Y su entorno Parque Natural Sierra Norte de Sevilla


Download 0.79 Mb.
bet3/9
Sana14.08.2018
Hajmi0.79 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9

Charcas, ríos y riberas

En las orillas de este hábitat acuático viven reptiles y aves que 

aprovechan este espacio para su supervivencia.

En las aguas de sus ríos las especies piscícolas 

están representadas por la trucha común, 

la colmilleja o la boga, que conviven con los 

anfibios que comparten sus cauces fluviales, y entre los 

que podemos observar el tritón, la rana y la salamandra. El 

percasol, el back-bass, el barbo o la carpa son las especies más 

comunes de los embalses.

Los reptiles están representados, entre otros, por los galápagos 

leproso y europeo o por la culebra de agua.

También las aves viven en estos entornos acuáticos o cerca de 

ellos. El mirlo acuático, como indicador de la calidad del agua, el 

martín pescador que captura pequeños peces o la cigüeña negra que 

sin ser netamente acuática prefiere lugares cercanos al agua para 

alimentarse.

La nutria es el representante más caracte-

rístico de los mamíferos acuáticos.

3

El Parque Natural



38

La cigüeña negra

Es ave muy esquiva y necesitada de gran 

tranquilidad  para  el  completo  desarrollo 

de  sus  funciones  vitales.  Muy  similar  en 

su forma externa a la cigüeña común, se 

diferencia notablemente de ella en cuan-

to a su etología y alimentación, ya que la 

cigüeña  negra  consume  preferentemente 

pequeños vertebrados, en proporción mu-

cho mayor que sus congéneres, mientras 

que  los  insectos  forman  una  parte  casi 

despreciable  de  su  dieta.  Gusta  de  fre-

cuentar encharcamientos de agua. 

Instala  sus  nidos  normalmente  sobre  ár-

boles  a  gran  altura,  prefiriendo  para  ello 

alcornoques  y  pinos  y  manteniéndose 

siempre  muy  alejada  de  otras  parejas  de 

su  misma  especie.  Algunos  ejemplares 

pueden ser vistos durante el invierno.

Es  algo  menor  que  la  cigüeña  blanca.  El 

adulto presenta un plumaje negro por su 

parte dorsal: cuello, cola, pecho, dorso y 

cola, con irisaciones “metálicas” verdes y 

moradas,  muy  patentes  en  la  cabeza,  el 

cuello, el dorso y las cobertoras alares. Las 

partes inferiores tienen plumas blancas en 

la zona axilar y ventral, muslos e infraco-

bertoras caudales, las cuales son extraor-

dinariamente largas. La carúncula, pico y 

patas,  ausentes  de  plumas,  presentan  un 

color rojo intenso. Los jóvenes tienen dor-

salmente  un  aspecto  marrón  achocolata-

do, y el color de las patas y el pico varía 

entre un blanco grisáceo a verde oliva.

El Parque Natural


3

El Cerro del Hierro

Como así lo demuestran los restos arqueo-

lógicos  encontrados,  la  actividad  minera 

en este enclave se remonta a la época ro-

mana.  Más  tarde  fueron  los  musulmanes 

y  cristianos  los  explotadores  de  los  yaci-

mientos, realizándose labores en las zonas 

en las que el mineral se presenta más puro 

y fácil de fundir, unas veces a cielo abierto 

y otras, las menos, en labor subterránea. 

En la centuria comprendida entre 1850 y 

1950  cuando  se  experimenta  un  mayor 

desarrollo,  dinamizada  por  el  empleo  de 

la dinamita, la máquina de vapor y la elec-

tricidad. Después de numerosos altibajos, 

a finales del siglo XIX, la mina pasa a ser 

propiedad de una compañía de origen es-

cocés (William Baird Mining and Co. Ltd., 

de Glasgow), conectándose por ferrocarril 

con el puerto de Sevilla, desde donde se 

trasportaba el mineral fuera del país. 

La Compañía de Minas de Hierros del Pe-

droso y Agregados, la primera Siderurgia 

de  la  provincia  de  Sevilla  tenía  la  conce-

sión de los derechos de la explotación de 

la mina pero no llegó a explotar el mineral 

del Cerro del Hierro, aunque sí efectuó al-

gunos  sondeos  de  exploración.  En  1893, 

las minas fueron tomadas en arrendamien-

to por la sociedad escocesa William Baird 

Mining and Co. Ltd., de Glasgow, que co-

menzó  seguidamente  sus  instalaciones, 

inaugurando la explotación en 1895 conti-

nuándola durante la primera mitad de este 

El Parque Natural


Xxxxxxxxxx

40

siglo, bajo la firma The Baird’s Mining Co. 



Ltd. A esta época pertenece la arquitectu-

ra inglesa del poblado del Cerro, junto con 

la iglesia y las casas de los ingenieros. 

En 1895 se construyó un ramal ferroviario 

de  15  km  de  longitud  que  se  unía  a  la  lí-

nea Sevilla-Mérida y destinado al traslado 

del  mineral  obtenido.  Entre  1895  y  1932, 

período de gran actividad minera, se obtie-

ne una importante producción al alcanzar 

las 200.000 toneladas anuales por término 

medio. 

La Guerra Civil impuso un obligado parén-



tesis en la extracción mineral. Al término 

del  conflicto  se  reanuda  la  actividad  por 

la misma compañía pero en 1946 se hace 

cargo de la explotación la Nueva Monta-

ña Quijano que continua la actividad has-

ta 1966, fecha en la que el yacimiento se 

transfiere a una nueva sociedad, Cerro del 

Hierro  S.A.,  que  la  explota  hasta  el  año 

1977.  En  esta  década  la  coyuntura  de  la 

siderurgia  mundial  y  nacional  y  el  enca-

recimiento  del  transporte  por  ferrocarril 


Xxxxxxxxxx

41

hacen entrar a la explotación en una crisis 



que culminó con el cierre de la mina en el 

año 1985. En su última etapa la mina estu-

vo bajo la titularidad de una cooperativa 

de los propios trabajadores que intentaron 

reflotar,  con  más  pena  que  gloria,  el  ne-

gocio minero, extrayendo barita de zonas 

muy concretas. El agotamiento de los filo-

nes  en  profundidad  hace  que  finalmente 

se abandone la explotación. En la actuali-

dad no se lleva a cabo ningún trabajo de 

aprovechamiento.

Como resultado de esta actividad minera 

sobre el magnífico ejemplo de paleokarst 

de este paraje se ha creado un espectacu-

lar paisaje de gran belleza e interés cientí-

fico y didáctico.

En 2001, el complejo kárstico y su entorno 

(en total, 363 ha) es adquirido por la Con-

sejería de Medio Ambiente de la Junta de 

Andalucía.

El terreno sobre el que se asienta este Mo-

numento Natural fue fondo marino rico en 



42

arrecifes  y  esponjas,  convertido  en  roca 

caliza  con  posterioridad  y  rellenado  con 

mineral  de  hierro.  Posteriormente  la  ero-

sión  y  disolución  convirtieron  en  óxidos 

e hidróxidos el mineral y karstificaron las 

rocas calizas.

Uno de los procesos erosivos más llama-

tivos  desde  el  punto  de  vista  paisajístico 

es la karstificación de las rocas carbonata-

das, como consecuencia de su disolución 

por el efecto de las aguas de lluvia.

Geológicamente  el  Cerro  del  Hierro  es 

un  conjunto  kárstico  tropical  de  calizas 

cámbricas. Sus paredes dejadas al descu-

bierto  por  la  explotación  minera  forman 

corredores y simas verticales entre las que 

destacan la Sima Paulino, de 60 metros de 

profundidad.

Merece  la  pena  la  excursión  (propuesta 

en el capítulo de senderos) y perderse en 

el intrincado laberinto de túneles, pasillos, 

terrazas, etc.

Antes  de  llegar  al  karst  podemos  visitar 

el  poblado  minero.  Algo  más  alejadas  se 

encuentran las antiguas casas de los ingle-

ses, sobre una loma y junto al sendero de 

inicio.


El Parque Natural

43

Recursos y aprovechamiento

La explotación de los recursos del Parque 

Natural  se  centra  en  la  agricultura,  la  ga-

nadería,  los  aprovechamientos  forestales, 

caza, pesca y la minería.

El olivar

La  extensión  de  tierras  de  propiedad  pú-

blica alcanza las 17.000 ha, lo que supone 

sólo el 7% del territorio protegido. La es-

tructura de propiedad de la tierra en esta 

comarca es mayoritariamente privada, he-

cho  que  imprime  rasgos  particulares  que 

configuran  el  carácter  de  los  aprovecha-

mientos y usos del suelo.

Entre  los  cultivos  herbáceos  destacan  los 

cereales, básicamente para forraje, y entre 

los  leñosos  sobresale  el  olivar,  destinado 

fundamentalmente al aceite ya que el nú-

mero de hectáreas destinadas a la aceituna 

de mesa es muy reducido.

El Parque posee una presencia destacada 

de espacios de agricultura ecológica. 

Es  importante  recalcar  la  gran  potenciali-

dad de este sector económico en ámbitos 

rurales debido a la demanda, cada vez más 

ingente, de estos productos y su gran pers-

pectiva de futuro.



El ganado

Pastos, bellotas y matorral son el sustento 

de  la  cabaña  ganadera  del  Parque  Natu-

ral,  criada  de  forma  extensiva.  El  aprove-

chamiento  ganadero  es  importante  en  la 

Sierra  Norte.  La  de  porcino  constituye  la 

cabaña ganadera más relevante de la zona 

y de una gran importancia desde el punto 

de vista económico.

Paralelo  al  crecimiento  operado  en  la  ca-

baña  porcina  en  los  últimos  años,  se  ha 

producido un descenso en los ganados de 

ovino, bovino y caprino. Lo mismo ha suce-

El Parque Natural



44

dido en las unidades ganaderas de bovino. 

La mayoría de la cabaña equina existente 

en  la  actualidad  se  encuentra  en  la  zona 

central de la comarca, agrupando los muni-

cipios de Constantina, Cazalla de la Sierra 

y El Pedroso.

Aprovechamientos forestales

Entre los aprovechamientos forestales pri-

marios  hay  que  reseñar  la  extracción  del 

corcho y su manipulación posterior, el uso 

de la madera, la leña y las piñas; mientras 

que  entre  los  secundarios  es  obligatorio 

citar  la  recogida  de  plantas  aromáticas  y 

medicinales,  los  espárragos,  los  palmitos, 

las setas silvestres, la miel y las bellotas de 

encina.


La miel es uno de los productos más tradi-

cionales y exquisitos de la Sierra Norte. La 

miel típica de la comarca es la denominada 

milflores o de monte, realizada con la liba-

ción que hacen las abejas de la extraordi-

naria variedad de flores que se abren en el 

campo cuando llega la primavera. 

La caza y la pesca

La  caza  es  una  actividad  tradicional  en 

esta comarca. Dentro del Parque, existen 

numerosos cotos de caza mayor y menor. 

A  grandes  rasgos  puede  afirmarse  que  la 

primera modalidad predomina en los terre-

nos  forestales  de  Almadén  de  la  Plata,  El 

Pedroso, El Real de la Jara y parte de Ca-

zalla de la Sierra, mientras que el segundo 

tipo  se  localiza  en  espacios  abiertos  con 

cultivos. La caza de la perdiz se concentra 

en torno a Guadalcanal y Constantina.

Por último, en la comarca existen tres co-

tos de pesca fluvial de baja 

montaña: Ribera del Huesna 

I y II, como vedado de pes-

ca para la recuperación de la 

trucha común, y Molino del 

Corcho, como coto de pes-

ca  intensivo  para  la  trucha 

arcoiris.

La minería

La  riqueza  mineral  de  sus 

suelos ha hecho de la mine-

ría una importante actividad 

en el pasado, pero su agota-

miento  ha  provocado  que 

hoy  sólo  algunas  canteras 

existentes dentro del Parque 

mantengan esta actividad.

El Parque Natural



Marca “Parque Natural”

Los  Parques  Naturales  andaluces  son  te-

rritorios  vivos  y  dinámicos  en  los  que  la 

Consejería de Medio Ambiente de la Junta 

de  Andalucía,  en  colaboración  con  otras 

instituciones y organismos, está fomentan-

do y apoyando un crecimiento económico 

sostenible con medidas que favorezcan la 

permanencia y la calidad de vida de las po-

blaciones que residen en ellos.

En  esa  línea,  la  Marca  Parque  Natural  de 

Andalucía, iniciativa pionera en el territorio 

español, es un distintivo de calidad creado 

por la Consejería de Medio Ambiente para 

que la población y las empresas implanta-

das en estos Espacios Naturales Protegidos 

se  beneficien  del  valor  añadido  de  estos 

territorios, ofreciendo al visitante unos pro-

ductos y servicios diferenciados y con una 

ventaja competitiva asociada a los valores 

medioambientales de los Parques, que po-

tencian la imagen de un producto natural, 

artesanal y auténtico. Con esta iniciativa se 

pretende, además de fomentar un desarro-

llo  sostenible,  incentivar  la  producción  y 

comercialización  de  los  productos  proce-

dentes de estas comarcas andaluzas.

Las  industrias  locales  buscan  los  benefi-

cios  de  una  valorización  de  su  territorio 

y  el  apoyo  a  su  actividad  al  responder  a 

los requisitos y compromisos de la Marca: 

carácter local, respeto al medio ambiente, 

calidad de las materias primas empleadas y 

del proceso de su transformación. 

La categoría de productos y servicios para 

los que se puede obtener la licencia de uso 

de la Marca son Productos Artesanales, Tu-

rismo  de  Naturaleza  y  Productos  Natura-

les. La adhesión de éstos a la Marca Parque 

Natural  de  Andalucía  supone,  para  quien 

obtenga la titularidad de la licencia, el cum-

plimiento de los requisitos de la Marca para 

Producto Artesanal, Turismo de Naturaleza 

o Producto Natural. A cambio, su uso su-

pone la oportunidad de utilizar una imagen 

positiva  ligada  a  los  valores  e  imagen  de 

los  Parques  Naturales,  y  que  se  identifica 

con un territorio, ofreciendo a los empre-

sarios/empresarias numerosas ventajas de 

comercialización, difusión y venta.

En el Parque Natural Sierra Norte son doce 

las empresas que gozan de este distintivo:

4


46

Productos agroalimentarios

Sierras Andaluzas

Pol. Ind. Cruz Alta, calle A, s/n.

41230 Castilblanco de los Arroyos

Tfno.: 955 734 448

sierrasandaluzas@hotmail.com

Persona de contacto: 

Felipe Fernández Macías

Viñas Colonias de Galeón, S.L.

Plazuela, 39

41370 Cazalla de la Sierra 

Tfno.: 607 530 495

info@coloniasdegaleon.com

www.coloniasdegaleon.com

Persona de contacto: Julián Navarro

Romero Álvarez

Carretera de Fuenteovejuna, s/n. 

41380 Alanís 

Tfno.: 954 885 912

romeroalvarez@terra.es

Persona de contacto:

Guillermo Romero Álvarez

Tialna, S.L.

Rafael Alberti, 7. Finca El Pocito.

41460 Las Navas de la Concepción

Tfno.: 955 885 350 

tialna@infonegocio.com

Persona de contacto: 

Benito Oliver Oliva

Cafetería Pastelería Forum

Rodríguez Zapata, 1.

41380 Alanís

Tfno.: 658 822 837 

Persona de contacto: 

Mª Jesús Delgado Contreras



Corsevilla, S.C.A.

Ctra. Guadalcanal, km 1 

41370 Cazalla de la Sierra 

Tfno.: 954 884 286

queseria@corsevilla.es

www.corsevilla.es

Persona de contacto: 

Juan Luis Mariscal Araujo



Manuel Salado Ríos

Carretera San Calixto Nave 1 y 2

41460 Navas de La Concepción

Tfno.: 955 885 424

Persona de contacto: Manuel Salado Ríos

Ibéricos de Cazalla

Virgen del Monte, 41

41370 Cazalla de la Sierra

Tfno.: 954 884 342

Persona de contacto:

Francisco Rivero Venegas



Alojamientos

Las Navezuelas

Ctra. A-432, km 43,5

41370 Cazalla de la Sierra

Tfno.: 954 884 764

navezuelas@arrakis.es

www.lasnavezuelas.com

Persona de contacto: Luca Cicorella.

Finca La Quinta

Prolongación calle Pozuelo.

41450 Constantina (Sevilla)

Tlfno.: 678 456 402.

info@elmolinodelaquinta.com

www.elmolinodelaquinta.com

Persona de contacto:

Mª Josefa Sánchez Moreno.



Casa Rural El Patio de los Naranjos

Carretera Las Navas, km 17

41479 La Puebla de los Infantes

Tfno: 955 956 130

Fax: 955 956 150

udo@cerrillares.com

www.cerrillares.com

Persona de contacto: 

Udo Eckloff 

Complejo Turístico Sierra Hueznar

Ctra. El Pedroso-Constantina, km 10. 

41360 El Pedroso

Tfnos.: 902 105 570 / 955 762 122

sierrahueznar@telefonica.net

www.sierrahueznar.net



La zona turística 

4


48

La perla de Sierra Morena

De los 11 municipios que componen esta 

comarca sevillana, sólo uno, El Ronquillo, 

queda fuera del maravilloso espacio pro-

tegido Parque Natural de la Sierra Norte. 

No obstante, en éste también se encuen-

tran enclaves atractivos para los aficiona-

dos a deportes como la caza, el senderis-

mo y la bicicleta de montaña, entre otras 

actividades al aire libre. 

Sierra Norte es una zona muy rica en ya-

cimientos  arqueológicos.  En  ella  existen 

cuevas  con  restos  de  civilizaciones  pre-

históricas  como  las  Cuevas  de  Santiago 

de  Cazalla  de  la  sierra,  que  forma  un 

complejo laberinto con seis entradas; o la 

Cueva de los Covachos, en Almadén de 

la  Plata.  Aquí  se  localiza  además  la  Ne-

crópolis-museo del Bronce de “La Travie-

sa”, declarada Conjunto Arqueológico. 

La riqueza patrimonial de los municipios 

de  la  sierra  es  impresionante,  como  lo 

prueban los innumerables edificios decla-

rados  monumentos  histórico-artísticos, 

bienes de interés cultural o conjuntos his-

tóricos por distintas instituciones. 

En su conjunto, el visitante amante de la 

naturaleza  disfrutará  especialmente  en 

lugares  como  la  Rivera  de  Benalíjar,  en 

el  municipio  de  Alanís  de  la  Sierra;  las 

Cuevas  de  los  Covachas,  en  Almadén 

de  la  Plata;  y  las  Cascadas  del  Huesna, 

en  San  Nicolás  del 

Puerto. Los que prefieran las rutas turísti-

cas de carácter cultural pueden optar por 

pueblos como el Real de la Jara, incluido 

en la Ruta de los Castillos que transcurre 

por la provincia de Sevilla; y Cazalla de la 

Sierra, que cuenta con un rico patrimonio 

arquitectónico compuesto de iglesias, er-

mitas, conventos y casas señoriales.

Patrimonio histórico cultural

En  este  espacio  natural  ha  tenido  un  im-

portante  protagonismo  histórico  desde 

tiempo  en  que  la  vida  se  desarrollaba 

en  recónditas  cuevas.  Iberos,  romanos  y 

árabes lo eligieron para consolidar impor-

tantes  asentamientos.  El  motivo  de  esta 

presencia  se  debía,  en  muchos  casos,  a 

la riqueza mineral de la comarca. Algunos 

de  sus  municipios  aún  conservan  en  sus 

topónimos  recuerdos  de  esta  tradicional 

dedicación  como  Almadén  de  la  Plata, 

Cerro del Hierro, etc.

Hay referencias inducidas de que los pri-

meros hombres llegaron en el Paleolítico 

Medio o Superior, pero restos tangibles se 

han  encontrado  a  partir  del  Neolítico.  Y 

parece  que  se  decantaron  por  Cazalla  y 

Almadén. Dólmenes, villas y sepulturas las 

hay por doquier, y no es mucho suponer 

que quedan la mayoría por descubrir.

Entre  los  pueblos  prerromanos  que  habi-

taron  la  comarca  se  encuentra  el  de  los 

celtas, que fundaron Alanís. Y de la misma 

época  es  Almadén,  Constantina,  Guadal-

canal, El Pedroso...

Desde  la  antigüedad,  la  parte  occidental 

de  Sierra  Morena  fue  una  zona  de 

actividad económica muy importan-

te también por constituir el nexo de 

comunicación entre el Valle del Gua-


4

dalquivir y la Baja Extremadura, próximo a 

la Ruta de la Plata. Precisamente, por este 

carácter estratégico, cercano a la frontera 

con Portugal, se convirtió durante la Baja 

Edad Media en un puesto defensivo frente 

a los posibles ataques del país vecino. Por 

otro lado, fue el lugar por el que se traza-

ron  las  principales  vías  de  comunicación 

entre  el  occidente  de  Andalucía  y  Casti-

lla,  vías  por  las  que  fluyeron  las  corrien-

tes  culturales  del  Norte  que  provocaron 

tanto el asentamiento y desarrollo de sus 

núcleos de población como la formación 

de  un  importante  legado  cultura  que  ha 

dejado  numerosos  testimonios  históricos 

y artísticos.

El  territorio  contribuyó  a  la  conquista  de 

América, organizó guerrillas contra las tro-

pas napoleónicas y la habitaron cartujos y 

bandoleros. La corte de Felipe V se instaló 

aquí buscando el alivio a la melancolía del 

rey.  Durante  decenios,  viajeros  románti-

cos ingleses, buscadores de oro y plata y 

biólogos  que  buscaban  nuevas  especies 

rastrearon estas sierras. 

El  tráfico  comercial  por  estos  caminos 

sufrió  los  efectos  de  los  bandoleros,  los 

“golfines” toledanos y extremeños. Las re-

ferencias a la presencia de estos bandidos 

son  muy  antiguas.  Ya  existían  cuando  se 

promulgan en 1254 las ordenanzas de col-

meneros, y en 1280 el rey Alfonso X, res-

pecto a la aldea de Realejo (El Real), alude 

a su situación en el camino de la Plata.



Do'stlaringiz bilan baham:
1   2   3   4   5   6   7   8   9


Ma'lumotlar bazasi mualliflik huquqi bilan himoyalangan ©fayllar.org 2017
ma'muriyatiga murojaat qiling