do Las Laderas en Cazalla de la Sierra o en 

el Arroyo de la Víbora, en el sendero de La 

Lobera en Almadén de la Plata.

Dentro del monte mediterráneo merece una 

mención especial la Dehesa, resultado de la 

intervención del hombre sobre la vegetación 

a fin de obtener zonas para la siembra y pas-

tos para el ganado, aprovechándose también 

el fruto y el ramón de los árboles.

Esta formación es la más representativa del Par-

que, ocupando alrededor del 35% de su super-

ficie. Localizándose sobre terrenos más o me-

nos llanos o de pendientes suaves, la arboleda 

dominante son encinas y alcornoques, aunque 

las podemos encontrar con robles y quejigos 

en la zona de San Nicolás del Puerto.

En  cuanto  a  las  especies  cultivadas,  aunque 

su representación no es importante en cuan-

to  a  superficie,  debemos  destacar  el  cultivo 

de olivar, muy arraigado en Alanís y en Gua-

dalcanal,  aunque  presente  en  todos  los  mu-

nicipios del Parque. En Cazalla de la Sierra y 

Constantina fundamentalmente, se aprovecha 

de forma principal el castaño en forma de va-

ras para usos como el vareo del olivar o para 

la realización de vigas, a diferencia del apro-

vechamiento del cercano Parque de Aracena 

y Picos de Aroche en Huelva, que aprovecha 

fundamentalmente el fruto de la castaña. Este 

uso en Sierra Norte hace que no encontremos 

árboles de grandes troncos.


2

El Parque Natural

La palabra dehesa parece que procede del 

castellano  defensa,  aludiendo  al  terreno 

que se acotaba para que no fuera utilizado 

por la ganadería trashumante. Parece que 

ya los romanos establecieron los primeros 

latifundios  en  territorios  marginales  para 

que  fueran  explotados  y  controlados  por 

un solo dueño y que los visigodos siguie-

ron, en parte, este sistema de reparto de 

tierras. Durante la Reconquista una amplia 

franja del territorio, frontera entre los rei-

nos cristianos y musulmán, era desaprove-

chada para cultivo y aprovechada por los 

pastores  norteños  que  se  asentaban  en 

ellos durante la estación fría. 

Con el avance cristiano estas tierras se re-

poblaron  y  labraron  y  la  frontera  se  des-

plazó más al sur. El uso y explotación del 

terreno  conquistado  se  le  concedió  a  las 

Órdenes Militares, los Señores Feudales y 

los Concejos de Realengo.

Como  consecuencia  de  esto  y  de  las 

sucesivas  desamortizaciones  aparecie-

ron  las  grandes  propiedades  persona-

les.  Este  hecho  propició  según  algunos 

estudios la conservación de las dehesas 



La dehesa

de encinar-pastizal prácticamente intac-

tas  hasta  nuestros  días,  evitando  así  la 

desaparición  del  bosque  mediterráneo 

adehesado; y según otros, justamente lo 

contrario.

Tras este período, las talas del bosque se 

han ido sucediendo a los largo de los años 

perdiendo terreno a favor de los cultivos. 



La dehesa como ecosistema

Es  un  ecosistema  de  creación  humana 

que  parte  del  bosque  de  quercíneas  pri-

mitivas.  Surge  como  consecuencia  de  la 

actividad humana empeñada en arrebatar 

tierras  al  bosque  y  destinarlas  a  pastizal 

que  alimente  a  la  cabaña  ganadera.  Su 

forma definitiva pasa por dos fases: la pri-

mera, en la que se aclara el bosque y la se-

gunda de control de la vegetación leñosa 

y estabilización del pastizal.

Generalmente la dehesa se desarrolla so-

bre suelos pobres, ya que las zonas más 

fértiles han perdido su arbolado debido a 

las roturaciones. Éste cumple diversas fun-

ciones: produce bellotas para montanera; 

aumenta  la  concentración  de  nutrientes 

en el pastizal que crece bajo sus copas, da 

cobijo a la fauna, tanto doméstica como 

silvestre,  evitando  la  necesidad  de  cons-

truir refugios para el ganado y su sombra 

ralentiza  la  evaporación,  sobre  todo  en 

épocas de alta insolación.

30


31

El Parque Natural



Las quercíneas de las dehesas 

Las  dehesas  del  Parque  tienen  densidad 

media y una composición vegetal pura o 

mixta  de  encinas  y/o  alcornoques  y  con 

menor frecuencia quejigos y acebuches, y 

esporádicamente, pino piñonero y rebollo. 

La encina domina y reina en la zona norte; 

en el centro se mezcla con el alcornoque 

y en el sector oriental es muy significativa 

la presencia del quejigo.



La encina, 

Quercus ilex

Puede  alcanzar  los  25  metros  de  altura, 

aunque en la dehesa raramente supera los 

15  ó  20.  El  tronco  es  cilíndrico,  de  color 

ceniciento.  Las  ramas  son  abiertas  entre 

erguidas  y  horizontales,  robustas  y  muy 

ramificadas; la copa suele ser amplia, den-

sa  y  redondeada.  Presenta  una  raíz  muy 

penetrante,  ramificante,  pudiendo  dar 

renuevos  y  alcanzando  los  10  metros  de 

profundidad y una gran extensión superfi-

cial, lo que indica su gran adaptación. Las 

hojas son simples, alternas, con 3 ó 4 años 

de vida. La forma es variable, así, las que 

se  sitúan  cerca  del  suelo  son  más  coriá-

ceas y presentan espinas, mientras que las 

superiores  suelen  ser  más  redondeadas. 

La foliación se da en primavera y caen en 

el período de reposo vegetativo. Las flores 


32

son  monoicas.  Los  amentos  masculinos 

aparecen agrupados y las femeninas en 

grupo de dos. Su desarrollo y fisonomía 

va a depender en gran medida de la pre-

sión de los herbívoros ramoneadores. Sin 

presencia de éstos, el crecimiento es más 

regular, el porte erguido, casi recto y cu-

bierto de ramas laterales desde la misma 

base, lo que permite rebasar los 20 cm 

de tronco a 1,50 m de altura en menos 

de 30 años. Cuando un rebrote consigue 

sobresalir, pasa a constituir un pie domi-

nante que llega a alcanzar un porte des-

tacado de forma casi cilíndrica.

Los árboles cuidados por el hombre pre-

sentan un desarrollo en función del tipo 

de  poda.  Igualmente  su  estructura  nos 

aporta indicadores sobre la historia de la 

utilización de la dehesa. 

La  función  productiva  del  encinar  se 

debe a su aprovechamiento como recur-

so alimenticio para la cabaña ganadera, 

ya sea en forma de forraje o bien por su 

fruto.  La  bellota  de  encina  se  caracte-

riza por su elevado valor nutritivo, que 

supera  a  la  del  quejigo  y  alcornoque. 

Tiene  un  bajo  contenido  en  proteínas 

y  es  muy  rica  en  hidratos  de  carbono 

que  fácilmente  pueden  ser  transforma-

dos en grasa, materia prima ideal para la 

alimentación  del  ganado  especialmen-

te el porcino. Durante el período de la 

montonera,  de  octubre  a  febrero,  este 

fruto contribuye de forma fundamental 

al engorde de los apreciados cerdos ibé-

ricos.

El Parque Natural



33

El arcornoque, 

Quercus suber

Puede alcanzar los 25 metros de altura y 

se asemeja mucho a la encina, de la que 

sin  embargo  se  distingue  fácilmente  por 

su corteza muy gruesa, esponjosa y ligera 

que  recibe  el  nombre  de  corcho.  Los  al-

cornoques viven entre 150 y 250 años.

Se adapta a suelos desprovisto de cal y de-

manda algo más humedad que la encina. 

Sus bellotas se produce en los meses de 

septiembre hasta enero, cuando las hela-

das son mucho más frecuentes y se utili-

zan para alimento del ganado.

En su juventud presenta un porte erecto, 

que  luego  tiende  a  inclinarse  y  retorcer-

se. Copa densa y extensa, redondeada e 

irregular. Su corteza, el corcho, es gruesa, 

rugosa,  agrietada  y  de  color  grisácea  se 

le extrae cada cierto tiempo, entonces su 

tronco queda con un aspecto rojizo. Esta 

corteza  le  confiere  una  gran  protección 

frente al fuego.

El corcho se utiliza para sellar las botellas 

de bebidas alcohólicas como vinos y lico-

res para lo cual se le realizan minuciosas 

pruebas de calidad. Se utiliza igualmente 

como material aislante acústico y térmico.

El Parque Natural



34

El quejigo, 

Quercus faginea

Originario  de  la  Península  Ibérica,  pue-

de vivir entre 500 y 600 años y alcanzar 

los  20  metros  de  altura.  En  el  Parque  lo 

encontraremos en lugares más húmedos 

que las encinas y los alcornoques

De  corteza  gris  parduzca  y  hojas  coriá-

ceas, alternas y ovaladas. El fruto, la bello-

ta, cambia desde el verde al castaño oscu-

ro cuando madura. Florece entre marzo y 

abril  y  las  bellotas  maduran  en  septiem-

bre, antes que las de la encina, por lo que 

son de gran interés en la montonera.

En sus brotes jóvenes es frecuente la apa-

rición de agallas, producidas por la pica-

dura  de  un  insecto  de  la  familia  de  los 

Cynípedos. Éstas son unas bolas, de color 

marrón, provistas de unos resaltes puntia-

gudos, y del tamaño aproximado de una 

nuez; su interior es esponjoso y acorcha-

do y ahí quedan depositados los huevos 

del insecto hasta su eclosión.

El Parque Natural


El rebollo, 

Quercus pyrenaica

Aunque puede alcanzar hasta los 25 me-

tros, rara vez se encuentran ejemplares de 

más de 10-15 metros. Su tronco es de co-

lor  grisáceo-pardusco  y  se  va  agrietando 

longitudinalmente con la edad.

La  raíz  es  larga  y  penetrante.  Abundan 

sus raíces secundarias horizontales que al 

rebrotar  forman  unas  mantas  periféricas 

tapizantes. La copa es amplia, irregular y 

lobulada, con muchas ramificaciones. Sus 

hojas,  de  entre  7  y  15  cm  presentan  de 

cuatro a ocho pares de lóbulos, que al tac-

to dan sensación de aterciopeladas, sobre 

todo  en  la  parte  inferior,  y  son  de  color 

verde mate por la parte superior y verde 

ceniza por la parte inferior y perduran en 

las ramas, ya secas, durante gran parte del 

invierno.

Tiene  flores  de  dos  clases:  masculinas  y 

femeninas;  unas  y  otras  nacen  sobre  el 

mismo  árbol.  Las  masculinas,  formando 

racimos colgantes muy endebles, y las fe-

meninas,  solitarias  o  agrupadas  en  corto 

número. Florecen en mayo. 

Su fruto, al igual que los demás quercus, 

es una bellota de sabor muy amargo que 

madura entre octubre y noviembre.

Prefiere los terrenos algo silíceos, por eso 

es raro encontrarlo en el Pirineo, aunque 

su nombre parezca indicar lo contrario.

3

El Parque Natural



36

Fauna

Por su situación geográfica, acoge y sirve 

de  corredor  ecológico  para  numerosas 

especies faunísticas entre los dos Parques 

Naturales limítrofes. Sus particulares condi-

ciones permiten la presencia de una nota-

ble variedad de aves y mamíferos, algunas 

de las cuales tienen en este espacio pro-

tegido  uno  de  los  escasos  reductos  aún 

existentes en Andalucía.

Esta riqueza biológica ha sido posible gra-

cias  al  aprovechamiento  tradicional  de  la 

tierra con la conservación de los mismos. 

Al mismo tiempo, la existencia de un mo-

saico heterogéneo en las formaciones ve-

getales  (bosques  de  ribera,  roquedos,  de-

hesas,  monte  denso,  etc.),  contribuyen  a 

esta diversificación.



En la dehesa

La limpieza del monte mediterráneo, para 

el  aprovechamiento  de  los  pastos  por  el 

ganado doméstico, ha favorecido también 

a  la  fauna  silvestre,  así  las  dehesas  son 

utilizadas por ciervos y jabalíes que salen 

del monte denso para comer las bellotas y 

hierbas, o por las águilas reales e imperiales 

ibéricas como zona de campeo o caza.

Los reptiles están representados por la cu-

lebra bastarda y el lagarto ocelado

Los mamíferos están representados por el 

ratón  común,  topillo,  lirón  careto,  gineta, 

conejos, gato montes, zorros, ciervos y el 

jabalí, entre otros.

Entre  las  aves  podemos  observar  la  palo-

ma  torcaz,  el  rabilargo,  tórtolas,  zorzales, 

abubillas, etc.



Entre el matorral del bosque

En el bosque mediterráneo, más o menos 

modificado por la acción humana, es difícil 

encontrar ejemplares de víbora hocicuda, 

siendo más fácil llegar a ver la culebra bas-

tarda o la de escalera.

El Parque Natural


Al abrigo de su denso matorral es fácil encontrar numerosos pájaros insectívoros como la 

curruca capirotada o el siempre curioso petirrojo.

También aquí encuentran un hábitat perfecto el erizo, la jineta, el gato montés, el tejón, la 

musaraña y el conejo, este último pieza fundamental en la cadena alimenticia, al ser alimen-

to de gran número de depredadores. El jabalí, encuentra en sus matorrales el cobijo perfec-

to. Junto a los ciervos representan a los grandes mamíferos herbívoros peninsulares.

Como rapaces características del bosque tenemos el cárabo, al mochuelo o el gavilán, 

aunque será más fácil ver a otras rapaces sobrevolar nuestras cabezas en busca de su 

alimento o pelearse para defender su territorio; así podremos llegar a ver al águila azor 

perdicera, águila culebrera o a los buitres leonado y negro entre otras rapaces.




Do'stlaringiz bilan baham:
1   2   3   4   5   6   7   8   9


Ma'lumotlar bazasi mualliflik huquqi bilan himoyalangan ©fayllar.org 2017
ma'muriyatiga murojaat qiling