Y su entorno Parque Natural Sierra Norte de Sevilla


Download 0.79 Mb.
bet8/9
Sana14.08.2018
Hajmi0.79 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9

Fiestas

Aquellos que quieran vivir las fiestas de los puebleños o pucharros deben acudir a princi-

pios de febrero para Las Candelas. En cada calle se realiza una hoguera y se baila el “San-

dinga”, baile del rito festivo realizado en corro y movimiento del pie fundamentalmente.

También pueden visitar Puebla en Semana Santa, para las procesiones del jueves y viernes 

santos; a primeros de junio, para la Romería de la Patrona, la Virgen de las Huertas; y a 

mediados de agosto, para la Feria del pueblo. 

Gastronomía

Siendo como es tierra de caza mayor y menor, no se extrañará el viajero al descubrir los 

manjares más típicos de la gastronomía de La Puebla de los Infantes. Entre sus platos más 

tradicionales se encuentran la perdiz con pimiento de pique, el venado en adobo y las 

tagarninas con hablas.

Entre los dulces, los más típicos son los pestiños, los piñonates y las tortas de aceite.

La Puebla de los Infantes


110

111

El Real de la Jara



Entre tres provincias

Del extremo oriental al occidental. Al lado 

de  la  Sierra  de  Aracena,  y  bañada  por  el 

Cala, El real de la Jara se sitúa a caballo en-

tre Badajoz, Huelva y Sevilla.

El Real de la Jara ha dado lugar a mágicas 

leyendas. Se habla de que fue la aldea de 

Tartasia  fundada  por  Salomón.  Muchos  si-

glos después, al parecer, Dios vino en ayu-

da de los conquistadores cristianos, que no 

sabían cómo acometer el asalto hasta que 

apareció un ciervo y los guió al punto más 

favorable, intercesión que queda represen-

tada en el escudo municipal. 

La población cuenta con unos 2.000 habi-

tantes, hijos de una larga historia y afortu-

nados moradores de una rica comarca en 

fauna y flora, como es el caso del excelente 

bosque de encinas y alcornoques de la Sie-

rra del Pimpollar. 

Su casco urbano, formado por una urdim-

bre de calles con casas encaladas, cuenta 

con monumentos de interés como las rui-

nas de su castillo medieval, la iglesia de San 

Bartolomé y la Ermita de Nuestra Señora de 

los Remedios.

Un paseo que no debe dejar de hacerse es 

el de la subida a la loma donde está ubica-

do  el  castillo.  Desde  el  mirador  instalado 

en la cima se avista un paisaje precioso de 

la confluencia de las tres provincias. En el 

recorrido  por  sus  alrededores,  el  viajero 

disfrutará  de  sus  bellos  paisajes  en  otros 

miradores como el de La Padrona y Puerto 

Quejigo y el del Ejido y La Loba. 

El  Real  de  la  Jara  tiene  una  gran  riqueza 

agrícola,  forestal  y  ganadera,  con  abun-

dante ganado lanar y de cerda. La caza es 

muy  abundante  así  como  la  recogida  de 

espárragos  silvestres,  de  una  calidad  ex-

cepcional.



Historia

Estas tierras han sido ocupadas por el hom-

bre desde tiempos muy remotos, aunque el 

primer asentamiento estable no se produce 

hasta el período de colonización romana, en 

el que se inicia la construcción del castillo. 

Durante el dominio visigodo queda despo-

blado. Los árabes lo denominan Xara, alcan-

zando gran importancia durante el período 

almohade, en que llega a emanciparse del 

Califato de Córdoba. 

Es conquistado por los caballeros cristianos 

de la Orden de Santiago en 1247, durante 

el reinado de Fernando III el Santo. La loca-

lidad es cedida a dicha Orden para que se 

Provincia: Sevilla

Distancia a la capital (km): 80

Altitud nivel del mar (m): 535

Extensión (km

2

): 157



Núm. de habitantes: 1.752

Gentilicio: Realeños

Código Postal: 41250

Teléfono información

 Ayuntamiento: 95 473 33 15


112

encargue de su custodia. A finales del siglo 

XV obtiene de manos de los Reyes Católi-

cos el lema de leal, por su participación en 

la toma de Granada, el título de Villa y el 

Fuero Real, que le supone la preciada de-

nominación que figura en su nombre.

Este pequeño núcleo urbano se localiza en 

un área de topografía accidentada, estan-

do rodeado por cerros al norte y al sur. Ello 

propicia que su morfología sea básicamen-

te lineal, alargada de este a oeste, y desa-

rrollada en ambas márgenes de la travesía 

de la carretera que le une con las localida-

des de Santa Olalla del Cala (por el oeste) y 

de Almadén de la Plata (por el este). 

Pero el núcleo ha ido evolucionando con 

el tiempo hacia una morfología más irre-

gular o en estrella, por la existencia de cre-

cimientos  lineales  divergentes  a  lo  largo 

de otros caminos y carreteras (con direc-

ción  norte  y  sur).  Esos  crecimientos  han 

originado la existencia de algunos vacíos 

urbanos  o  sectores  sin  edificar  entre  los 

mismos.

Patrimonio histórico y cultural

Además  de  naturaleza,  el  pueblo  ofrece 

al  visitante  un  bello  patrimonio  histórico 

y artístico, compuesto por edificios como 

el Castillo de El Real de la Jara y levanta-

do a finales del siglo XIV; el Castillo de las 

Torres, de la misma época y enclavado en 

una vía pecuaria; la Ermita de Nuestra Se-

ñora de los Remedios, también en la calle 

Cervantes,  y  la  Iglesia  Parroquial  de  San 

Bartolomé,  en  la  plaza  con  nombre  del 

mismo santo, de estilo mudéjar y en cuyo 

interior  destaca  un  lienzo  de  Las  Ánimas 

atribuido a Zurbarán.

Son dignas de visitar las “dos fortalezas ára-

bes”, muy cerca del pueblo y el Museo de 

Ciencias Naturales, en la misma calle que 

la Ermita de los Remedios. Aquí se exhiben 

un gran número de ejemplares de la fauna 

típica de la zona y restos arqueológicos ha-

llados  en  el  término  municipal  de  El  Real 

de la Jara.

El Real de la Jara


Fiestas

El viajero que desee disfrutar de las fiestas típicas de El Real de la Jara, tendrá que visitar el 

pueblo en Semana Santa, para contemplar sus desfiles procesionales; el 13 de junio, para 

el día de San Antonio de Padua, cuando los vecinos del pueblo se trasladan a las riberas 

del Cala; el 24 de junio, para la Fiesta de Los Pirulitos con la quema de los juanes, y por 

San Bartolomé, en agosto, para la Feria de los realeños.

El segundo domingo de mayo es la romería de Santa Olalla de Cala. Curiosamente el río 

Cala es la frontera entre El Real y la villa de Santa Olalla. La santa, Olalla, Elalia, es patrona 

del pueblo de Santa Olalla, pero la romería se celebra en terreno de El Real.

Gastronomía

Los platos típicos de la cocina tradicional son los guisos de cardillos con habas, los es-

párragos con huevos, el caldillo (cebolla, perejil, especias, ajo, hígado, vino blanco) y el 

salmorejo de perdiz.

Y en la época de las matanzas el hígado de cerdo, las chuletas asadas y la asadura en salsa. 

Comida Real para cazadores de montería que aquí vienen. 



Artesanía

Destacan los productos derivados del cerco ibérico como el jamón, el chorizo, la morcilla 

o la caña de lomo. También es muy apreciado su queso elaborado de forma artesanal.

113


Xxxxxxxxxx

114


Xxxxxxxxxx

San Nicolás del Puerto



La cuna del Huesna

No  hay  muchos  pueblos  que  ofrezcan  lo 

que San Nicolás del Puerto para el disfrute 

de la naturaleza. En él se encuentra el naci-

miento del Huesna, uno de los grandes ríos 

del Parque Natural, en un paraje extraordi-

nario  e  incluso  espectacular,  con  bosque 

en galería de fresnos y álamos.

Otro  río,  el  Galindón,  se  remansa  en  el 

pueblo y junto al puente de piedra romano 

por el que discurre se construyó una com-

puerta que retiene el agua durante el vera-

no. Nació así “La Playa de San Nicolás”, un 

punto de encuentro muy familiar, agrada-

ble y conocido en estos lares serranos.

Y haciendo uso del coche, se llega al Cerro 

del  Hierro,  paisaje  sin  igual  en  el  Parque 

Natural,  resto  de  un  pasado  antiquísimo 

y  esplendoroso  en  el  laboreo  de  la  mina 

a  cielo  abierto.  Allí  queda  una  pequeña 

población  minera,  todavía  habitada.  Y  el 

macizo kárstico del cerro, de caprichosas 

formas  por  la  erosión  del  agua  de  lluvia, 

hábitat  para  especies  vegetales  únicas  en 

la  comarca,  junto  a  un  magnífico  bosque 

de rebollares, quejigos y alcornoques.

El casco urbano, de arquitectura sencilla y 

tradicional, forma un conjunto armonioso 

y tranquilo con el entorno.

Historia

Los  orígenes  de  San  Nicolás  del  Puerto 

se  remontan  a  los  lejanos  tiempos  de  los 

celtas,  que  establecieron  aquí  un  asenta-

miento denominado Iporci. Estos genuinos  

habitantes del sur cedieron ante la llegada 

de posteriores civilizaciones, y sobre todo 

con la colonización emprendida por Roma 

a ambas orillas del Mediterráneo.  

Los  romanos  dejaron  en  este  sitio  su  pe-

culiar impronta, que hoy día se testimonia 

gracias a los importantes vestigios que se 

conservan de su presencia, los más impor-

tantes son los del puente de piedra sobre 

el río Galindón (aunque su apariencia ac-

tual se debe a modificaciones medievales). 

Los  nuevos  inquilinos  del  Lacio  fundaron 

sobre la anterior Iporcila Villa de Fortuuma-



de o Fortunales, muy útil al enclavarse en 

terrenos elevados de alto valor estratégico 

en unos tiempos en que el control de las 

plazas  cobradas  se  debía  al  predominio 

militar. 

Algunos autores, por su parte, defienden la 

hipótesis  que  afirma  la  existencia  en  este 

lugar de la ciudad de Hiporcia, atravesada 

por la calzada romana que enlazaba Sevilla 

y Mérida. 

Provincia: Sevilla

Distancia a la capital (km): 94

Altitud nivel del mar (m): 590

Extensión (km

2

): 45


Núm. de habitantes: 702

Gentilicio: Maruchos

Código Postal: 41388

Teléfono información

 Ayuntamiento: 95 588 65 00

11


116

Tras  el  tibio  paréntesis  visigodo,  la  actual 

San Nicolás del Puerto pasó a manos de los 

moros conquistadores en el siglo VIII. Los 

árabes  fueron  artífices  del  progreso  local 

gracias a la explotación de sus minas de pla-

ta, tan espléndidas que convirtieron la zona 

en  un  lugar  de  fama.  En  tiempos  del  rey 

musulmán  Aznnar  Benajaque  se  procedió 

a la construcción de la gran fortaleza cuyos 

restos,  concretamente  una  de  sus  torres, 

permanecen como aval de esa época. 

Por lo que respecta a la crónica local, tras 

la  llegada  de  los  castellanos  se  incorporó 

a  las  propiedades  cristianas  y  con  ellas 

vivió  las  mismas  vicisitudes  y  situaciones 

que afectaron a la provincia y al país hasta 

nuestros días, pasando por la posesión que 

tuvo de la zona el Conde-Duque de Oliva-

res hasta el primer tercio del siglo XIX. 



Patrimonio histórico y cultural

Además de la riqueza natural de San Nico-

lás del Puerto, el visitante puede disfrutar 

con la visita de sus edificios más emblemá-

ticos.

La Iglesia de San Sebastián es una edifica-



ción  mudéjar  de  una  sola  nave  y  sencillo 

aspecto exterior que data de los siglos XV 

o  XVI.  De  su  contenido  cabe  resaltar  la 

pila de piedra del siglo, algunas imágenes 

y grupos escultóricos del siglo XVIII. Entre 

su  orfebrería  es  de  destacar  una  cruz  pa-

rroquial de plata repujada con decoración 

rocalla  de  1750  y  un  soberbio  copón  de 

plata dorada de 1570. Existe un crucificado 

moderno de fines del siglo pasado. 

La Ermita de San Diego, también de estilo 

mudéjar, del siglo XV y XVI, acoge una ima-



11

gen  de  San  Diego  de  Alcalá,  famoso  reli-

gioso nacido en esta localidad serrana, del 

escultor contemporáneo Castillo Lastrucci.

Otros vestigios importantes son un cáliz vi-

sigodo, monedas romanas y un crucero de 

piedra situado a la entrada de la población 

correspondiente  al  tercer  cuarto  de  siglo 

XVI, montado sobre una columna corintia.

Fiestas

El festejo más popular de San Nicolás del 

Puerto es la romería en honor de San Die-

go Apóstol, el segundo domingo de mayo. 

Durante  la  jornada,  el  patrón  se  traslada 

a  su  ermita.  La  feria  es  en  esta  localidad 

en  el  mes  de  julio,  allá  por  Santa  Ana,  y 

a mediados de noviembre se celebran las 

fiestas  patronales  en  honor,  de  nuevo,  a 

San Diego.



Gastronomía

San Nicolás del Puerto tiene además otra 

historia. La del buen comer. Caza y pesca. 

Y chacinas de cerdos engordados con be-

llotas de las encinas, en plena sierra. Un pla-

to típico son las alubias con perdiz. Otro el 

bacalao en salsa. Pero sobre todo los dul-

ces. Los dulces de San Nicolás del Puerto 

tienen  justa 

fama en toda 

la  comarca 

de  esta  Sie-

rra  Norte  de 

Sevilla. Chaci-

nas,  perdices 

y  truchas  se 

unen  en  su 

variada  gas-

tronomía.

San Nicolás del Puerto



118

Gastronomía

118


Gastronomía

La  riqueza  gastronómica  de 

la  comarca  de  la  Sierra  Norte 

de Sevilla es tan variada como sus 

paisajes y productos. Recetas de an-

taño  que  han  pasado  de  generación  en 

generación; platos donde se funden la cocina 

tradicional y la moderna. 

Hablar de comida en la Sierra Norte es hablar de vena-

dos, de jabalíes, de corderos, de conejos, de perdices; es 

hablar del cerdo con mayúsculas; es hablar de setas, espárragos 

silvestres, berros y tagarninas, y es hablar de postres con olores a ca-

nela y a almendra acompañados con una copita de anís o aguardiente. 

Los embutidos, conocidos por muchas gentes, son elaborados por procedimien-

tos tradicionales. Derivados del cerdo y del venado, junto a sus variedades de braseado 

y horneado o en recetas más elaboradas como la caldereta, presentan unos de los atrac-

tivos culinarios de la zona, sin olvidar de saborear las aves de la zona, como perdices, 

codornices, faisanes y palomas. 

Hay que acompañar este suculento menú con los vegetales típicos, como la Romanza, 

parecida a simple vista a la espinaca pero más verde y de sabor intenso, o la colleja, suave, 

tierna y de hojas diminutas.  

No olvidamos tampoco el aprovechamiento de los vegetales para la cocina, como el to-

millo, el orégano muy abundante, y el palmito y espárragos. Cabe destacar que todas las 

yemas que en primavera salen de la esparraguera, han sido recogidas 

tradicionalmente. 

Sin  duda,  entre  las  recetas  más  suculentas  se  encuentran  los 

buenos  guisos  de  caza,  o  la  elaboración  de  migas  que  se 

acompañan con sardinas asadas. 

La repostería, de gran influencia árabe, está elaborada 

en  su  mayoría  de  forma  tradicional  y  hogareña, 

como  los  pestiños  o  su  hermano  mayor,  el 

gañote, las tortas de aceite, bizcochos y 

tortas de hojaldre. Muchos de ellos 

elaborados con la excelente 

miel de la comarca. 

11


120

Recetas


Recetas

120


Caldereta de cordero

Trocear y rehogar los trozos de cordero con el hígado en una 

cazuela. Sofreír aparte, en una sartén, los ajos pelados, la ce-

bolla picada, el pan y el pimiento rojo troceado. 

Al cabo de cinco o diez minutos, cuando esté todo 

dorado (pero no tostado), agregar a la cazuela. 

Majar entretanto en un mortero, o echar en la 

batidora el hígado, dos de los ajos, una pizca 

de  tomillo  y  orégano,  el  vino,  el  pimentón 

y un poco de agua. Añadirlo todo, con los 

demás ingredientes del sofrito y el corde-

ro,  a  la  cazuela,  junto  al  agua  necesaria 

o, mejor aún, caldo de carne, para que el 

cordero quede casi cubierto. 

Estofar la caldereta a fuego lento aproxi-

madamente tres cuartos de hora hasta que 

se vaya consumiendo el liquido y se haga la 

salsa. Rectificar de sal a media cocción. 

Servir en una cazuela de barro. 

 

Venado en adobo



La carne del venado se aliña con una majada de ajos 

y demás especias, se baña con el vino y se añaden la 

cáscara  de  limón  y  unos  ramilletes  de  romero  y  to-

millo. Se deja marinar uno, dos o tres días (según el 

tamaño de la pieza) y luego se sofríe con manteca de 

cerdo y el caldo del adobo. 

Cuando  reduzca  al  máximo  se  ponen  los  trozos  en 

un recipiente de barro vidriado bien cubiertos con la 

grasa. 

Se presenta en frío, fileteado y con toques de manteca. 



Lo compaña un buen tinto.

INGREDIENTES

Carne de venado (lomo o 

solomillo),

manteca de cerdo,

sal, ajos, 

tomillo, romero, orégano, 

laurel, pimienta en grano

una pizca de azafrán y otra de 

cominos, 

vino tinto y cáscara de limón. 

INGREDIENTES

Cordero, 

hígado de cordero, 

2 cebollas grandes,

1 pimiento 

morrón, 

4 dientes de ajo, 

1 rebanada de 

pan, 


1 cucharada de 

pimentón picante 

o dulce, 

½ litro de caldo de 

carne, 

aceite de oliva, 



1 vaso de vino 

blanco seco, 

tomillo, 

orégano 


y sal.

121

Estofado de jabalí

Trocear la carne, pelar y trocear las manzanas, peras, zanahorias, 

la cebolla y echar en la cazuela junto con el laurel y las hierbas 

aromáticas. Añadimos al vino que debe cubrirlo todo. Dejarlo 

macerar en sitio fresco o en el frigorífico durante dos días. 

Una vez pasado este tiempo, lo colamos todo y dejamos el vino 

aparte.  Separar  también  el  resto  y  desechamos  los  trozos  de 

pera, manzana y las hierbas aromáticas.

En el fuego ponemos una cazuela de barro con aceite al que 

poco a poco añadimos la carne para rehogarla. Cuando consi-

deremos que se ha rehogado convenientemente le añadimos el 

vino, las zanahorias, la cebolla y el laurel de la maceración.

Cuando rompa a hervir bajamos el fuego, tapamos y prolonga-

mos, a fuego lento, el tiempo 45’ o 1 hora.

Cuando  la  carne  esté  tierna,  le  podemos  añadir,  si  queremos, 

las  tres  patatas  bien  troceadas  para  que  espesen  la  salsa.  Por 

último sal y la pimienta a nuestro gusto y la dejamos al fuego 

una media hora más.

Podemos optar por sacar la carne, sin cocer las patatas, y acom-

pañarla con patatas fritas.

INGREDIENTES

1 kilo de carne de 

jabalí 


3 patatas medianas 

1 pera blanquilla

1 manzana golden

1 zanahoria.

1/2 cebolla grande.

1 rollito de hierbas 

aromáticas. 

1/2 vaso de aceite 

de oliva

1/2 botella de vino 

tinto

1 hoja de laurel,



sal y pimienta. 

122

Recetas


Recetas

Parrillada de gallipiernas

Antes  de  cocinarlas  hay  que  raspar  con  un  cuchillo  las  escamas 

marrones del sombrero de la seta, que es la parte comestible. 

Se pincela ligeramente con aceite una plancha y cuando esté bien 

caliente se ponen las setas, procurando que tengan un calor unifor-

me, se añade la sal y cuando estén asadas se sirven.

Níscalos salteados

Se sofríen los ajos, troceados o laminados, en aceite de oliva a 

fuego lento y la guindilla y una vez fritos se añaden los níscalos 

lavados a los cuales les hemos cortado los librillos pues tienen 

tierra: se les da un par de vueltas y se añade el perejil, se sazona 

y deja consumir algo el caldo que desprenden durante unos 10 

o 15 minutos. 

Dependiendo de nuestro gusto podemos añadir un poco de je-

rez seco o de vino blanco.

INGREDIENTES

Níscalos,

aceite,

dos dientes de ajo,



perejil picado 

guindilla y

sal.

INGREDIENTES



Gallipiernas,

aceite de oliva

y sal.

Migas


Una vez cortado el pan duro en cuadraditos pequeños, se coloca 

en un recipiente y se riegan con una poca de agua. En una sartén 

honda se fríen los ajos con el aceite, se añade sal y, por último, 

se añade el pan cortado y humedecido. Se da vueltas en la sartén 

hasta que las migas estén sueltas y doradas pero blanditas.

Se come con una guarnición compuesta de: torreznos (panceta 

de cerdo frita), pimientos rojos secos y fritos que quedan churrus-

cosos, sardinas fritas, uvas, etc.

INGREDIENTES

Pan duro, 

ajos, 

aceite, 


agua 

y sal.


123

Tortilla de setas

Limpiaremos las setas y las troceamos. Hacer lo mismo con el 

manojo de ajos tiernos o los dientes de ajo. Poner casi todo el 

aceite en una sartén y calentar a fuego lento. Echar las setas y 

los ajos. Rehogar, dándoles vueltas con una cuchara de madera 

hasta que se vean cocidas las setas. 

Apartar en ese punto, bien escurridas. En una sartén de unos 22 

cm, echar el aceite que hemos reservado y cuando esté caliente, 

incorporar los huevos batidos con sal y mezclados con las setas 

y los ajos; cuajar la tortilla sin excesivo fuego, desprendiéndola 

de los bordes con una paleta de madera, dar la vuelta con ayuda 

de un plato y cuajar del otro lado. Si al darle la vuelta no queda 

ya aceite en la sartén, se le puede añadir del que habrán escu-

rrido las setas.

INGREDIENTES

250 g de setas 

(champiñón, 

níscalos, cardo),

1 manojo de ajos 

tiernos

(o bien 3 dientes de 



ajo),

5 huevos,

sal,

2 cucharadas de 



aceite de oliva.

124

Recetas


Recetas

Cocido


La noche anterior dejaremos en remojo los garbanzos 

en agua con sal.

Por la mañana ponemos un litro de agua templada en 

una olla y añadir los garbanzos, el tocino, la carne, la 

morcilla, el chorizo y el tocino añejo y lo dejaremos 

hervir durante una hora. 

Cuando los garbanzos están tiernos se le agregan, con-

venientemente troceados, las habichuelas, 

las patatas y la calabaza y los de-

jamos  cocer  durante  un 

cuarto de hora más.

INGREDIENTES

1/2 kg de garbanzos, 

1/4 kg de habichuelas verdes,

1/4 kg de calabaza,

200 g de tocino,

200 g de carne de cerdo

200 g de morcilla,

200 g de morcilla,

1/4 kg de pollo 

1/4 kg de tocino añejo,

1/4 kg de patatas

y sal.


12

Conejo al ajillo

Limpiar  convenientemente  el  co-

nejo,  cortándolo  en  trozos  y  sazo-

nándolo  con  sal  y  pimienta.  Poner 

a calentar el aceite en una sartén y 

rehogar  3  ó  4  dientes  de  ajo;  reti-

rarlos  antes  de  que  se  doren  exce-

sivamente.

Freír los trozos de conejo utilizando 

para  ello  fuego  vivo  y  dejándolos 

hasta que estén muy dorados. 

Una vez fritos todos los trozos, co-

cer  el  conejo  agregándole  previa-

mente el sofrito, el resto de los ajos 

picados,  la  leche  y  un  chorrito  de 

vino.

Todo  ello  se  cocerá  a  fuego  suave 



hasta que el conejo esté tierno.

Liebre con arroz

Limpiar y trocear la liebre en porciones, condimentándola 

con sal y pimienta.

Calentar aceite en una sartén grande y freír primero las pie-

zas de carne y luego el hígado, hasta que todos los trozos 

queden bien dorados.

Colocar la carne en una cacerola y dejar el hígado aparte. 

Sofreír  la  cebolla  picada  junto  con  2  dientes  de  ajo  bien 

picados,  agregar  una  hoja  de  laurel,  clavo,  canela,  nuez 

moscada, azafrán y la pastilla de caldo.

Cuando esté preparado, se diluye en 1 dl de agua y lo utili-

zaremos para regar con ello el conejo.

Dejamos asar a fuego lento durante aproximadamente 40 

minutos con el horno a 200�. Media hora antes de que se 

termine de asar, coceremos el arroz en un recipiente con 

agua y un poco de sal.

En  un  mortero  trituramos  los  higadillos,  2  dientes  de  ajo 

y perejil, mezclando todo ello con la salsa poco antes de 

servir.


Aconsejamos servir el conejo en la cacerola con el arroz 

dispuesto en el borde.

INGREDIENTES

1 liebre,

3 tazas de arroz de 

grano redondo,

3 cucharadas de aceite,

1 cebolla grande,

4 dientes de ajo,

1 hoja de laurel,

media cucharadita de 

canela,


una punta de nuez 

moscada,


algunas hebras de 

azafrán,


1 pastilla de caldo,

medio manojo de perejil,

sal y pimienta.

INGREDIENTES

1 conejo grande,

6 dientes de ajo,

1/4 litro de leche,

6 cucharadas de 

sofrito de tomate,

sal


y pimienta.

126

Recetas


Recetas

Tortas de chicharrones

Picar los chicharrones menudos. Cascar los huevos en un cuenco 

o tazón y batirlos como para tortilla. Poner la harina en montón 

sobre una mesa. 

Hacer un hueco en el centro del montón de harina y echar en él 

los huevos batidos y la manteca derretida, pero no caliente. Incor-

porar el azúcar y los chicharrones picados y mezclar todo, traba-

jándolo hasta conseguir una masa. Lavar el limón, secarlo y rallar 

la piel sobre la masa. 

A continuación, trabajar la masa con las manos, sobre la mesa li-

geramente harinada hasta que esté esponjosa. Conviene echar la 

harina poco a poco. 

Dividir la masa en porciones del tamaño de una patata mediana, 

y darle con las manos una forma plana y alargada. Engrasar lige-

ramente  una  placa  de  horno  y  colocar  las  tortas  en  ella.  Hacer 

en la superficie unas marcas pellizcando la masa por varios lados. 

Meter la bandeja en el horno y cocer a media potencia unos 30 

minutos. 

Flores de miel

Batir todos los huevos, añadir agua y el aguardiente removiendo 

bien la pasta. Agregar la harina tamizada poco a poco y con cui-

dado para que no se formen grumos. Dejar reposar durante 2 ó 

3 horas. 

Poner aceite al fuego y esperar que esté bien caliente. Introducir 

los moldes en el aceite y dejarlos que cojan temperatura. Seguida-

mente, meterlos en la masa con cuidado de que el borde de arriba 

quede  limpio  de  masa  e  introducirlo  rápidamente  en  el  aceite. 

Mover  el  molde  de  arriba  a  abajo  despacito.  Cuando  las  flores 

estén bien fritas, se desprenden solas. 

Dejarlas enfriar mientras que sueltan el aceite sobrante sobre un 

papel de cocina. Una vez frías, rociarlas con miel abundante.

INGREDIENTES

1/2 l de miel de 

la Sierra Norte

1/4 kg de harina,

12 huevos,

agua y


aguardiente de 

Cazalla de la 

Sierra.

INGREDIENTES



150 g de chicha-

rrones,


300 g de harina,

150 g de azúcar

30 g de manteca 

de cerdo


3 huevos

y 1 limón.



12

Restaurantes



128

Casa Adriano




Do'stlaringiz bilan baham:
1   2   3   4   5   6   7   8   9


Ma'lumotlar bazasi mualliflik huquqi bilan himoyalangan ©fayllar.org 2017
ma'muriyatiga murojaat qiling