Tribunal supremo


Download 15.75 Mb.
Pdf ko'rish
bet21/37
Sana15.12.2019
Hajmi15.75 Mb.
1   ...   17   18   19   20   21   22   23   24   ...   37

DECIMOTERCERO.-3.- Por lesión de la presunción de inocencia. 

 

 



Se ha hecho referencia en el fundamento de derecho nº 1 a los hechos 

probados intangibles que deben ser respetados, donde consta con claridad la 

autoría del recurrente, y posteriormente el detallado proceso de valoración que 

se  lleva  a  cabo,  y  a  ello  nos  remitimos  en  cuanto  a  la  intervención  delictiva 

probada del recurrente que desemboca en el posterior proceso de subsunción 

jurídica en los tipos penales objeto de condena. 

 

 

 Sin embargo, frente a la negativa del recurrente de que exista prueba de 



cargo y no fueran suficientes las pruebas practicadas hay que recordar que se 

han expuesto los hechos probados donde consta la autoría del recurrente en los 

hechos,  el  proceso  de  valoración  de  la  prueba  efectuado  por  el  Tribunal  de 

instancia  y  el  proceso  de  racionalidad  de  la  valoración  de  la  prueba  que  ha 

llevado a cabo el Tribunal de Apelación, y en concreto se ha expuesto respecto 

del recurrente lo antes reflejado en el anterior fundamento. 

 

 

 Con  respecto  a  que  haya  propuesto  testigos  de  descargo  y  que  esta 



prueba no se haya valorado no es acertado. Se ha hecho, pero se otorga más 

credibilidad a la prueba de la declaración de las víctimas, al no apreciarse ningún 

tipo de ánimo espurio, o de venganza, ya que esta no debe por qué existir. Los 

testigos víctimas se han limitado a contar, además de forma coincidente, y sin 



 RECURSO CASACION (P)/10194/2019 

228 


aristas de ningún tipo las agresiones y actitudes de acoso que se produjeron, 

tanto en el bar, como fuera de él, y han identificado debidamente a los autores 

y  responsables  de  los  hechos. Incluso,  de  las  actuaciones  se  ha evidenciado 

que fueron más personas las que allí actuaron, pero la identificación se hace de 

los que resultaron condenados solo, porque es quienes recuerdan las víctimas 

que estuvieron allí y quiénes identifican con seguridad, lo que elimina cualquier 

atisbo de venganza por cualquier otro motivo ajeno a los hechos, que, además, 

no  se  ha  puesto  sobre  la  mesa,  salvo  el  lógico  y  humano  que  pudiera 

desprenderse de los propios hechos que se han declarado probados. Pero que 

existan  otros  testigos  que  expongan  una  coartada  para  unos  investigados  no 

supone de forma clara y tasada una especie de “cortafuegos” que les permite a 

los investigados destruir cualquier declaración incriminatoria contra ellos de las 

propias víctimas. 

 

 



Nos  remitimos  al  resto  de  declaraciones  efectuadas  por  los  testigos, 

tanto  víctimas  como  testigos  expuestos  por  el  Tribunal  que  han  sido 

relacionados por el Tribunal de instancia y fijados en el fundamento de derecho 

nº 1. 


 

 

Se  ha  fijado  como  hecho  probado  en  relación  a  la  intervención  del 



recurrente que: 

 

 



b.-  Primer  incidente  del  agente  policial

 

número  D-12312-P  con  OHIAN 



ARNANZ CIORDIA. 

 

 

1.- Incidente con OHIAN ARNANZ  

 

 

Posteriormente, el Teniente de la Guardia Civil acudió a los baños del 



establecimiento  siendo  interceptado  en  ese  momento  por  el  acusado  OHIAN 

ARNANZ  CIORDIA,  mayor  de  edad  y  sin  antecedentes  penales,  quien  de 

forma  intempestiva  le  increpó  diciéndole  si  era  un  “madero”,  a  lo  que  el 

Teniente  contestó  afirmativamente  y  que  estaba  en  su  tiempo  libre, 

respondiendo el acusado “…pues menos tiempo libre…”.  

 


 RECURSO CASACION (P)/10194/2019 

229 


 

Al salir, el acusado JON ANDER COB AMILIBIA, mayor de edad y sin 



antecedentes  penales,  trató  de  cortarle  el  paso,  zafándose  el  Teniente  y 

volviendo con sus amigossin que entre ambos se produjera ningún incidente, 

así como tampoco dieron importancia el Teniente y el Sargento de la Guardia 

Civil y sus respectivas novias cuando después una persona les arrojó un vaso 

de plástico que contenía un licor.  

 

 



d.- Aparición de 3 personas que rodean a los agentes.  

 

 

Intervención de acoso de OHIAN ARNANZ CIORDIA, JON ANDER CON 

AMILIBIA,

 Y 

JULEN GOICOECHEA LARRAZA 

 

 

La situación se tornó a partir de ese momento mucho más tensa ya que 



el Teniente, el Sargento y sus respectivas parejas fueron rodeadas por un grupo 

de personas que estaban en el interior del bar, entre las que se encontraba el 

citado acusado OHIAN ARNANZ CIORDIA, quien con su actitud provocó aún 

más  la  tensión  pues  les  increpó  de  nuevo  para  que  se  fueran  del  bar, 

diciendo “os vamos a matar por ser Guardias Civiles”

 

 



Grupo en el que se encontraba igualmente JON ANDER CON AMILIBIA

quien también colaboró activamente a rodear a las cuatro personas antes 



mencionadas, así como a increparles para que abandonaran el local.  

 

 



En esta situación, el acusado OHIAN ARRANZ CIORDIA se acercó de 

forma violenta al teniente con la clara intención de agredirle, impidiéndoselo 

M. que se puso en medio, ante lo cual OHIAN le dijo que contra ella no iba 



nada y que no la iban a pegar, pero sí a los Guardias Civiles, actitud a la 

que se sumaba el referido JON ANDER CON que les insistía en que no tenían 



derecho a estar allí.  

 

 

En el grupo que rodeó e increpó dentro del bar al Teniente, al Sargento 



y  a  sus  parejas,  también  se  encontraba  el  acusado  JULEN  GOICOECHEA 

LARRAZA,  mayor  de  edad  y  sin  antecedentes  penales,  participando  con 

su presencia en los actos descritos anteriormente.  

 

 RECURSO CASACION (P)/10194/2019 

230 


 

e.- Acoso con agresiones de JOKIN UNAMUNO GOICOETXEA, OHIAN 

ARANANZ  CIOIRDIA,  JON  ANDER  COB  AMILIBIA,  JULEN  GOICOECHEA 

LARRAZA y también el acusado ADUR RAMIREZ DE ALDA POZUETA. 

 

En  un  momento  determinado,  el  grupo  reducido  de  personas  aumentó  hasta 

unos 25 individuos aproximadamente que comenzaron a proferir expresiones 

hacia  los  denunciantes,  tales  como  “…hijos  de  puta,  “pikoletos”, 

cabrones, “txacurras”, esto os pasa por venir aquí, OS VAMOS A MATAR 

POR SER GUARDIAS CIVILES…”, y expresiones similares, a la vez que eran 

agredidos los denunciantes con golpes, puñetazos y patadas, agresión en 

las que participaron los acusados antes mencionados, JOKIN UNAMUNO 

GOICOETXEA,  OHIAN  ARANANZ  CIOIRDIA,  JON  ANDER  COB  AMILIBIA, 

JULEN GOICOECHEA LARRAZA y también el acusado ADUR RAMIREZ DE 

ALDA  POZUETA,  también  mayor  de  edad  y  sin  antecedentes  penales, 

quien  golpeó  al  Teniente  dándole  un  puñetazo,    puñetazo  que  también 

recibió de OHIAN ARANAZ CIORDIA. 

 

 

 g.-  Agresiones  de  JOKIN  UNAMUNO,  JON  ADER  COB  AMILIBIA  Y 

JULEN GOICOECHEA a los dos agentes policiales. 

 

 

SEGUNDO. - Finalmente lograron salir del bar, primero el Sargento de la 

Guardia  Civil  y  su  pareja  P.  y  posteriormente,  el  Teniente  y  su  novia  M., 

observando  que  en  la  calle  les  estaban  esperando  más  personas.  Ante  esta 

situación y dado que ninguna persona de las que estaban presentes en la calle 

o  en  el  interior  del  bar  les  prestaban  ayuda  y  viendo  que  el  Teniente  seguía 

siendo  agredido  cuando  salía  del  bar  por  un  buen  número  de  individuos,  el 

Sargento de la Guardia Civil fue a ”rescatarle” para lo cual se acercó y le cogió 

del brazo intentando que no le siguieran agrediendo, cosa que no logró puesto 



que ambos fueron de nuevo agredidos violentamente, por dicho grupo en 

el que se encontraban los acusados JOKIN UNAMUNO, JON  ADER COB 

AMILIBIA Y JULEN GOICOECHEA, agresión consistente esta vez en golpes y 

puñetazos en la cabeza y en diversas zonas del cuerpo.  

 


 RECURSO CASACION (P)/10194/2019 

231 


 

l.- Conocimiento de los acusados de la condición de guardias civiles de 

las víctimas. Actos de acoso y menosprecio a las víctimas por su condición  de 

guardias civiles y persistencia en manifestarles que se marcharan del lugar. 

 

 

Los  acusados  eran  todos  ellos  conscientes  de  que  el  Teniente  y  el 

Sargento,  aun  estando  fuera  de  servicio  el  día  en  que  ocurrieron los  hechos, 

pertenecían a la Guardia Civil y destinados en el Puesto de Alsasua, actuando 

amparados  y  aprovechándose  de  la  existencia  de  un  numeroso  grupo  de 

personas tanto dentro como fuera del bar, y en todo caso guiados por su clara 

animadversión y menosprecio hacia la Guardia Civil y por motivos claramente 

ideológicos intentando expulsar a dicho estamento de la localidad de Alsasua. 

No ha quedado constatado que los acusados agredieran a M. y P.en atención a 

su condición de mujeres, sino porque eran las parejas sentimentales de los dos 

Guardias Civiles. 

 

 



Se ha expuesto en el FD precedente la existencia de prueba suficiente y 

perfecta y suficientemente motivada para enervar la presunción de inocencia. 

 

 

El  recurrente  cuestiona  el  proceso  de  valoración  de  la  prueba  y  la 



concurrencia de los requisitos de la valoración de la credibilidad de las víctimas, 

postulando  que  se  otorgue  en  esta  alzada  mayor  credibilidad  a  los  testigos 

propuestos, pero ello es entrar en  valoración de prueba en casación y cotejo de 

preeminencia de una valoración sobre otra, lo que está vedado en casación. 

 

 

Respecto  a  las  identificaciones  y  un  testigo  de  la  defensa  hay  que 



reseñar que las de P., por ejemplo, se reseña en la valoración del Tribunal de 

instancia que: 

 

 

“IDENTIFICACIONES: 

 

 

Pero solamente ha podido identificar a ocho personas.  



 

 

Identifica  a  una  chica  (que  es  identificada  posteriormente  como 

Ainara)  quien  le  espetó  con  el  dedo  levantado  y  en  tono  amenazante 

“…eso es lo que os va a pasar cuando bajéis y aparezcáis por aquí…”.  

 RECURSO CASACION (P)/10194/2019 

232 


 

 

También es coincidente en identificar a Jokin Unamuno;  



 

 

Ohian como una persona de complexión atlética que se movía con 



mucha facilidad para dar golpes

 

 



Jon Ander Cob, respecto del cual la testigo manifiesta que en la 

agresión se centró más en el Teniente

 

 



Julen Goicoechea que golpeó al teniente y al Sargento

 

 



Adur Ramírez de Alda que le dio un golpe en la cabeza al Sargento.  

 

 



Respecto de Aratz Urrizola señala que llevaba una capucha negra y 

agredió al sargento, y a ella también cuando se interpuso para que no le 

pegaran.  

 

 



Iñaki Abad estaba en la puerta del bar, pero no sabe realmente lo que 

hizo.  


 

 

Y, por último, Ainara es la que le amenazó, llevaba un pirsing y luego 



se lo quitó. 

 

 

5.- Declaración de un testigo de la defensa. 



 

 

Es  relevante,  a  estos  efectos,  la  declaración  de  uno  de  los  testigos 



propuestos a instancia de una de las defensas Keneth Paulet Vergara Arroyo, 

amigo de Oihan, Joan Ander y JULEN, porque también juega en el equipo de 

fútbol del Alsasua, y amigo también de M., novia del Teniente de la Guardia Civil, 

siendo su testimonio en muchos aspectos plenamente coincidente con el 

de las personas lesionadas". 

 

 

Y    respecto  a  los  testimonios  de  testigos  de  la  defensa  que  hayan 



declarado algunos que el recurrente no estaba allí al momento de los hechos, 

no  se  trata  de  que  un  número  de  testigos  lo  corrobore,  porque  puede  no  ser 



 RECURSO CASACION (P)/10194/2019 

233 


cierto, sino que en el proceso de comparación de prueba de cargo y descargo, 

ello alcance al proceso de convicción del Tribunal, lo que aquí no ocurrió y lo 

motiva debidamente el Tribunal pese a que otra sea la opinión del recurrente. Y 

lo mismo ocurre con el testimonio exculpatorio del recurrente y con la alegación 

de  si  el  testigo  KENNETH  PAULETTE  VERGARA  ARROYO  lo  ubicó  en  otro 

lugar. Lo mismo ocurre respecto del video aportado. Es una prueba más que no 

impide que más tarde en la serenidad de haber acabado con la tensión de lo 

sucedido  por  las  víctimas  se  proceda  al  proceso  de  identificación  de  quienes 

fueron los que cometieron cada uno de los hechos y cada uno de los escenarios 

que  ocurrieron  ese día  para no  olvidar  por  las  víctimas.  Y  estas  coinciden  en 

señalar al recurrente en hacer lo que hizo y en lo que se ha declarado probado.  

No hay que confundir, con ello, la prueba de descargo con la prueba que una 

parte deseara que se hubiera tenido en cuenta, ya que ello queda al margen de 

la vulneración de la tutela judicial efectiva o la presunción de inocencia.  

 

 

Se insiste en que el recurrente no está entre los reconocidos ni en los 



que  causaron  la  agresión  en  cada  caso  y  víctima,  pero  ello  queda  probado 

debidamente, tal y como se ha expuesto. 

 

 

El motivo se desestima. 



 

DÉCIMO  CUARTO.-  4  y  5.-  Se  censura  por  indebida  la  aplicación  de  la 

agravante del artículo 22.4 del código penal. 

 

 

Se deben estimar ambos motivos en atención a los argumentos que se 



han expuesto con respecto al primer recurrente en el fundamento de derecho nº 

5. 


 

 

El motivo se estima. 



 

DÉCIMO  QUINTO.-  6.-

 

Por  indebida  apreciación  de  la  agravante  de 



superioridad. 

 


 RECURSO CASACION (P)/10194/2019 

234 


 

Se  debe estimar  parcialmente el  motivo  en atención  a  los argumentos 

que  se  han  expuesto  con  respecto  al  primer  recurrente  en  el  fundamento  de 

derecho nº 6. 

 

 

El motivo se estima parcialmente. 



 

DÉCIMO SEXTO.- 7 y 8.-

 

Por falta de motivación de la condena a indemnizar a 



los perjudicados, y por indebida cuantía de la indemnización. 

 

 



Se recoge por el recurrente que “la sala de enjuiciamiento impuso una 

responsabilidad civil de 25.000 euros a favor de P., por las secuelas y daños 

morales, sin fundamentar ni justificar en qué se asienta esa suma. La sala de 

apelación se remite a la fundamentación jurídica de la sentencia de instancia. 

No  constan  acreditadas  secuelas  de  ningún  tipo.  La  resolución  de  apelación 

adolece  de  absoluta  falta  de  motivación.  La  suma  indemnizatoria  fijada  es 

absolutamente desproporcional. 

 

 



Se ha hecho mención a toda la temática del daño moral en el FD nº 8 

haciendo un análisis de lo que se entiende por “daño moral” y las razones de su 

concesión,  que en este  caso  son evidente  en  razón  a  los  terribles  momentos 

que tuvo que pasar la víctima y el estado de sufrimiento padecido por las mismas 

que  es  perfectamente  indemnizable,  ya  que  no  existe  solo  un  derecho  de 

indemnización  por  lesiones  físicas  objetivables,  sino,  también,  por  el 

padecimiento  de  una  víctima  en  un  escenario  de  tal  brutalidad  y  agresividad 

como el descrito en los hechos probados. 

 

 

Señala,  así  el  Tribunal  de  instancia,  lo  que  es  convalidado  por  el  de 



apelación, que:  

 

 



“Por  lo  que  se  refiere a  los  daños morales  y  secuelas  que padece  M., 

dada  la  entidad  de  los  mismos,  la  dificultad  y  el  tiempo  necesario  para  que 

desaparezcan de una forma definitiva, y las consecuencias que los hechos han 

tenido en su vida ordinaria de tal forma que ha tenido que cambiar de residencia 

no  pudiendo  volver  a  Alsasua,  donde  residen  sus  padres  actualmente, 


 RECURSO CASACION (P)/10194/2019 

235 


consideramos que han de indemnizarse en la cantidad de 45.000 euros. Y a P., 

por el mismo concepto, en la cantidad de 25.000 euros”. 

 

 



Por otro lado, el resultado lesional que consta en los hechos probados 

es el siguiente: 

 

 

“P. sufrió contractura paravertebral a nivel cervical izquierdo y hematoma 



en muslo izquierdo, otro en región suprarotuliana, otro en cara anterior de pierna 

en  su  tercio  medio  y  en  brazo  izquierdo  equimosis  en  cara  anterior  y  tercio 

medio. Así mismo, sufrió reacción a estrés agudo moderada. Precisó tratamiento 

médico consistente administración de antinflamatorios y ansiolíticos, tratamiento 

rehabilitador y psicológico, tardando en curar de las lesiones 61 días, estando 

hospitalizada 1 día e impedido para sus ocupaciones habituales los 60 días. Ha 

seguido  bajo  control  psicológico  con  visitas  programadas  cada  15  días  por 

estrés postraumático”. 

 

 

El Tribunal de apelación reseña al respecto que: 



 

 

“Cabe decir lo mismo de la relación de causalidad entre los hechos y las 



secuelas,  y  plenamente  razonable  en  su  quantum  habida  cuenta  la 

trascendencia de los hechos en la vida de la perjudicada”. 

 

 

Se hace constar en la sentencia de instancia respecto a la sanidad que 



se ofreció de la víctima que: 

 

 



“5.-El informe de sanidad de P. hace constar, como lesiones sufridas 

por ella como consecuencia de la agresión sufrida, contractura paravertebral a 

nivel cervical izquierdo y hematoma en muslo izquierdo, contractura en trapecio 

izquierdo,  equimosis  de  color  amarillo  en  cara  posterior  de  pierna  izquierda, 

tercio  superior,  w5  como  labilidad  emocional  con  recuerdos  recurrentes  de  la 

agresión sufrida, lesiones que requirieron una primera asistencia facultativa, y 

tratamiento  médico,  consistente  en  tratamiento  psicológico  mediante 

administración  de  fármacos  por  cuadro  de  estrés  agudo  (lorazepam  1  mg). 

Dichas lesiones tardaron en curar 61 días todos ellos impeditivos, de los cuales, 

uno fue en régimen hospitalario”. 



 RECURSO CASACION (P)/10194/2019 

236 


 

 

Pues bien, sobre ello debemos añadir a lo expuesto con extensión en el 



FD  nº  8  de  la  presente  resolución  a  la  que  nos  remitimos  que  esta  Sala  del 

Tribunal  Supremo  ya  ha  recordado,  entre  otras  en  la  sentencia  del  Tribunal 

Supremo,  Sala  Segunda,  de  lo  Penal,  Sentencia  185/2017  de  23  Mar.  2017, 

Rec. 10269/2016 que: 

 

 

“Esta Sala se ha pronunciado sobre el alcance de la indemnización por 



daño moral y así en la Sentencia 938/2016, de 15 de diciembre, se declara que 

la  cuantificación  específica  de  la  indemnización  señalada  por  el  Tribunal 

sentenciador no es, por lo general, revisable en casación pues al no establecer 

el Código Penal criterios legales para señalar su cuantía, no cabe apreciar en 

su determinación infracción de ley sustantiva. Del análisis de nuestra doctrina 

jurisprudencial  se  puede  deducir  que  solo  en  supuestos  específicos  puede 

efectuarse en casación la revisión de la cuantía indemnizatoria, supuestos entre 

los que cabe señalar: 1º) cuando se rebase o exceda lo solicitado por las partes 

acusadoras; 2º) cuando se fijen defectuosamente las bases correspondientes; 

3º)  cuando  quede  patente  una  evidente  discordancia  entre  las  bases  y  la 

cantidad  señalada  como  indemnización;  4º)  cuando  se  establezcan 

indemnizaciones  que  se  aparten  de  modo  muy  relevante  de  las  señaladas 

ordinariamente por los Tribunales en supuestos análogos; 5º) en supuestos de 

error notorio, arbitrariedad o irrazonable desproporción de la cuantía fijada; 6º) 

en los supuestos de aplicación necesaria del Baremo, cuando se aprecia una 

defectuosa  interpretación  del  mismo;  y  7º)  en  los  supuestos  dolosos,  o 

imprudentes ajenos a la circulación, en los que el Baremo solo es orientativo, 

cuando  el  Tribunal  señale  expresamente  que  establece  las  indemnizaciones 

conforme  al  baremo,  y  sin  embargo  lo  aplique  defectuosamente  (STS  16  de 

mayo de 2012, Sala Quinta, en relación con este último supuesto). Se añade en 

esta Sentencia que la alegación de la parte recurrente cuestionando que la Sala 

sentenciadora no haya fijado las bases de la indemnización carece también de 

fundamento, pues nos encontramos ante una indemnización por daño moral. En 

estos  supuestos  el  daño  moral  fluye  de  manera  directa  y  natural  del  hecho 

delictivo  que  se  ha  declarado  probado  y  no  requiere  un  específico 

establecimiento  de  bases  para  su  cuantificación,  pues  la  indemnización  que 

deba señalarse no puede ser calculada con criterios objetivos sino únicamente 


 RECURSO CASACION (P)/10194/2019 

237 


a través de un juicio global basado en el sentimiento social de reparación del 

daño producido por la ofensa delictiva atendiendo a la naturaleza del hecho, su 

gravedad y reiteración y contexto en el que se desarrolla (STS núm. 855/2016, 

de  11  de  noviembre).  Por  ello  solo  puede  ser  objeto  de  revisión  casacional, 

cuando  la  cantidad  señalada  sea  manifiestamente  arbitraria  y  objetivamente 

desproporcionada. 

 

 

El  daño  moral  se  identifica  con  las  nociones  de  sufrimiento  y  se 



indemniza como pretium doloris. Y eso es lo que se ha hecho por el Tribunal de 

instancia  al  tener  en  cuenta  ante  una  prolongada  privación  de  libertad  en 

condiciones  crueles  y  humillantes  y  el  temor  más  que  fundado  por  la  vida  e 

integridad del secuestrado. Y las razones consideradas en la sentencia recurrida 

para  cuantificar  la  indemnización,  especialmente  por  daño  moral,  no  pueden 

considerarse erróneas o arbitrarias”. 

 

 

En este caso existe una base sólida y debidamente explicada en torno a 



la situación de miedo y padecimiento que pasaron las víctimas en un episodio 

de gran agresividad en donde un numeroso grupo de personas les acometió y 

agredió, sin saber el alcance final de esos hechos, en donde hubo agresiones y 

resultados  lesivos.  Ese  padecimiento  es  debidamente  indemnizable,  y  resulta 

obvio que una indemnización de 25.000 euros hasta puede resultar escasa para 

compensar  el  miedo  y  el  padecimiento  que  sufrió  esta  víctima  en  el  grave 

escenario que se describe en el hecho probado. 

 

 



No puede escenificarse ex post que esta situación no es grave, o que no 

existió  un  padecimiento  en  un  estado  que  acaba  con  detenidos  que  eran 

liberados, o se intentó por el tumulto de personas que estaban allí, mientras las 

víctimas habían sido agredidas y no sabían el desenlace de una situación de 

tensión que se fue incrementando a más. 

 

 



Lo mismo cabe decir de la víctima M.. Pero todavía en grado mayor, y a 

ello ya nos hemos referido, y a los informes médicos, con detalle en el FD nº 8 

y a él nos remitimos. Y más en este caso dadas las consecuencias que para ella 

le  produjeron  los  hechos  de  abandonar  la  localidad  que  es  la  propia  natal  a 

consecuencia de unos hechos tan graves. 


 RECURSO CASACION (P)/10194/2019 

238 


 

 

Recordemos que el Tribunal expone con acierto con respecto a ella que: 



 

 



Por  lo  que  se  refiere  a  los  daños  morales  y  secuelas  que  padece  M. 

dada  la  entidad  de  los  mismos,  la  dificultad  y  el  tiempo  necesario  para  que 

desaparezcan de una forma definitiva, y las consecuencias que los hechos han 

tenido en su vida ordinaria de tal forma que ha tenido que cambiar de residencia 

no  pudiendo  volver  a  Alsasua,  donde  residen  sus  padres  actualmente, 

consideramos  que  han  de  indemnizarse  en  la  cantidad  de  45.000  euros”. 

¿Cuánto podría costar económicamente una situación como la vivida y con unas 

consecuencias tan duras para una persona como la de tener que abandonar su 

propio  hogar  para  no  tener  que  vivir  episodios  como  los  vividos  de  acoso, 

hostigamiento, repulsas por ser la novia de un guardia civil, que no la querían 

volver a ver por allí? Etc. Podríamos preguntarnos. 

 

 



Indudablemente, la cuantía de la indemnización no es revisable, pero en 

estos casos hasta podría ser insuficiente para la grave entidad de los hechos 

vividos  por  ellas,  y, desde  luego,  contando  el  Tribunal  con una  exposición de 

una base sólida para su cuantificación. 

 

 

Los motivos se desestiman. 



 



Download 15.75 Mb.

Do'stlaringiz bilan baham:
1   ...   17   18   19   20   21   22   23   24   ...   37




Ma'lumotlar bazasi mualliflik huquqi bilan himoyalangan ©fayllar.org 2020
ma'muriyatiga murojaat qiling